Cómo lograr una autoridad positiva

Marisol · 30 septiembre, 2015

Tener una autoridad sólida es la clave para que la dinámica de familia se base en el respeto y el trabajo en equipo, pero ten cuidado, corres el riesgo de concebir una autoridad negativa y arbitraria si dejas de tener en cuenta la opinión de los otros miembros de tu familia.

A continuación te mostraremos algunos consejos para que logres tener una autoridad positiva, que sea algo espontáneo y no simplemente impuesto.

6 consejos para lograr una autoridad positiva

1. Admite tus errores:

El primer paso para ganar el respeto y la admiración de tus hijos, es que aprendas que los errores son algo que puede ocurrir y que lo verdaderamente importante es tener la valentía y la honestidad para reconocer que se ha actuado mal.

El hecho de asumir que te has equivocado, les mostrará a tus hijos que ellos también deben hacerlo.

niña-sonriendo-con-su-madre

2. Prepara un plan:

Un aspecto importante para que logres desarrollar una autoridad positiva en tu familia, es establecer rutinas para todos los miembros de tu equipo. Es conveniente que tus hijos sepan qué deben hacer y en qué momento hacerlo; ten siempre presente que asignar tareas es fundamental para ejercitar la disciplina.

3. Una cosa a la vez:

Está muy bien que quieras que tu familia tenga hábitos saludables, pero no puedes pretender que todos los cambios se hagan repentinamente. Si quieres tener éxito, debes introducir cada tarea paulatinamente y sólo después de ver que la medida anterior funcionó adecuadamente.

4. Cuida la forma en que les hablas:

No es lógico que alguien que grita todo el tiempo, exija que sus hijos le hablen con respeto y en un tono moderado. Cuida siempre la forma en que les hablas a tus hijos, no importa la edad, así ellos verán con tu ejemplo que se pueden decir las cosas sin alterarse y sin perder el respeto hacia el otro.

5. Ayúdales a ser independientes:

Sobre todo en la edad de la adolescencia, tus hijos te pedirán que los dejes tomar decisiones. No debes limitarlos, al contrario, si los acompañas y les das opciones que puedan elegir pero que tú ya hayas pensado cuidadosamente, sentirán que tomas en consideración su opinión y estarán más comprometidos con los que hacen.

shutterstock_211847212

6. Sé consistente:

Para fortalecer una autoridad positiva, es necesario que ambos padres estén de acuerdo con las reglas que ponen y que ambos actúen cuando sea necesario hacer correcciones. No deben desautorizarse en ningún momento.

También es importante que las reglas se respeten en todo momento, sin excepciones y que si hay algún cambio, sea bien pensado y no arbitrario.

Los 5 errores más comunes:

1. Ser permisivos:

Cuando estamos tratando de formar el carácter de nuestros hijos, no debemos dar cabida a lo ambiguo. Sé claro acerca de lo que es o no correcto.

2. No saber decir “no”:

Cuando le niegas algo a tu hijo, tienes razones claras para hacerlo. Si le dices que no, debes mantenerte firme en tu posición y no ceder unos minutos después; si lo haces, tus hijos pueden empezar a manipularte.

3. Ser autoritario:

Así como no está bien ser permisivo, tampoco es correcto ser demasiado invasivo o autoritario. La autoridad se gana con buen ejemplo, no debe imponerse.

shutterstock_164124698

4. Hablar por hablar:

Si haces una promesa (sea algo positivo o negativo), siempre debe cumplirse. No se deben lanzar palabras que no estás dispuesto a cumplir.

5. No escuchar:

Otro error muy común, es castigar o condenar una conducta sin haber escuchado las razones que puedan darnos nuestros hijos. El diálogo y el entendimiento deben ser lo primero en las relaciones de familia.

Tips para desarrollar una autoridad positiva:

  • Escucha a tus hijos.
  • Razona con ellos.
  • Motívalos a ser independientes.
  • Establece rutinas equitativas y actividades que fortalezcan la disciplina.
  • Demuéstrales tu afecto de forma abierta.
  • Establece límites, consecuencias y expectativas derivadas del comportamiento de la familia.
  • Comprende la familia como un equipo en el que todos los miembros son igualmente valiosos.
  • Aunque seas flexible, mantén siempre claro que los padres son la autoridad de la familia.
  • Sé modelo de los comportamientos que pides de tus hijos.
  • Ayuda a tus hijos a convertirse en individuos con metas claras y propósitos de vida.
  • Mantén el balance entre el afecto y la autoridad.
  • Sé coherente con las reglas que pones.