A ti, mamá valiente que has pasado por una cesárea

Valeria 5 noviembre, 2016
Queremos homenajear a las madres que han tenido que dar a luz mediante una cesárea no programada, pues su valor las hace grandes.

Las mujeres que dan a luz por medio de una cesárea no programada son heroínas de las que no siempre se habla. Para empezar, porque saben que es falso eso de que con una cesárea no se sienten los dolores del parto y que “todo es más fácil y relajado”, entre muchos más.

También merecen un reconocimiento especial aquellas mujeres que siguen adelante a pesar de que les dicen que el parto por cesárea no es tan ”bonito” como un parto vaginal.

Estas palabras son para ti, mujer. Por ser más fuerte y valiente de lo que crees. 

Los mitos de la cesárea no programada

Traer a un hijo al mundo mediante cesárea no programada no es la elección soñada. Al contrario, se trata de un imprevisto que surge debido a una complicación de una u otra índole. Además tiene carácter obligatorio, por lo que, el libre albedrío queda anulado de forma brusca y repentina.

Los mitos de la cesárea no programada.

Ante este panorama, la cesárea no programada no es fácil ni mucho menos placentera. Detengámonos a pensar por un momento, ¿a quién le gusta que le pongan ”entre la espada y la pared” en un momento donde las emociones alcanzan su máximo punto? A nadie. Mucho menos si hay vidas en riesgo.

En todo parto están presentes el miedo y el estrés, pero en una cesárea no programada, los temores aumentan. Esto hace que la mujer tenga que atravesar por un momento mucho más difícil de lo que se pueda pensar.

A estos temores se les suma la angustia que genera la incertidumbre. ¿Qué va a pasar?, ¿Saldrá todo bien al final?, ¿Qué me van a hacer?, ¿Resistiré?, ¿Dolerá?, entre otras muchas preguntas acosan la mente de la persona en estos momentos.

En vista de lo anterior, una cesárea no programada no puede ser lo que los mitos dicen. No es una situación fácil de llevar, tampoco es indolora, y por muy bueno que sea el personal médico, la tensión emocional es muy intensa. Por esta razón, no hay por qué menospreciar la vivencia de un parto por cesárea no programada.

¿Se trata de una moda?

Otro aspecto que se suele decir sobre las cesáreas es que “están de moda”. Hoy en día, ante el más mínimo riesgo, los especialistas evitan el parto vaginal y recurren a la cesárea, algo que muchos colectivos critican.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que el número de cesáreas ha aumentado en los últimos años de manera alarmante. De hecho, en España, las cesáreas se centran alrededor del 21%.

La tasa ideal de cesáreas debería estar entre el 10 y el 15% de acuerdo a la OMS.

Las cesáreas no programadas no son parte de una moda puesto que se trata de intervenciones de último momento cuya finalidad es salvaguardar la vida de la mujer y del bebé.

 

¿Qué hay detrás de una cesárea no programada?

Algunas de las principales causas que hacen que se deba pasar por una cesárea no programada son:

  • El cordón umbilical se ha enredado en el cuello del bebé.
  • La frecuencia cardiaca del bebé ha variado significativamente.
  • El tamaño del bebé es más grande que el canal de parto de la madre.
  • El parto es múltiple (gemelos, trillizos, etcétera).
  • El bebé viene de nalgas (en lugar de venir de cabeza).
Una mujer valiente es aquella que ha pasado por una cesárea no programada.

El protocolo médico

En una cesárea no programada, la mujer no siente sus piernas. Se le coloca en una camilla, semi apoyada y se le coloca una tela frente a la parte superior de su torso para que no pueda ver la incisión. Se supone que este procedimiento le evita el trauma, pero a menudo, tampoco ayuda a disminuir el temor.

En muchos casos, a la mujer se le colocan los brazos en cruz y, si es necesario, se les ata. Esta postura hace que la mujer se sienta aún más vulnerable e incómoda.

El protocolo médico no siempre hace la situación más fácil para la mujer. Por ello, todo aquel que diga que una cesárea es fácil, realmente desconoce de qué se trata.

Incluso en los partos naturales, las mujeres pueden sufrir un trato deshumanizado por parte del personal médico. Algo que influye negativamente en su experiencia.

Por esta razón, independientemente de si se trata de un parto natural como de una cesárea no programada, la primera opción en cualquier protocolo médico es el trato humano. En otras palabras, el trato hacia los pacientes siempre debe ser gentil, amable, servicial, cercano y humano.

¿Por qué? porque la salud emocional es tan importante como la física y porque, evidentemente, un buen trato facilita la recuperación de todo paciente.

La amabilidad y la diligencia deben ser la primera opción, no una alternativa ni una condescendencia. La violencia obstétrica no aporta ninguna solución.

Te puede gustar