¿Por qué los niños tienen miedo a estar solos?

A partir de una cierta edad, los niños empiezan a sentir miedo cuando se quedan solos. Para evitar que lo pasen mal, es bueno que los padres conozcan algunos consejos para ayudarlos a enfrentarse a esta emoción.

Cada día, millones de padres y madres se enfrentan a la realidad de que sus hijas e hijos tienen miedo a estar solos. Porque este es uno de los fenómenos más comunes entre los niños, especialmente entre los más pequeños.

Por lo general, el miedo a estar solos se inicia en la edad comprendida entre los 2 y los 5 años. Y si no se canaliza de forma correcta, puede repercutir de forma directa en la salud emocional de los niños.

En algunos casos, esto también puede conducir al temor a la oscuridad o a que los hijos deseen dormir con la luz encendida. Pueden incluso temer a los disfraces o a los payasos. En fin, el miedo a estar solos puede manifestarse de muchas formas en nuestros hijos, y por eso debemos estar atentos para reconocerlo y ayudarlos.

La percepción del tiempo en los niños

Una de las razones por las cuales a los niños les produce miedo el estar solos es que ellos perciben el transcurso del tiempo de forma diferente que los adultos. Por ejemplo, cuando se les promete una salida, a cada momento están preguntando si ya es la hora de irse.

Esto es porque ellos no perciben el paso del tiempo de la misma forma que nosotros. Entonces, unos pocos minutos pueden parecerles una eternidad.

También, si se quedan los últimos en el colegio o nos retrasamos varios minutos en ir a buscarlos ellos sentirán que han esperado muchas horas, y pueden tener un ataque de pánico. Algunos por eso pueden presentar miedo a ir a clase.

Es bueno saber qué poder hacer si mi hijo llora por cualquier cosa.

El miedo a estar solos, un fenómeno normal

Casi todos los niños del mundo tienen miedo a estar solos durante algún período de su infancia. Esto no es algo por lo que los padres deban preocuparse. A los niños les puede dar miedo estar solos incluso cuando tienen compañía.

Por ejemplo, los niños pueden sentir miedo a estar solos en la escuela aunque estén rodeados de muchos otros niños. En este caso, el miedo se produce por una sensación de inseguridad.

También pueden sentir miedo a estar solos cuando juegan en su cuarto a pesar de que nos encontremos en otra habitación. Incluso cuando son bebés el temor a estar solos se produce cuando los coge alguien que no es su madre o su padre.

Formas de ayudarlos a vencer el miedo a estar solos

Como padres, una de nuestras labores es ayudar a nuestros hijos a superar las contrariedades difíciles que haya en su vida, y una de ellas es el miedo a estar solos.

1.- Nunca minimizar sus problemas

Por muy insignificantes o tontos que nos parezcan los miedos o preocupaciones de los niños, no debemos nunca minusvalorarlos. Lo único que puede lograr esa actitud es que los niños no confíen en nosotros como padres.

2.- No enseñarles a tener miedo

Algunos padres pueden caer en el error de aterrorizar a sus hijos para que hagan algunas cosas. Por ejemplo, le dicen frases como “Si no te bañas, te lleva el coco…”. Con esto se fomenta el temor y el miedo. Nuestros hijos serán inseguros y temerosos, y les será más difícil afrontar las situaciones.

Por otra parte, podríamos caer en el error de ser sobreprotectores. Por ejemplo, si tienen un problema en la escuela, vamos y lo resolvemos nosotros. No obstante, más bien debemos dejar que los niños resuelvan sus asuntos por sí mismos, así ganarán confianza y crecerá su autoestima.

Muchos niños tienen miedo a estar solos cuando son pequeños.

3.- Entender su miedo a estar solos

En vez de estar forzándolos a enfrentar el miedo, podemos preguntarles qué es lo que les causa miedo y la razón. Tratar de comprender su miedo a estar solos nos pueda proveer de las herramientas necesarias para ayudarlos a lidiar con ese problema.

Cuando hablemos con ellos de esta situación debemos prestarles completa atención. Así verán que nos interesamos mucho por sus problemas desde muy pequeños y en el futuro se sentirán más cómodos para contarnos las situaciones por las que pasan.

Recuerda, el miedo a estar solos es un fenómeno perfectamente normal en los niños. Y con la debida atención y ayuda de tu parte, tu hijo lo superará con éxito.

Categorías: Entiende mejor a tu hijo Etiquetas:
Te puede gustar