Dilatación: primera fase del parto

Leticia · 19 octubre, 2017

La dilatación es la primera fase del parto. ¿Sabías que llegas a dilatar hasta 10 centímetros? Sin duda es increíble lo que tu cuerpo llega a hacer para permitir nacer a tu bebé. Si quieres saber más sobre dilatación, sigue leyendo.

La dilatación es el proceso por el cual se produce la abertura del cérvix o cuello del útero, conducto que comunica directamente con la vagina. Es un proceso lento y doloroso, pero que da comienzo a lo que llevas 9 meses esperando, el parto.

A muchas mujeres les puede resultar absolutamente desesperante el proceso de dilatación. Sobre todo a las primerizas, les cuesta mucho, mucho tiempo, dilatar lo suficiente, y resulta verdaderamente difícil estar muchas horas seguidas con dolor.

Si todavía no has pasado por ese momento, probablemente tengas mucho miedo al dolor del que te hablamos. No te preocupes, es normal. Vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre la dilatación.

¿Cómo se produce la dilatación?

Las contracciones uterinas comienzan a estirar las fibras musculares del cuello uterino, haciendo que estas se vayan abriendo. Estas contracciones provocan dolor, que varía en intensidad a medida que se acerca el momento de dar a luz.

El parto eutócico es aquel en el que todo se desarrolla con normalidad.

Podemos hablar de dos grandes fases:

  • Dilatación pasiva. Primera parte de la dilatación. Suele ser la que más tiempo ocupa, aunque consista solo en dilatar hasta 3 centímetros. Esta dilatación se produce con contracciones irregulares, que van intensificándose y apareciendo cada menos tiempo.
  • Dilatación activa. Última parte de la dilatación, es la que va de los 3 a los 10 centímetros. Esta fase es más rápida que la anterior, ya que las contracciones se producen cada menos tiempo y son más intensas. Al llegar a los 10 centímetros, comienza el trabajo de parto, propiamente dicho.

“Deja a tu cuerpo hacer aquello para lo que está preparado”

¿Qué puedo hacer para favorecer la dilatación?

Aunque sea complicado, mantenerse lo más tranquila posible ayuda. No es que vaya a acelerar el proceso de manera significativa, pero sí dejarás a tu cuerpo que tome el mando y haga aquello para lo que está preparado.

Si estás excesivamente nerviosa o con miedo, tu musculatura tenderá a la contracción, lo cual es más incómodo y dificulta el proceso de dilatación.

Caminar  puede ayudar a tu bebé a colocarse correctamente para avanzar por el canal de parto. Se favorece la apertura del cuello uterino y, durante las largas horas de espera en la primera fase, puede aliviar un poco el dolor y el entumecimiento.

También hay diferentes posturas que puedes adoptar y que seguro te van a ayudar:

  • Túmbate de lado sobre la cama y coloca una almohada entre tus piernas. Esta posición favorece la apertura del cuello uterino, pero sobre todo, te ayuda a que descanse la zona lumbar.
  • Siéntate en una silla mirando hacia el respaldo. Así descansará tu espalda y acelerarás el proceso de dilatación.
  • Colócate a cuatro patas sobre la cama. Balancéate suavemente hacia delante y hacia atrás.

Por último, puedes utilizar la famosa pelota de pilates o pelota suiza. Esa pelota, durante el embarazo y también durante las largas horas de dilatación, resulta beneficiosa. Siéntate sobre ella y déjate llevar en un suave balanceo o dando pequeños saltitos sobre la misma.

El yoga prenatal es una de las mejores maneras de prepararse física y psicológicamente para el parto.

Epidural y dilatación

La epidural consiste en una inyección realizada en el canal raquídeo o columna vertebral. Se introduce un analgésico local que tiene como función adormecer el cuerpo de cintura para abajo.

Cuando hablamos de epidural y dilatación, surgen varias dudas.

  • ¿Duele? Es un pinchazo realizado en una zona sensible, por lo que es posible que moleste en el momento en que te la pongan.
  • ¿No voy a notar nada? Una vez haga efecto no vas a perder la sensibilidad total en tu cuerpo, pero sí notarás un alivio considerable del dolor de las contracciones. La labor de parto la realizarás igual, pero no con tanto dolor.
  • ¿Cuántos centímetros tengo que haber dilatado? A partir de los 3-4 centímetros es el momento de aplicarla. Si llegas a los 7-8 centímetros ya no será necesaria, porque la peor parte ya la habrás pasado.
  • ¿Se dilata más lentamente con la epidural puesta? Investigaciones recientes afirman que no va a ralentizar la dilatación.

Si tienes más dudas, consulta con tu matrona. Podrá ayudarte a conocer todo lo relacionado con la epidural y su aplicación durante el parto.