Estilos de crianza y el impacto en el desarrollo de nuestros niños

Como padres, tenemos el derecho de elegir la forma en la que criamos a nuestros hijos. No obstante, es necesario garantizarles su bienestar.
Estilos de crianza y el impacto en el desarrollo de nuestros niños

Escrito por Génesis Romero

Última actualización: 17 diciembre, 2021

Los estilos de crianza se reflejan en la manera en la que cada padre o madre establece la relación con sus hijos y decide educarlos. Esto influye en las áreas del desarrollo psicosocial, emocional y cognitivo de los niños y les permite lograr una buena autoestima e interacción con los demás.

Criar a un niño requiere de amor, de apoyo, de comprensión, de normas, de respeto y de una larga lista de valores que no se deben olvidar. En la cotidianidad, cada uno de estos complementos deben hacerse presentes para trazar límites sanos para que los hijos puedan crecer seguros.

En un mundo tan diverso y con tantas formas de pensar, es de esperarse que existan distintos estilos de crianza. Si te interesa saber cómo impacta cada uno de ellos en la vida de los pequeños, te invitamos a explorarlos en este artículo.

Los estilos de crianza, una proyección en la educación infantil

De acuerdo al estilo de crianza en el que se posicionan los padres son las estrategias a las que recurren para educar a sus retoños. Asimismo, se puede determinar cómo es el vínculo familiar y, por lo tanto, queda en evidencia de qué modo reaccionan los mayores frente a cada acción o situación de sus pequeños.

Es importante resaltar que, según el estilo de crianza que emplee cada madre y padre, se determina la autoestima, la conducta, el desenvolvimiento y la autoconfianza del niño.

Para nadie es un secreto que la infancia es una de las etapas que más impactan en nuestras vidas. Por esto, es necesario que los padres reflexionemos sobre el tipo de experiencias que queremos brindarles a nuestras criaturas.

Todos queremos el bienestar para los más pequeños y por eso, no podemos olvidar lo esencial que es el apego que generamos con ellos. Veamos cuál es el efecto de cada estilo de crianza en el desarrollo de nuestros hijos.

Tipos de estilos de crianza

Existen tantas familias como estilos de crianza. No obstante, en términos generales, estos se pueden ordenar en cuatro tipos principales. Te los enumeramos a continuación:

  1. Estilo educativo permisivo. En este caso los padres no plantean normas claras y consistentes en el hogar. En lugar de esto, son muy afectivos, pero incoherentes al establecer límites y hacerlos respetar. Como consecuencia, los niños solo se desenvuelven entre caprichos, molestias o berrinches, mientras que los padres caen en la complacencia absoluta o, por el contrario, en el autoritarismo.
  2. Estilo educativo negligente. Este estilo de crianza no es positivo para ningún infante, pues se caracteriza por el maltrato, la ausencia de normas y de cariño. Lo más común en estos casos es que los padres no estén totalmente presentes ni interesados en la educación de sus hijos.
  3. Estilo educativo autoritario. Los padres más estrictos suelen identificarse con este estilo de crianza, pues establecen normas rígidas, son exigentes y no consideran la postura de sus hijos ante ninguna circunstancia. En este sentido, en el caso de algún incumplimiento de las reglas, los padres autoritarios recurren al castigo y, en consecuencia, crean vínculos poco saludables con sus pequeños.
  4. Estilo educativo democrático. Este es el estilo de crianza más sano, si lo que se busca es fomentar un buen desarrollo y autoestima en el niño. El lazo que se forma entre padres e hijos es respetuoso, cariñoso y empático. Los límites se acuerdan, se anticipan y se hacen cumplir sin incurrir a los castigos, sino a las consecuencias naturales de los actos. Los hijos suelen sentirse escuchados y atendidos por sus padres, lo cual es clave para su crecimiento personal.

Las bases del respeto en la crianza

Es comprensible que cada persona elija el modo de crianza que más se adapta a su forma de ser. Pero no hay duda de que lo más importante, si queremos lo mejor para nuestros hijos, es recurrir a una crianza respetuosa. Con esta, los padres y los hijos mantienen una relación recíproca, cariñosa y empática.

Esto resulta del respeto por los derechos de un niño, comprendiendo como un ser humano que piensa y que siente. Con este modo de crianza, el refuerzo positivo se hace presente y se propicia un ambiente armónico para el adecuado desarrollo psicológico de los pequeños.

Entre todos los estilos de crianza, el amor, la empatía y el respeto deberían ser banderas para que los adultos del futuro tengan equilibrio emocional y una vida en condiciones favorables.

Te podría interesar...
La crianza con respeto marca la diferencia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La crianza con respeto marca la diferencia

La crianza con respeto exalta la necesidad que tiene un bebé de sentir el calor de sus padres, tal y como los seres más primitivos acunan a sus crí...



  • Mestre, M. V., Tur, A. M., Samper, P., Nácher, M. J., & Cortés, M. T. (2007). Estilos de crianza en la adolescencia y su relación con el comportamiento prosocial. Revista latinoamericana de psicología, 39(2), 211-225. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/805/80539201.pdf
  • Martínez, Á. C. (2010). Pautas de crianza y desarrollo socioafectivo en la infancia. Diversitas, 6(1), 111-121. Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/679/67916261009.pdf