Cuando tu bebé no te ve, cree que no volverás

La ansiedad por separación afecta a una gran mayoría de bebés, pero es crucial corregir este comportamiento pensando en el bienestar de los hijos y de los padres.
Cuando tu bebé no te ve, cree que no volverás

Última actualización: 27 julio, 2022

El apego emocional y físico que los bebés sienten por sus madres es más que natural. Una respuesta inconsciente de supervivencia para salvaguardar su seguridad y su bienestar. Y es que cuando tu bebé no te ve, cree que no volverás. Por lo que no te sorprendas si durante los primeros meses (e incluso años) debas permanecer al lado de tu hijo para conservar la calma.

Es una situación común que, a la hora de dar una siesta, acomodes a tu bebé en la cuna para descansar con más comodidad. Sin embargo, cuando intentas marcharte para dejarlo en paz y tranquilidad, el pequeño comienza a llorar sin parar. Vas a revisar si tiene hambre o está sucio, pero todo se encuentra en orden. ¿A qué se debe ese comportamiento?



Si tu bebé no te ve es normal que pierda la calma

La relación madre-hijo comienza a desarrollarse desde el embarazo. Nueve meses en donde el bebé crece junto a los latidos del corazón de su mamá y recibe la protección necesaria para sentirse seguro. Cuarenta semanas en donde las  criaturas no solo se nutren de los alimentos consumidos, sino de las emociones experimentadas por su mamá.

Las mamás son el lugar preferido de sus bebés, ya que reconocen su olor, su voz y su amor desde incluso antes de llegar a este mundo.

No obstante, cuando se cumple el tiempo necesario y el nacimiento es inminente, los bebés se sienten desorientados ante una realidad que desconocen. Nuevas sensaciones, estímulos y ambientes que los intimidan naturalmente y los hacen buscar la compañía de su madre.

Esto se debe a que ella representa ese lugar seguro en el que pueden sentirse tranquilos.  Sentir sus cálidos abrazos, el aroma de su piel y la suavidad de sus palabras les brinda la protección para descansar en paz y saber que todo se encuentra en orden.

Cuando tu bebé no te ve experimenta ansiedad por separación

Cuando los bebés nacen no tienen claro que las personas y los objetos siguen existiendo a pesar de que ellos no los vean. Esta es una de las razones de que lloren cada vez que se marchan sus padres, pues piensan que desaparecieron y no volverán. A ese comportamiento se le conoce como trastorno ansiedad por separación.

Según una publicación a cargo de Jennifer Shroff, doctora del hospital infantil Rady Children’s Hospital San Diego, los niños comienzan a desarrollar el sentido de la “permanencia de objeto” alrededor de los cuatro y los siete meses de edad. Y al cumplir el año ya habrán ganado más independencia y seguridad.

La ansiedad de separación es diferente de los sentimientos normales que experimentan los niños mayores cuando no quieren que uno de sus padres se vaya. Y los niños entienden perfectamente el efecto que su comportamiento ejerce sobre sus padres. Si usted entra corriendo en la habitación cada vez que su hijo llora y anula todos sus planes, su hijo seguirá utilizando esta táctica para evitar la separación.

~ Jennifer Shroff, PhD ~

¿Cómo controlar la angustia emocional cuando tu bebé no te ve?

Durante esos primeros meses de intimidad en los que los pequeños están comenzando a descubrir su entorno y sentirse seguros con sus padres, puede resultar muy extenuante permanecer 24/7 al lado de los hijos para que se sientan tranquilos.

Sin embargo, existen algunos consejos de gran ayuda para que sientan la presencia de mamá cuando esta debe marcharse momentáneamente.

1. Utiliza estímulos sensoriales

Los bebés necesitan sentir al lado a sus madres para poder conciliar el sueño o permanecer tranquilos durante el día. Por lo que, a la hora de dormir o cuando debas ausentarte, coloca una camiseta impregnada con tu olor cerca del bebé (puede ser con la que dormiste la noche anterior). Esto le ayudará a sentirte cerca y seguro.

Las grabaciones con la voz de mamá también pueden ser de gran ayuda para evitar el llanto de los bebés cuando debes hacer otras obligaciones. Para lograrlo, grábate diciendo algunas palabras de afecto o como por lo general sueles tratar a tu hijo.

2. Hazle sentir tu compañía

Antes de que tu hijo se duerma por completo, acaricia suavemente su rostro para que pueda olerte y sentirte. Por las noches, ponte cerca de su cuna y dile cuánto lo quieres, que sepa que estás a su lado para protegerlo de todo peligro y nunca se te ocurriría la idea de abandonarlo.

A medida que pasa el tiempo los niños van ganando más independencia, pero durante los primeros meses el acompañamiento constante es necesario por su bienestar.

Recuerda que los pequeños comienzan a llorar porque piensan que nunca regresarás, así que permanece a su lado un tiempo prudente para que logren descansar en paz. No pierdas la calma, mejor hazles saber mediante las acciones que tu amor por ellos los acompañará incluso en la lejanía.



 3. Mantén la calma y la seguridad

Es necesario hacer del momento de la despedida algo muy natural. Para eso, es preciso mantener la calma para poder transmitirla a los hijos. Practica despedirte de forma cariñosa, pero sin vacilaciones.

Explica con seguridad que volverás pronto y que no hay nada de qué preocuparse. Y, cuando te vayas, no regreses a pesar del llanto, esto solo empeorará las cosas.

Además, con el fin de evitar que la ansiedad por separación aumente, se recomienda no comenzar a llevar a los bebés a guarderías o niñeras antes del año de vida. Esos primeros meses son indispensables para que los niños conecten de manera íntima con sus padres.

Aprende a conservar la tranquilidad cuando tu bebé no te ve

Es algo común que durante sus primeros años de vida los niños experimenten ansiedad por separación. Sin embargo, en la manera en la que abordamos la situación radican las posibles soluciones. Así que aprende a conservar la tranquilidad.

Recuerda que los bebés no se comportan de dicha manera para molestarte, sino como una respuesta inconsciente. Así que intenta comprender y enfocarte en ayudar a mantener la calma para que siempre sientan la compañía de mamá a su lado.

Te podría interesar...
¡Mamá no te vayas!: Ansiedad de separación en niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¡Mamá no te vayas!: Ansiedad de separación en niños

La ansiedad de separación es la responsable de los “ataques” de algunos infantes, por lo general, entre el primer y el segundo año de vida. Pero es...