¿Insomnio durante el embarazo? ¡Dile adiós!

Adrianazul · 5 noviembre, 2016

No solo a ti te cuesta dormir, pues las estadísticas confirman el insomnio durante el embarazo es más común de lo que crees. La Sociedad Española de Sueño (SES) estima que hasta el 70% de las gestantes padecen algún trastorno del sueño. No obstante, tus padecimientos por el insomnio además de transitorios son fáciles de resolver. Entérate cómo en las siguientes líneas.

A veces parece que nuestro cuerpo reacciona de manera contradictoria durante el embarazo, pero la verdad es que responde a los efectos de las hormonas. Durante el primer trimestre muchas mujeres experimentan una sensación de cansancio extremo y somnolencia, esto se debe a la acción de la progesterona, cuyo nivel aumenta para preparar al útero para acunar a tu bebé.

Durante este lapso en el que la hormona femenina hace estragos en tu cuerpo, es recomendable que descanses lo más que puedas, sin embargo, a veces, algunas circunstancias como el hecho de que debemos ir a la oficina a trabajar no lo permiten, no obstante puedes lidiar con esta situación alimentándote de manera ligera y haciendo un poco de ejercicio. También es recomendable que evites abusar de bebidas que nos mantienen despiertas, tales como el café, pues estas pueden afectar la formación del bebé.

insomnio

Algunas causas del insomnio

También existe un pequeño grupo de mujeres que durante los tres primeros meses de embarazo sufren algo de insomnio producido al estrés que les provocaesta nueva etapa en su vida, la cual está cargada de cambios. Sin embargo, el insomnio durante el embarazo es mucho más frecuente durante el último trimestre de la etapa de gestación.

Cuando el bebé está a punto de nacer tu barriguita está tan grande que a veces resulta muy difícil conseguir una posición cómoda en la cama. Además los movimientos del bebé suelen ser más notorios, a veces duele mucho la espalda por la presión que el bebé hace sobre el coxis y también sobre la vejiga, la cual ocasionan muchas ganas de orinar y desencadenan que te despiertes con frecuencia.

También es normal que durante los días previos a dar a luz te sientas algo ansiosa por el parto y que a veces te desveles pensando en cómo te irá en el proceso de alumbramiento.

 

Dile adiós a las noches en vela

Todos esos escenarios son perfectamente normales. No obstante, es fundamental mejorar la calidad del sueño porque eso garantiza tu bienestar y también el del bebé, por lo que te recomendamos que sigas estos consejos para conciliar de mejor manera el sueño:

  • Evita tomar bebidas con cafeína, y en general las bebidas de color oscuro, después de las 4:00 de la tarde. Las bebidas de color oscuro son diuréticas y con frecuencia aumentan las ganas de orinar y a veces pueden despertarte a media noche.
  • Trata de cenar temprano para que a tu cuerpo le dé tiempo de hacer la digestión. Si te da hambre, trata de tomar una merienda ligera.
  • También es recomendable que bebas poco líquido, por lo menos dos horas antes de acostarte para que evites que las ganas de hacer pipí te saquen de la cama.
  • Intenta mantener una rutina, para irte a la cama. Esta debe respetar los horarios en los que sueles irte a dormir y también las horas en las que acostumbras levantarte. Si esta rutina incluye un baño, antes de irte a la cama, mucho mejor porque el agua es relajante y prepara tu cuerpo para descansar mejor.
  • El ambiente en el que duermes también es fundamental, si tienes insomnio procura liberar tu habitación de ruidos molestos, de luces fastidiosas y de incomodidades. Es preciso que cuentes con un buen colchón y una buena almohada que te ayuden a dormir.
yoga

  • Trata tu área de descanso, y en especial tu cama, solo para dormir. No la uses para ver televisión, trabajar o navegar en la computadora, el teléfono o para leer. A veces resulta difícil cumplir con este hábito, pero es necesario que nos desconectemos para poder conciliar el sueño.
  • Mantener la habitación con una temperatura adecuada también es una buena estrategia para dormir mejor.
  • Adoptar una postura confortable es casi la regla de oro para lograr dormir durante el tercer trimestre de embarazo. Aunque ahí justamente está la dificultad, lo mejor es que consigas una posición cómoda. Una de las más recomendadas es tumbada de lado izquierdo y con un cojín entre las piernas. Con esta postura evitas que el útero presione el hígado y que los principales vasos sanguíneos se compriman y provoquen edemas.

Si con estas técnicas te descubres despierta en medio de la noche, no te agobies, pues si no controlas tus nervios, te será muy complicado poder dormir. Más bien, podrías durante esos instantes de insomnio practicar técnicas de relajación, cuyos ejercicios además te serán favorables en cualquier situación de vida, incluyendo el parto.

Además de usar las técnicas de relajación, puedes tomar un vaso de leche caliente con miel. Su efecto como coadyuvante para descansar está comprobado científicamente y además su sabor es rico.