Efecto de la cafeína en el embarazo

22 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
Un consumo excesivo de cafeína en el embarazo tiene efectos perjudiciales. Sin embargo, un consumo moderado puede, incluso, ser beneficioso.

La cafeína es una sustancia de consumo habitual en nuestra sociedad. Está presente en el café, pero también en refrescos, en el chocolate o en el té, por ejemplo. Por eso, el consumo de cafeína en el embarazo es un tema controvertido. Vamos a profundizar en el tema.

¿Qué es la cafeína?

A menudo, hablamos de la cafeína, pero ¿sabemos realmente qué es? Químicamente, es un alcaloide que pertenece al grupo de las metilxantinas. En nuestro organismo, actúa en el sistema nervioso central como psicoestimulante.

Es un antagonista competitivo de los receptores A1 y A2a de adenosina. Estos receptores se encargan de inhibir la liberación de muchos neurotransmisores, por lo que el efecto de la cafeína es la liberación de los mismos. Potencia, entre otras cosas, la acción de la dopamina.

También es considerada la cafeína como una droga de abuso debido a sus propiedades energizantes y estimulantes. Un consumo excesivo de forma habitual provoca tolerancia y puede generar síndrome de abstinencia cuando se suprime de golpe.

También es utilizada por sus propiedades farmacológicas. En concreto, se utiliza a menudo como coadyuvante en el tratamiento analgésico del dolor. Forma parte también de la composición de muchos antigripales y de fármacos para la migraña, entre otros.Dibujo de una mujer embarazada bebiendo café descafeinado.

¿Qué propiedades tiene?

Como hemos dicho, la cafeína es una sustancia psicoestimulante y psicoactiva para nuestro sistema nervioso central. Esto significa que activa nuestro cerebro, lo ‘despierta’ y le hace mantenerse alerta. Además, ejerce otros efectos en nuestro organismo, entre ellos:

  • Es antioxidante y ataca a los radicales libres.
  • Aumenta la presión arterial.
  • Aumenta el ritmo cardiaco.
  • Tiene propiedades diuréticas.
  • Favorece la circulación sanguínea.
  • Puede producir cierta deshidratación.
  • Puede provocar dolor de cabeza, aunque también ayuda a eliminarlo.
  • Mejora la función respiratoria al aumentar la contracción del diafragma.
  • Produce vasodilatación a nivel muscular.

Efecto de la cafeína en el embarazo

En ocasiones, la cafeína ha sido considerada como un factor de riesgo para la fertilidad, al igual que el tabaco u otras drogas. A dosis bajas no parece existir riesgo, sin embargo, es un dato a tener en cuenta para no abusar de ella si estamos buscando un embarazo.Mujer embarazada bebiendo un refresco de cola con cafeína.

Un consumo moderado de cafeína en el embarazo no tiene efectos perjudiciales. Sin embargo, niveles elevados de cafeína durante el embarazo pueden provocar abortos espontáneos, así como disminuir el crecimiento del feto.

¿A qué se deben estos efectos? La cafeína atraviesa la placenta, por lo que la cantidad presente en la sangre materna puede pasar libremente al líquido amniótico y al feto. En la placenta no existe forma de metabolizar esta cafeína que llega, y tampoco el feto tiene las enzimas necesarias en su hígado hasta los 8 meses de gestación.

Debido a las propiedades de la cafeína, puede provocar vasocontricción uterina y fetal, disminuyendo la cantidad de sangre que llega y, en consecuencia, el oxígeno y los nutrientes necesarios. Por esto, el consumo elevado de cafeína puede alterar el crecimiento del feto.

Otras complicaciones más graves que puede provocar la cafeína en el embarazo son, como hemos dicho, el riesgo de aborto, especialmente en el primer trimestre, o la aparición de preeclamsia o hipertensión.

La presión arterial y el ritmo cardiaco son factores que deben estar controlados durante el embarazo, por eso se debe evitar el consumo de sustancias que los alteren, para evitar complicaciones no deseadas, ni en la madre ni en el feto.

Por otro lado, durante la lactancia, la cafeína también pasa a la leche materna. Un consumo excesivo de cafeína por parte de la madre lactante puede provocar, en ocasiones, irritabilidad y alteraciones en el sueño de los recién nacidos. Un consumo moderado no presenta, sin embargo, riesgo alguno.

Aún queda mucho por investigar en este campo. Es cierto que un consumo excesivo de cafeína solo tiene efectos perjudiciales, especialmente en el embarazo, tanto para la madre como para el feto. Sin embargo, un consumo moderado puede, incluso, ser beneficioso.

  • Pardo Lozano, R., Alvarez García, Y., Barral Tafalla, D., & Farré Albaladejo, M. (2007). Cafeína: un nutriente, un fármaco, o una droga de abuso. Adicciones: Revista de socidrogalcohol19(3), 0225-238.
  • Valenzuela, A. (2010). El café y sus efectos en la salud cardiovascular y en la salud materna. Revista chilena de nutrición37(4), 514-523.
  • Barreda-Abascal, R., Molina, L., Haro-Valencia, R., Alford, C., & Verster, J. C. (2012). Actualización sobre los efectos de la cafeína y su perfil de seguridad en alimentos y bebidas. Revista Médica del Hospital General de México75(1), 60-67.