El color de los ojos del recién nacido

Los ojos del recién nacido siempre son hermosos. Generalmente nos sorprende lo despiertos que son, nos preguntamos si puede vernos, pero sobre todo nos intriga de qué color serán. La mayoría de los bebés parecen tener los ojos de color gris. Muchas veces sus ojitos nos causan sorpresa, pero para todo hay una explicación.

Si se trata de una familia de ojos oscuros es incomprensible que el bebé nazca con los ojos claros. Esta situación puede causar incomodidad o ilusión por tener un hijo con esos rasgos. Sin embargo, todo esto cambiará pronto.

El color de los ojos del recién nacido se mantendrá un tanto más claro hasta un período aproximado de 9 meses. En la mayoría de los casos comienza a oscurecerse paulatinamente hasta llegar a su tono definitivo. Aun cuando el color del bebé termine siendo azul o verde, el tono se modificará en los primeros meses de vida.

Cuando el bebé ya nace con los ojos oscuros, tal vez café, lo más probable es que estos se oscurezcan más. Entre seis y nueve meses, el bebé experimenta varias fases en la tonalidad de los ojos, a veces son cambios imperceptibles.

¿A qué se debe el cambio de color en los ojos del recién nacido?

 

Al igual que sucede con el color de piel o  cabello, la parte coloreada del ojo, conocida como iris, depende de la melanina. La melanina es una proteína producida por los melanocitos, cuyo propósito es dar pigmentación a ciertos tejidos.

La falta de madurez de los melanocitos en los recién nacido, provoca que algunos tonos no se hayan alcanzado al nacer. El color de los ojos no solo se ve afectado por esta causa, también la piel y el cabello. Por ejemplo, un bebé puede nacer con una piel más clara de lo que la tendrá en la edad adulta.

En los primeros días del recién nacido, la producción de melanina es muy escaza. Por tal motivo, el cambio de color del iris es progresivo. Sus ojitos comienzan a oscurecerse desde el nacimiento, pasando por diferentes tonalidades. Dicha producción aumenta también en la piel y cabello.

Finalmente, se ha expuesto que los factores que inciden en afirmación de este rasgo son precisos. La genética explica principalmente cuál será el color definitivo en los ojos. En relación a esto, también se debe a la producción de melanina, que es algo orgánico.

Una ligera producción de esta proteína da lugar a ojos en la escala de gris, verde o azul. Cuando la segregación es media, los ojos terminarán siendo color miel, o avellana. Por lo tanto, los ojos café y negros, son el producto de una elevada producción de melanina.

Otras explicaciones sobre el cambio de color de ojos

 

Algunas personas especulan sobre la causa de esta transición en el color de los ojos del recién nacido. Por ejemplo, popularmente se ha expandido la creencia de que la lactancia materna interviene en este proceso. No obstante, los especialistas niegan la posibilidad de que exista una relación en esto. Además, ningún estudio avala que la lactancia puede incidir en el color de los ojos.

Según los expertos, esta creencia se basa en el tiempo que dura la transición, que como sabemos coincide con el tiempo que amantamos. Los seis o nueve meses de lactancia, corresponden a los mismos que transcurren en el oscurecimiento del iris en los recién nacidos.

Durante la maduración de los melanocitos, la mayoría de los bebés están recibiendo la leche materna. Sin embargo, lo mismo pasa en otros sistemas. De acuerdo a las afirmaciones de los científicos, el proceso de maduración extrauterina ocurre de manera natural aun cuando el bebé no esté siendo amamantado.

Por otro lado, se ha afirmado la posible relación del cambio del color de los ojos con la exposición solar. Al parecer la luz del sol influye para que la producción de melanina aumente. Esto podría ser cierto, puesto que es solo al salir del útero cuando el bebé se expone a esta luz. Se cree incluso que el color del iris de un adulto puede cambiar por efecto solar.

La claridad en el color de los ojos del recién nacido puede deberse a la oscuridad del útero. Por lo tanto, ante el cambio de ambiente, el organismo hace la modificación pertinente.

 

Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar