La importancia de educar con disciplina positiva en casa y en el aula

Maite Córdova Vena·
10 Julio, 2020
Hoy en día muchos padres consideran que si bien la crianza positiva en el hogar es fundamental para que los niños alcancen un buen desarrollo integral, también lo es el refuerzo de esta en el área escolar. 

Hoy en día los padres no solo se preocupan por brindarle una disciplina positiva a sus hijos en casa, sino también por elegir un entorno académico que les permita alcanzar un buen desarrollo integral. Por ello, buscan centros educativos que fomenten la colaboración entre familia, profesores y alumnos.

Generalmente, entendemos por “desarrollo integral” no solo aquel que abarca lo físico o lo lingüístico, sino el que también abarca lo emocional y lo social. Así pues, el desarrollo integral es una buena base para múltiples aspectos en la vida, capaz de generar bienestar.

Una disciplina o crianza positiva en casa y el refuerzo positivo que pueda brindar un colegio con una metodología que fomente su implicación en la vida y las actividades del centro, ayudará a que los niños participen activamente y estén dispuestos a asumir responsabilidades.

Veamos más acerca de este tema a continuación.

La disciplina positiva, el primer paso hacia el desarrollo integral

La crianza o disciplina positiva consiste en educar a los niños con respeto, pero sin dejar de lado la firmeza. En este sentido, el objetivo de la técnica es enseñarles a gestionarse amablemente para que desarrollen una buena autodisciplina. Esto les permitirá desenvolverse mejor con su entorno, pues promueve actitudes y –por consiguiente– relaciones sanas.

El tan oído “porque lo digo yo y punto” a la hora de inculcar disciplina y buenas formas puede parecer efectivo en el momento, pero puede dejar huellas a largo plazo.

Esto es porque la falta de explicaciones deja al niño sin entender parte de la situación y aspectos tan importantes como por qué sus figuras de autoridad –mamá y papá– le piden que tenga ciertas actitudes en determinados momentos, por qué debe ser responsable y respetuoso, por qué hay límites, etc.

La imposición, la falta de explicaciones, los gritos y los castigos crean distancia emocional, propician el enfrentamiento y la falta de compresión en general. Esto es algo que puede dificultar el desarrollo integral de los niños tanto en el hogar como en otros ámbitos.

Para entender mejor esto, veamos un ejemplo: cuando un niño se le pide que dé la mano para cruzar la calle y no obedece, decirle “hazlo porque te lo pido y punto” no hará que entienda la importancia de dar la mano en ese tipo de situaciones, por qué es conveniente, cómo le beneficia a él y a su padre o madre, etc.

En cambio, cuando a un niño se le explica que para cruzar la calle necesita dar la mano a sus padres por motivos de seguridad, no solo se mostrará más dispuesto a colaborar, sino que se preocupará por en cuenta la pauta en el futuro.

La elección de un buen cole, el segundo paso hacia el desarrollo integral

Madre preparando a su hijo para ir al cole.

De acuerdo a lo que hemos comentado hasta ahora, queda claro que para que los niños puedan alcanzar un desarrollo integral es necesario que padres y la comunidad educativa propicien una relación de colaboración.

Haciendo que los niños sean partícipes de las situaciones, no solo será más fácil llegar a un lugar común, sino que será más sencillo crear un entorno adecuado para su desarrollo, así como también un ambiente más agradable para ellos.

En este sentido, vale la pena recordar que cuando un niño se siente a gusto tanto en su hogar como en el colegio, no solo alcance un buen desempeño académico sino que consigue establecer –y mantener– relaciones sanas con su entorno.

San José del Parque, una educación para toda la vida

El colegio san José del Parque –ubicado en la zona de Arturo Soria en Madrid– tiene un estilo educativo que se adapta a la necesidad de los padres de combinar una crianza positiva en casa con un entorno académico saludable, a fin de ayudar a sus hijos a alcanzar un buen desarrollo integral.

Esto es porque promueve una visión integral de la educación, fomenta la implicación de los niños en la vida y actividades del centro, de modo que lleguen a participar activamente y asumir responsabilidades, y además los hace protagonistas de su propio proceso de aprendizaje.

“En nuestro colegio es fundamental que la familia y los profesores formen parte del proyecto educativo y trabajen juntos, acompañado a los alumnos en su desarrollo académico y personal”.

Además de fomentar un espíritu de colaboración entre padres, profesores y alumnos, este centro educativo promueve el aprendizaje bilingüe, pues considera que es un complemento clave para la el desarrollo integral de los alumnos.

Los profesores de educación infantil y primaria tienen una amplia experiencia y además de trabajar la lectoescritura, la lógica-matemática, el pensamiento científico, imaginación y la creatividad, también trabajan la inteligencia emocional en el aula, lo que contribuye en gran medida con su desarrollo integral.

La colaboración es la clave principal en la disciplina positiva

Muñecos de papel en el césped.

Como podemos ver, la colaboración es una pieza clave para conseguir el desarrollo integral de los niños. Por ello, no solo debe estar presente en el hogar día a día, sino también en otros espacios esenciales, como el colegio. 

Elegir un buen cole es algo que a todo padre le puede generar inquietudes, pero un vez que se conocen las claves (disciplina, colaboración, desarrollo integral, apoyo, comunicación), es posible valorar con mayor detenimiento las opciones y avanzar con mayor seguridad.