5 alternativas para cocinar sin sal

Lorena González 11 mayo, 2018
Pese a que estamos al tanto de sus perjuicios para nuestra salud, seguimos agregando sal a nuestras recetas. ¿Conoces estas sencillas ideas para evitar su consumo y reemplazarla por ingredientes más saludables?

Cada vez aumentan más los riesgos de salud por el alto consumo de sal. Sin embargo, para nadie es un secreto que las comidas sin sal y mal condimentadas no son nada agradables al paladar. Aquí te ofrecemos consejos para que puedas cocinar sin sal sin sacrificar sabor en tus comidas.

Son muchas las personas a las que no les sienta muy bien la sal, dado que no es bueno consumirla en exceso. No obstante, cada vez vamos incrementando más y más el consumo de sodio en los productos que ya vienen procesados y que se van haciendo mas comunes en nuestra dieta diaria.

Esto puede acabar en una visita al médico. Cuando eso ocurre, nos aconsejan una alimentación baja en sodio; en ese momento es cuando se hace complicado dar sabor a las recetas.

No hay que olvidar que contamos con otros ingredientes que pueden devolver el sabor al paladar y nuestro gusto por comer. Aquí presentamos cinco grandes alternativas para cocinar sin sal.

5 alternativas para cocinar sin sal

1.- Apuesta por las especias

Existen muchas alternativas para cocinar, y quienes tienen amor a la cocina no dudarán en encontrarlas. Aquí se incluyen grandes aliadas como lo son las hierbas y las especias; ambas van muy bien con vegetales, como por ejemplo el tomate, la zanahoria, el maíz, las habichuelas, las patatas y los pimientos, entre otros.

También se pueden combinar con carnes como la de res, pollo, pavo, cerdo o con el marisco.

Entre las hierbas más conocidas están la albahaca, el cebollino, el cilantro, el perejil, el orégano, el romero y más. Las especias más comunes son el curry, la paprica, la mostaza, la pimienta, el estragón, el ajo, la canela, la nuez moscada y los clavos, entre otras.

Al cocinar sin sal, muchos se preguntan cómo condimentar los vegetales.

2.- Cocinar con vegetales frescos

En los mercados, tenemos a nuestra mano una gran variedad de vegetales y frutos que son bajos en cantidad de sal. Por ejemplo, los tomates secos, que aportan mucho sabor para acompañar panes y pizzas.

Podríamos nombrar entre estos vegetales a los hongos, las cerezas, las zanahorias y las espinacas, que pueden ser incluidas en ricas, nutritivas y deliciosas ensaladas.

3.- Eliminar de la dieta los alimentos preparados

Los alimentos preparados contienen una cantidad de sodio aproximado de 75%; por eso, deberíamos hacer ajustes en cuanto a su consumo. Entre los alimentos que podemos mencionar en esta categoría encontramos los enlatados, los arroces, las sopas, las salsas y las mezclas preparadas.

Una forma de eliminar o regular el consumo de este tipo de productos es revisando los envases, para constatar así la cantidad de contenido en sodio. Si compramos granos enlatados, podemos enjuagarlos con abundante agua; así se eliminará el exceso de sal.

Por otro lado, se debe disminuir el consumo de grasa, aceitunas, jamón curado, aceitunas, anchoas o pepinillos; todos ellos pasan por un proceso de salazón o conserva. Asimismo, es mejor hacer a un lado los vegetales congelados y cambiarlos por vegetales frescos, aunque sea un poco más difícil su conservación o preparación.

4.- Evita algunos preparados

Es aconsejable apartarse de los preparados de ajo y cebolla, ya que contienen sal. Cámbialos por sazonadores frescos o intenta con vinagres. Existen muchas variedades de vinagres, como el balsámico, tinto, de arroz o vino blanco. Para aportar sabor a la preparación, debemos añadirlos al final de la cocción.

“Son muchas las personas a las que no les sienta muy bien la sal, dado que no es bueno consumirla en exceso. No obstante, cada vez vamos incrementando más y más el consumo de sodio”

5.- Elige cítricos

Otra opción para condimentar tu comida sin necesidad de recurrir a la sal es optar por un buen chorro de vinagre de lima o de limón. Así, conseguirás el mismo efecto que obtendrías con la sal, pero de un modo mucho más saludable.

Además, darás a tus platos una dosis extra de vitamina C. No olvides que un buen chorro de limón puede ser perfecto para las sopas, las ensaladas, el pollo y el pescado; le irá muy bien y potenciará el sabor de tus comidas.

Podemos incluir otras especias para cocinar sin sal.

Conclusión

La cocina tiene muchas variantes y alternativas; solo tenemos que documentarnos un poco más para encontrar muchas recetas e ideas que nos pueden ayudar a reemplazar ciertos ingredientes sin perder ese sabor. Asimismo, lo haremos conservando una salud adecuada y perfecta.

Como mencionamos anteriormente, comenzar a comer alimentos bajos en sal generará un impacto algo desagradable en cuanto al gusto; una excelente noticia es que ese sentido poco a poco se irá acostumbrando al cambio y muy pronto ya ni notaremos la diferencia.

Después de un tiempo, olvidaremos la sal al cocinar y disfrutaremos de todas las otras especias y alternativas que existen para sazonar. Cocinar sin sal no solo es posible, sino que muy sencillo. ¡Anímate a probar estas opciones!

Te puede gustar