Semana 27 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Esta semana marca el final del segundo trimestre. La barriga está más grande y cuesta adaptarse a ciertos movimientos y posturas, pero la alegría de la cercanía del parto puede contra todo.
Semana 27 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 14 julio, 2021.

Última actualización: 14 julio, 2021

Durante la semana 27 del embarazo tu cuerpo sigue experimentando cambios para adaptarse mejor al tamaño del bebé. La percepción del feto sobre el exterior es cada vez mayor. Puede notar con mayor claridad tus estados de ánimo.

Sus movimientos son claros y ya identificas si provienen de sus manos o de sus piernas, o si corresponden al hipo que experimenta. De hecho, al ver el reloj sabes cuándo es hora de su descanso y cuándo comienza el pataleo.

Entre las cosas más bellas que has empezado a identificar es que tu voz y tus caricias logran calmarlo cuando está inquieto o molesto. ¡Qué maravilloso es ese vínculo irrompible entre madre e hijo!

Desarrollo del bebé en la semana 27 de embarazo

En la semana 27 del embarazo tu bebé mide unos 37 centímetros de la cabeza al talón y pesa poco más de 1000 gramos. Tiene un tamaño similar al de una coliflor. Por ello, ocupa casi todo el espacio del útero. Lo notas, ¿verdad?

En este semana, que es la última del segundo trimestre, el bebé tiene casi el mismo aspecto que tendrá al nacer, aunque sigue siendo pequeño y delgado. La grasa de su cuerpo se acumula para mantener equilibrada la temperatura en su entorno y seguir actuando como la fuente de calorías que utilizará los primeros días fuera del vientre.

Desarrollo de los órganos

Por otro lado, la semana 27 del embarazo es la etapa en la que los órganos internos terminan de formarse. En general, el aparato digestivo y respiratorio experimentan una rápida maduración. Aunque los pulmones, el hígado y el sistema inmunitario siguen su proceso de desarrollo. De llegarse a presentar un parto prematuro, el bebé tendrá entre 50 % y 60 % de probabilidades de sobrevivir.

Estudios señalan que entre esta semana y la anterior hubo una maduración progresiva de las vías auditivas que se extenderá hasta casi los 2 primeros años fuera del vientre. La visión es otro de los sentidos que experimenta grandes cambios. La retina, que es la parte sensible a la luz ya se ha desarrollado mucho.

¿Cuáles son los síntomas durante la semana 27?

En la semana 27 de embarazo se presentan nuevas sensaciones; algunas más positivas que otras. Te sientes más grande de lo habitual y esto puede alterar tu movimiento en los espacios. Debes tener más cuidado porque han cambiado las dimensiones con las que te relacionas con el ambiente.

De otro lado, será normal que tengas dificultad para respirar, lo que se debe a que tus pulmones tienen menos espacio para expandirse por el crecimiento del útero hacia arriba. Para reducir este síntoma procura cuidar la postura y no te agaches demasiado.

Estos son otros síntomas comunes en la semana 27 de embarazo:

  • Dificultad para moverte: como bien dijimos, tu panza es más grande ahora que meses atrás. Ya no puedes hacer ciertos movimientos y eso es esperable. Agacharse es dificultoso, así como girarse mientras estás acostada. Recuerda que debes tratar de estar siempre sobre tu lado izquierdo y no sobre el derecho, para no afectar la circulación.
  • Aumentan los antojos: los antojos van y vienen en las distintas etapas del embarazo. Se ha creído que buscaban satisfacer las necesidades del organismo, sin embargo, estudios señalan que esto es una construcción simbólica y cultural. Así que, aunque la idea es disfrutar todo lo que viene con el embarazo, lo mejor será no excederse para evitar alteraciones metabólicas, como el sobrepeso.
  • Dolores musculares: aparecen dolores de espalda, en la pelvis y en la parte posterior de los muslos. Un poco responden a la acomodación interna del bebé y otro poco a que el cuerpo se está preparando para el parto. La columna y la cadera hacen cambios progresivos para tener más flexibilidad llegado el momento del parto. Esto se debe a la progesterona y a la relaxina, las dos sustancias más vinculadas a la lumbalgia de la gestación. Así como contribuyen a prepara el organismo, también afectan la presencia de las molestias músculo-esqueléticas.
  • Cambios de humor: estos son frecuentes. Puedes pasar rápidamente de la alegría a la tristeza sin que existan motivos para ello. Todo esto es normal y es resultado del proceso hormonal, de los dolores que experimentas y del estrés y la ansiedad que se asocian a los cambios.
  • Calambres musculares: aparecen con gran frecuencia en las piernas y afectan con más severidad durante la noche. Para evitarlos prueba a ponerte de pie y caminar durante algunos minutos. Un buen masaje en la zona afectada también te ayudará.
  • Cambios en la piel: en esta semana es normal que notes que algunas zonas están mucho más oscuras que en semanas anteriores. Esto se debe a la concentración de melanina. Ocurre con frecuencia en la línea alba y en los pezones. Podrás notar, además, que los pechos presentan algunas estrías por su crecimiento más abrupto en el último tiempo.

Consejos y recomendaciones en la semana 27 de embarazo

Presentar insomnio en esta etapa del embarazo es usual, pero no debe ser algo que se vuelva normal. Influyen en este trastorno del sueño la cantidad de veces que debes levantarte al baño, las preocupaciones propias de tu estado y la incomodidad para moverte mientras estás acostada.

Aún así, lo ideal es que descanses bien durante la noche para que puedas tener una buena calidad de vida. Dúchate con agua tibia antes de dormir, usa ropa de algodón para que no te acalores, procura meditar para reducir el estrés y la ansiedad, así como los pensamientos intrusivos.

