El mejor regalo para tu hijo es educarlo en valores - Eres Mamá

El mejor regalo para tu hijo es educarlo en valores

Muchos padres nos preocupamos de que nuestros hijos reciban un regalo genial en navidad, por eso acostumbramos a hacer grandes esfuerzos para conseguir aquello que él desea. Sin embargo, no siempre se puede ser tan espléndido como quisiéramos y es algo que nos puede llenar de frustración.


Del mismo modo, esa misma frustración también la pueden sentir los niños si no comprenden el verdadero significado de la navidad, por tal razón es muy importante que desde pequeños aprendan a valorar otras cosas que no son materiales y que son permanentes.

Para fortalecer el espíritu de nuestros niños en esta época, es preciso haber comenzado a cultivar en ellos buenos hábitos, deseos de superación y ganas de estar unidos; esto nos ayudará a formar hombres y mujeres equilibrados, que no dan prioridad a cosas que se desgastan con el tiempo.

En tal sentido, para obtener mejores resultados, empecemos por educarlos con los mejores valores posibles. Regalemos todos los días, dosis de amor, mensajes de unidad, reconciliación, alegría y optimismo. Que estas navidades sean las mejores, al igual que muchas otras que están por venir.

Regala educación para el futuro

f9767e5245986ee1b96b758bbe5061fe

No está mal que hagamos regalos a nuestros hijos, ese juguete que tanto desea, una bicicleta para que desde ya aprenda a montarla, o tal vez una mascota; pero debemos recordar que todos los días podemos hacer un regalo, por lo cual no es preciso esperar un momento especial.

Esto en particular, es importante para que lo niños no desvíen la verdadera razón de aquel día festivo; navidad tiene muchos significados hermosos, al igual que lo puede ser el día de cumpleaños o de graduación, cosas que no solo tienen que ver con obsequios materiales.

Así como para los padres es mucho más valioso que sus hijos crezcan sanos, que sean felices y tengan todas sus necesidades cubiertas, igual de importante debe ser motivar a los niños para que aprecien que los pequeños detalles son lo principal en cualquier momento.

Para lograrlo es recomendable educarlo en valores, que fortalezcan su entendimiento y la motivación en la vida. Podemos comenzar por lo siguiente, enseña a tus hijos a.

  • Ser agradecidos por lo que tienen y por lo que reciben, sin importar el valor monetario.
  • Ser felices, para que ningún tropiezo les haga perder el deseo de vivir y sonreír.
  • Ser solidarios. Cultivar la gratificación por ayudar a los demás, que quieran compartir lo que tienen con los menos favorecidos y que lo disfruten.
  • Ser optimistas, para que siempre vean el lado positivo de las cosas y nunca se rindan en sus aspiraciones.
  • Creer en la amistad y el amor verdadero; esto les enseñará a reconocer las buenas acciones, a respetar al prójimo y a hacer meritos para ser apreciados.
  • Ser honestos y respetuosos. Es muy importante que los niños aprendan a hablar con la verdad, que puedan respetar la propiedad y opinión ajena, algo que les permita reconocer que aunque otros tengan mucho y nosotros nada, debemos ser conformes y agradecidos.
  • Ser entusiastas, para que a cada cosa que hagan le pongan una dosis extra de energía, que se sientan involucrados por los proyectos familiares y se enfoquen en hacerlo con gozo. Este valor es muy pertinente para organizar las acostumbradas reuniones familiares de esta época del año.

f33b4567b5b7563db23470001ce37b10

  • Ser responsables. Regala a tus hijos buenos ejemplos de cómo valorar a las otras personas por medio de una actitud responsable, pues es algo que nos ayuda a cumplir cabalmente con nuestras funciones y permite que se todo funcione según lo dispuesto, porque la responsabilidad nos hace ver como mejores personas.
  • Ser humildes. Tener una alta autoestima y estar muy conscientes de nuestras capacidades, no implica que dejemos de ver al prójimo como igual y con el mismo respeto. La humildad es un valor que nos va a permitir hacer amistades y preservarlas, además es necesaria para afrontar momentos difíciles con total control de lo que somos.
  • Ser pacientes y perseverantes, porque todo tiene su momento mientras que seamos persistentes y nos llenemos de paciencia para esperar que el tiempo que soñamos por fin llegue.