Enseña a tu hijo a defenderse de un niño cruel

Macarena 11 enero, 2016

Algunos niños pueden ser muy crueles con otros niños en determinadas circunstancias, superando incluso todo límite aceptable aún sin motivo aparente. Precisamente, en este artículo te contamos cómo enseñar a tu hijo a defenderse de un niño cruel.

No es para menos, pues el bullying, consistente en intimidaciones físicas, sociales y psicológicas entre niños, está en constante aumento a nivel mundial. De hecho, según cifras del Instituto de Innovación Educativa, uno de cada cuatro estudiantes españoles sufre acoso escolar.

Este problema no solo afecta las relaciones del niño con sus coetáneos, sino que también daña su autoestima, seguridad y confianza, con lo cual no es tema menor. Por eso debes enseñarle al pequeño que no todas las personas son buenas, sino que también hay despiadadas y con serios problemas emocionales.

Por supuesto no se trata de generar paranoia en el niño, sino de explicarle que debe diferenciar el tipo de personas con las que interactúa a fin de alejarse de seres “tóxicos”, que no aportarán nada positivo a sus vidas, sino más bien decepciones, frustraciones y malos tragos de toda índole.

¿Por qué enseñarle a defenderse de un niño cruel?

Ya verás que enseñarle a los pequeños a defenderse de un niño cruel tiene múltiples beneficios, ya que de esta forma no sólo lo preparas para evitar el acoso escolar sino que además le enseñas a lidiar con los conflictos, fomentando su autonomía y seguridad.

Es obvio que quieres permanecer siempre a su lado y protegerlo ante cada peligro o percance que surja a su alrededor, pero cuando los chicos crecen, comienzan a reclamar su su tiempo y su espacio, ganando en independencia y conformando por sí mismo su mundo y entorno.

Por más que formes parte de su vida, es fundamental que el niño muestre sus garras ante cada adversidad, así como también sepa defenderse de los niños crueles inicialmente para luego saber hacerse respetar y valer ante las demás personas.

Consejos para enseñarle a tu hijo a defenderse de un niño cruel

Enséñale a evadir las ofensas

En cada caso de bullying es posible detectar alguna ofensa o provocación, las cuales funcionan como el anzuelo que los niños crueles arrojan a fin de herir, provocar o agredir a los chicos que son generalmente más débiles.

Si bien es una estrategia lamentablemente eficaz, si la idea es enseñarle a tu hijo a defenderse de un niño cruel, muéstrale cómo evadir esas ofensas, con lo cual lo dotas de una herramienta útil y aplicable durante toda su vida.

159fba71b824b627579256c9cc6b56f5

Para eso, puedes aplicar las siguientes estrategias:

  • Explícale los beneficios de ignorar y restar importancia a los comentarios crueles que vierta el otro niño sobre él. Pues todo lo que dice es un reflejo de sí mismo, es decir que no se trata más que de una proyección.
  • Transmítele respuestas que dan cuenta de que la ofensa no tiene la menor importancia y no surte efecto en el niño acosado, o bien incítalo a retirarse con la frente alta como si no importara lo que le dijeron.
  • Demuéstrale que la evasión no es sinónimo de cobardía, sino la más útil y efectiva estrategia de afrontamiento cuando no tiene sentido remar contra la corriente.
  • Pídele que ignore y evite al niño cruel. Siempre que tenga posibilidad de alejarse y de estar con compañía, mejor. Es el recurso más valiente y sensato que puede aplicar a la situación.

Ármalo con estrategias de control emocional

Probablemente, el chico que molesta a tu hijo busque sentirse poderoso y llamar la atención intentando que se enoje, llore o que pierda el control. Sin embargo, si el niño cede ante la provocación demostrando vulnerabilidad, posiblemente  será molestado con frecuencia.

Por eso es aconsejable que el pequeño apueste por no mostrar sus emociones ante situaciones ofensivas, si bien no es misión sencilla y requiere de mucha práctica y paciencia. Para ello, puedes poner sobre la mesa una serie de estrategias fáciles y efectivas:

  • Ser paciente y tolerante, contando hasta 10, manteniendo el rostro inmutable y respirando profundo.
  • No fomentes el ojo por ojo ni enseñes a pagar con la misma moneda, pues replicar la crueldad transmite valores equivocados. Educa desde la empatía para comprender el comportamiento ajeno.
  • Coméntale a tu hijo las ventajas de tratar a los demás como nos gustaría que nos traten. Si el niño cruel es tratado amablemente quedará desconcertado al no comprender la reacción y lo que ocurre.

Fomenta la búsqueda de apoyo

Otra forma de enseñarle a tu hijo a defenderse de un niño cruel es evitando enfrentar solo el bullying ya que el acoso escolar hace sentir a los chicos indefensos, inseguros y débiles. Por ello, conversa con el pequeño e incítalo a contar con el apoyo y complicidad de amigos o compañeros de colegio.

2a4e49a4812bafe22121bcad74cff8e2

Hazle saber que pedir ayuda o asistencia a las personas de su entorno no es señal de flaqueza, sino posibilidad de hacer una autocrítica con la consiguiente capacidad de reconocer sus puntos débiles y buscar ayuda para resolver aquellos problemas que no puede solucionar por su cuenta.

Dale un lugar privilegiado a la comunicación con tu hijo

En todos los casos relacionados con la infancia, una regla de oro es mantener una buena comunicación y un diálogo fluido entre padres e hijos. Incluso cuando hablemos de enseñarle a un hijo a defenderse de un niño cruel, resulta fundamental que el menor cuente con la ayuda, el apoyo y comprensión de sus padres.

Si bien los menores en casos de acoso o maltrato tienden a encerrarse en sí mismos sin compartir lo sucedido debido a la intimidación y amenazas ejercidos sobre ellos, debemos intentar que nuestros hijos sean expresivos y comunicativos puesto que si manifiesta lo ocurrido, podemos dar solución al problema.

Por supuesto, mientras le enseñas al nene a defenderse de un niño cruel no olvides bajo ningún concepto felicitarlo cada vez que se acerque a contarte lo acontecido y a expresar su malestar o los sentimientos que despierta estar sometido a esta desagradable situación.

 

Te puede gustar