No descuides tu alimentación

En esta etapa muchas mujeres se inquietan por la subida de peso. Estudios indican que una mujer con un peso normal al momento de quedar encinta debe aumentar entre 11 y 12 kilogramos en total. De ellos, solo 3,5 kilogramos corresponden al peso del bebé, del útero y del líquido amniótico.

Llevar una dieta sana impacta en la ganancia de peso de forma positiva. Además, como lo sustentan investigaciones, tu alimentación es la base sobre la que el bebé se desarrolla.

Por ello es importante que tu dieta incluya lo siguiente:

  • Proteínas: fundamentales para el crecimiento del bebé, gracias a la cantidad de aminoácidos que aportan.
  • Grasas: cumplen funciones importantes, como el transporte de vitaminas. Sin embargo, su consumo no deberá superar el 30 % del aporte calórico total.
  • Carbohidratos: deben predominar en la dieta, ya que cumplen una función energética relacionada con la actividad muscular y el calor. Prefiere los almidones y las fibras, mientras dejas de lado los azúcares.
  • Vitaminas y minerales: es importante que consumas alimentos que aporten hierro, como la carne, y vitamina C, como las naranjas.

¡Prepárate para el parto!

Así es, estás en la recta final de tu gestación. Es importante que tomes ciertas decisiones sobre el parto. Una de ellas incluye considerar el banco de sangre del condón umbilical, cuyos trámites dependerán del país y ciudad en la que te encuentres.

Piensa también en la posibilidad de reservar la sala en la que deseas que nazca el bebé con anterioridad. Conversa con tu doctor sobre las probabilidades de tener un parto natural o por cesárea, según tu condición obstétrica. Dialoga sobre los riegos y los beneficios con tu pareja.

También es momento de iniciar el curso de preparto si todavía no te inscribiste a alguno. Son encuentros con profesionales y con otras embarazadas para despejar dudas y practicar lo que será el parto, el puerperio y la crianza inicial del bebé. Está demostrada su utilidad y validada científicamente.

Preguntas frecuentes en la semana 27 de embarazo

En la semana 27 del embarazo te has acostumbrado a algunas cosas y has entendido su razón de ser. Sin embargo, muchas otras son completamente nuevas y pueden generar dudas.

1. Me sale leche de los senos, ¿es normal?

Tus senos han aumentado de tamaño. Esto se debe a que las glándulas mamarias se preparan para alimentar a tu bebé durante el periodo de lactancia.

Es normal si identificas que de ellos se segrega un líquido parecido a la leche. Lo más probable es que sea calostro. Esta es una sustancia oleaginosa que ayuda a que tus pezones no se resequen y agrieten ahora. Luego, apenas sucedido el parto, será el primer alimento para el niño, rico en inmunoglobulinas.

2. ¿Cuál es el riesgo de sufrir trombosis?

El embarazo es uno de los factores de riesgo para que se presente hipercoagulabilidad. Por ello, podrían aparecer trastornos trombóticos.

Lo normal es que tu médico haya indicado los chequeos de rutina que permiten establecer qué tanto riesgo tienes de presentar estos problemas. La mayoría de las gestantes no tienen que preocuparse, en realidad, por ello.

Sí se debe prestar más atención en los siguientes casos:

  • Embarazos múltiples.
  • Edad mayor a 35 años.
  • Consumo anterior de tabaco.
  • Obesidad y várices.
  • Antecedentes propios o familiares de trombos.
  • Diagnóstico de trombofilia.

Semana 27 de embarazo: el fin del segundo trimestre

Con la semana 27 de embarazo culmina el segundo trimestre de tu embarazo. Si haces un recuento desde el primer día que supiste de tu estado, hasta ahora muchas cosas han cambiado.

En esta etapa es fundamental que cuides tu salud mental. Procura relajarte y, en la medida de lo posible, no abandones la actividad física. Disfruta de los momentos de cariño que te brindan tu pareja y tu familia.

Te podría interesar...
El embarazo de 28 semanas: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
El embarazo de 28 semanas: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Un embarazo de 28 semanas se encuentra bastante avanzado. Aún falta tiempo, pero el recorrido hasta el momento ha sido inmenso.



  • Salinas P, Hugo, Naranjo D, Benjamín, Retamales M, Beatriz, Adauy E, Arlette, & Lara F, Carolina. (2006). ANTICOAGULACIÓN Y EMBARAZO. Revista chilena de obstetricia y ginecología, 71(6), 432-436. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75262006000600011
  • Bolaños, P. La importancia de la alimentación en el embarazo. Trastornos de la conducta alimentaria, ISSN-e 1699-7611, Nº. 11, 2010, págs. 1196-1230
  • Vidal Martí, Arlene, et al. "Preparación psicofísica para el parto: seguridad y satisfacción a las gestantes." MediSur 10.1 (2012): 17-21.
  • Cabanyes Truffino, J.. (2014). El comportamiento fetal: una ventana al neurodesarrollo y al diagnóstico temprano. Pediatría Atención Primaria, 16(63), e101-e110. https://dx.doi.org/10.4321/S1139-76322014000400012
  • Ganén Prats, Ibrahim, & Aguilar Peláez, Madelaine, & Martínez Núñez, Eligio, & Cabrera Núñez, Elixandra, & Rosales Sánchez, Marubia (2007). NUTRICION DURANTE EL EMBARAZO. Revista Información Científica, 55(3), .[fecha de Consulta 26 de Mayo de 2021]. ISSN: . Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=551757328014
  • Gallo-Padilla, D., et al. "Lumbalgia durante el embarazo. Abordaje multidisciplinar." SEMERGEN-Medicina de Familia 42.6 (2016): e59-e64.
  • Wurcel, Victoria. "Calambres nocturnos en embarazadas." Evidencia, actualizacion en la práctica ambulatoria 10.2 (2007).