Esto es lo que pasa si eres un padre permisivo

María José · 30 enero, 2016

Los padres permisivos son los padres que no quieren problemas, que no quieren conflictos y mucho menos tener que enfrentarse a sus hijos. En este estilo de crianza predomina la indulgencia o no aportar normas, límites y firmeza a la crianza de los hijos.

Los padres, cuando tienen un estilo de crianza permisiva y los niños son pequeños, es posible que no se den cuenta de la magnitud de las consecuencias de seguir con este estilo de crianza en el futuro. Puede afectar al desarrollo del hijo, a sus habilidades sociales y la relación y vínculo afectivo entre padres e hijos.

¿Cuáles son las características de un padre permisivo?

Un padre permisivo se caracteriza porque se puede definir fácilmente. Además de que no quiere confrontaciones con sus hijos y que no establece normas y límites, existen otras características que pueden revelar que un padre (o una madre) tienen un estilo de crianza demasiado permisivo. Las más destacadas son:

  • El padre es sensible pero poco exigente.
  • El padre hace pocas demandas de responsabilidad o conducta hacia el hijo y acepta lo que el hijo dice en cada momento.
  • Acepta los deseos e impulsos de sus hijos y le cubre todos los caprichos que el niño demanda.
  • No saben decir no ni establecen límites o directrices a sus hijos.
  • Son indulgentes y no hacen valer la autoridad o la imposición de controles o restricciones.
  • No exigen a los niños un comportamiento adecuado como que hagan las tareas del hogar, los deberes o que mantengan los modales en la mesa.
  • No existen reglas ni rutinas en casa y menos si al niño no le apetece. En lugar de permitir al niño que escoja entre varias opciones pensadas primero por el adulto, les deja que controlen su propia conducta y toma de decisiones.
  • No hay reglas en cuanto al tiempo de ver la televisión, ni organización del tiempo, ni tampoco existe una hora de comer fija.
daughter-838986_640

¿Qué es lo que pasa si tienes un estilo de crianza permisivo?

Pero ser un padre permisivo puede tener graves consecuencias en el desarrollo de los niños. Además aunque por parte de los padres buscan acercarse emocionalmente a los hijos, la realidad es que ocurre todo lo contrario… los niños no se sienten seguros ante unos padres que no saben poner normas y límites y se alejan emocionalmente.

Es decir, este estilo de crianza parece tener más cosas negativas que positivas. Si quieres conocer algunos ejemplos de lo que ocurre cuando se es un padre permisivo, lee los siguientes puntos:

  • Los niños suelen tener comportamientos impulsivos y agresivos por no haber trabajado el autocontrol.
  • Carecen de independencia y de responsabilidades personales, piensan que los demás deben hacerles las cosas y que ellos no tienen por qué mover un dedo.
  • Sienten gran inseguridad a causa de la falta de límites.
  • Los niños se pueden convertir en personas exigentes, egoístas y déspotas.
  • Los padres pueden ser sobreprotectores.

Hogares permisivos vs hogares flexibles

Michos padres piensan que con este estilo de crianza podrán crear a sus hijos en un ambiente de amor, pero la realidad es que en los hogares permisivos los niños se pueden convertir en niños tiranos que piensan y sienten que son el centro del mundo y que sus padres deben ser sus sirvientes.

walking-1081723_640

En cambio, en un ambiente flexible donde las normas y los límites estén a la orden del día pero que exista cierta flexibilidad dependiendo de las circunstancias, hará que los niños sepan qué se espera de ellos a cada momento y sobre todo, tendrán más confianza en sus padres porque sentirán gran seguridad estando a su lado.

Los niños que viven en hogares flexibles estarán más involucrados en su comportamiento y se sentirán más motivados en la escuela, algo que no ocurrirá en los niños criados en hogares permisivos. Cuando los niñoS crece en un hogar permisivo no se sentirán responsables de su comportamiento y no sentirán motivación por hacer las cosas bien.

Las consecuencias de una educación permisiva en los niños puede ser exactamente la misma que si los niños están en una educación muy autoritaria. La crianza flexible donde se respeta los intereses y el pensamiento del niño y este sabe qué se espera de él en todo momento, es la más adecuada.