Disciplina positiva: claves para educar a tus niños con éxito

Corregir a los hijos desde el amor, el respeto y la empatía es crucial para criar a futuros adultos emocionalmente inteligentes y conscientes con los sentimientos de los demás.
Disciplina positiva: claves para educar a tus niños con éxito

Última actualización: 27 julio, 2022

Mucho se ha hablado en los estilos de crianza responsable sobre la disciplina positiva. Y es que, de la mano de esta corriente educativa infantil, se puede pasar de utilizar el castigo como forma de corrección a emplear una mirada más respetuosa y empática con los niños. Sigue leyendo y conoce cinco consejos para ponerla en práctica.

Gracias a las investigaciones de la psicóloga Jane Nelsen y la escritoraLynn Lott (autoras de la disciplina positiva) se sabe que es mejor corregir los problemas de fondo y no juzgar a los pequeños en el proceso. Porque no existen malos niños, sino malos comportamientos. No se trata de malcriar a los hijos y permitirles hacer lo que desean, sino utilizar el diálogo y el respeto como herramientas educativas.



5 consejos para educar a los niños con disciplina positiva

Los límites y las normas son necesarias para que los pequeños aprendan de sus errores y sepan cómo reaccionar ante situaciones de tensión. No obstante, la manera en la que se inculcan esas lecciones es determinante para que los niños puedan comprenderlas. Aprender a ver a los hijos con más empatía y respeto es clave dentro de una crianza amorosa y consciente.

Estos son cinco consejos para educar desde la disciplina positiva:

1. Sé un ejemplo de amabilidad y respeto

La educación comienza desde el hogar y la forma en la que reaccionamos ante los problemas con los hijos, ya sean niños o adolescentes, es muy importante. Los padres somos los principales ejemplos para seguir de nuestros pequeños, así que procurar mantener el diálogo como herramienta es fundamental.

Se puede educar a través del amor y el respeto, así que asegúrate de mantener la calma, no gritar y ser empático con los sentimientos de tus hijos.

Los berrinches y pataletas no son más que un cúmulo de emociones que los pequeños aún no saben manejar. Intentar comprender la situación desde la perspectiva de los niños y brindarles apoyo constante son claves para educar con disciplina positiva.

2. Fomenta la reflexión por encima de los castigos

Es fácil perder la calma ante situaciones que se salen de las manos y decir palabras a la ligera para intentar controlar el problema. No obstante, cuando los pequeños se equivocan debemos evitar gritarles o castigarlos para hacerlos sentir mal por su comportamiento. Esto solo genera heridas emocionales y no les permite a los niños aprender de sus fallas.

Así que en lugar de reproches y regaños emplea la reflexión y el diálogo como herramientas de corrección. Como dice el dicho popular, no se puede llorar sobre la leche derramada; ya que lo hecho, hecho está. De la mano de una buena comunicación se puede llegar a la raíz del problema para que los niños reflexionen sobre sus acciones, comprendan sus errores y no vuelvan a repetirlos.

3. Entiende que un mal comportamiento no define a los niños

En muchas ocasiones se pueden decir cosas sin pensar que dejan huella en el subconsciente de los hijos. Las etiquetas que se emplean para recalcar las actitudes de los pequeños no son tan inofensivas como parecen. Todo lo contrario, crean heridas emocionales que cohíben a los niños y no permiten que mejoren como personas.

Comprender que no hay niños malos, sino malos comportamientos, es fundamental dentro de la disciplina positiva. Esto lleva a los padres a centrarse en corregir las malas conductas de sus hijos, en lugar de enfatizar el problema. De nada sirve decirles a los pequeños cosas como: “vagos”, “tontos” o “groseros”, cuando no se les ayuda a través del ejemplo y el diálogo asertivo a mejorar.

4. Procura emplear siempre un enfoque positivo

Cuando los pequeños se comportan de determinadas maneras puede parecer sencillo impartir normas autoritarias para intentar controlar la situación. Sin embargo, cuando no se les brinda a los hijos durante su infancia las herramientas necesarias para mejorar sus habilidades emocionales, durante la adolescencia y la adultez serán personas despreocupadas y poco empáticas.

No te centres en las cosas malas que tienen tus hijos sin antes hablar con ellos desde el respeto y la empatía para intentar comprender sus acciones.

Cuando estés dialogando con tu niño, míralo a los ojos y con calma explícale por qué está mal su comportamiento. Esto es necesario para que no vuelva a sobrepasar los límites y en el futuro sepa acatar las normas para vivir en paz con los demás.



5. Respeta los valores y las enseñanzas familiares

Como padres somos el ejemplo principal en la vida de nuestros hijos. Así que respeta los valores y las enseñanzas que se comparten en el hogar. Para criar niños felices se necesita de amor y respeto, no de permisividad absoluta y falta de límites. Por lo que utiliza el diálogo para que los niños sepan que sus actos tienen consecuencias y existen ciertos comportamientos que no están permitidos.

Emplea la disciplina positiva para educar a tus hijos con éxito

Criar a los hijos desde un enfoque positivo en donde se priorice su bienestar emocional mediante el amor, el respeto y la empatía debería ser prioridad en el día a día de toda mamá y papá. Y aunque aplicar la disciplina positiva puede ser todo un reto en algunas ocasiones, procurar controlar las emociones y fomentar el diálogo es indispensable para educar con más reflexión y menos imposición.

Te podría interesar...
Enemigos de la comunicación que debemos evitar si queremos mantener una relación positiva y respetuosa con nuestros hijos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Enemigos de la comunicación que debemos evitar si queremos mantener una relación positiva y respetuosa con nuestros hijos

Si deseas mantener una relación cercana y amorosa con tu pequeño hay algunos enemigos de la comunicación con los hijos que debes evitar.