¿Es normal tener ganas de llorar durante el embarazo?

Los cambios en el organismo durante las primeras semanas del embarazo, e incluso llegando a término la gestación, pueden ocasionar estados depresivos o episodios de llanto en la madre. 
¿Es normal tener ganas de llorar durante el embarazo?

Escrito por Naí Botello

Última actualización: 02 septiembre, 2022

Al momento de gestar, muchas mujeres manifiestan un incremento en su sensibilidad, estados de ansiedad y depresión. Sin duda, lo que debería ser un período de alegrías, puede transformarse en un constante martirio cuando la madre no puede dejar de preguntarse si es normal tener ganas de llorar durante el embarazo.

Debe quedar claro que los desequilibrios hormonales efectivamente conducen a malestares anímicos. Sin embargo, también se debe prestar atención especial si los síntomas pasan de una sensibilidad a flor de piel a un estado depresivo crónico. Acompáñanos a develar las distintas aristas sobre este tema.



¿Es normal tener ganas de llorar durante el embarazo?

La respuesta a esta pregunta tan común es sí. Eventualmente durante el embarazo, y debido a los cambios físicos y hormonales, la madre podrá experimentar fluctuaciones en su conducta que pueden incluir tristeza, ansiedad, ganas de llorar o hasta rabietas.

Ahora bien, estas sensaciones no tienen por qué darse durante todo el embarazo, ni siquiera por un mes consecutivo. Va a ser en ese caso cuando debamos hablar de depresión perinatal y, por supuesto, tomar las medidas pertinentes.

La depresión perinatal

La depresión perinatal se define como un estado de tristeza, confusión y soledad en la madre que puede presentarse antes del parto o una vez que haya nacido el bebé. Se diferencia de una simple alteración hormonal transitoria porque, una vez que aparece, este cuadro depresivo puede permanecer por varios días o meses.

De acuerdo con un estudio publicado en la Revista Médica Clínica las Condes hasta en un 30 % de las embarazadas asoman síntomas inespecíficos de depresión. Sin embargo, tan solo el 10 % de las mujeres presentan criterios que permiten diagnosticar un verdadero trastorno depresivo.

Estos ataques de tristeza están también acompañados de síntomas como insomnio o, por el contrario, deseos de dormir todo el día. También suele haber apatía, falta de interés —incluso por la llegada del bebé— problemas de concentración, pérdida de apetito, nerviosismo o sentimientos de desesperanza.

Las ganas de llorar durante el embarazo son frecuentes, pero no deben prolongarse más de lo normal.

¿Por qué se presenta esta condición?

Se estima que estos estados de llanto y tristeza pueden aparecer ocasionalmente en las mujeres embarazadas, pero que solo a un 10 % o 15 % afectará de forma más marcada, pudiendo incluso presentar un trastorno depresivo.

Esto no quiere decir que presentar ganas de llorar producto del desequilibrio hormonal vaya a desencadenar en una depresión perinatal. Esto dependerá de numerosos factores, como los antecedentes psiquiátricos propios o familiares y las condiciones sociodemográficas y médicas.

Los cambios hormonales juegan un papel fundamental en la tristeza durante el embarazo. En esta etapa, los niveles de progesterona aumentan, lo que puede afectar la síntesis de neurotransmisores en el sistema nervioso central y generar la tristeza. El aumento de peso y los síntomas propios del embarazo también afectarían a algunas mujeres.

Por otra parte, se debe tener en cuenta la situación actual que vive la embarazada y que puede afectar su estado de ánimo. Por ejemplo, si tiene problemas económicos, dificultades en el matrimonio, si es madre soltera y no cuenta con apoyo por parte de la figura paterna o si tiene problemas en el trabajo, entre muchos escenarios más.

Lo que va a ocurrir es que, si bien no se está exento de sufrir los impasses de la vida, las alteraciones hormonales incidirán en los neurotransmisores químicos del cerebro que regulan los estados anímicos. Esta alteración conduce a sentimientos de sensibilidad, dentro de los que se incluye el llanto o las ganas de llorar.

Algunas otras razones que te darían ganas de llorar en el embarazo

Si tienes una figura atlética o te has acostumbrado y cultivado con sacrificio unas determinadas medidas corporales, los cambios drásticos que produce el embarazo podrían ser motivo de llanto. Con todo, hay suficientes programas para que te reconcilies con tu figura de madre, acompañados de ejercicio y vida saludable.

A ello se suman las molestias, mareos, hinchazones. En algunos casos, regímenes dietéticos que rompen tus comidas acostumbradas, seguido de reposos forzados o eventualidades médicas, sociales o familiares, a las que no estabas acostumbrada. Y que lo peor, te toman por sorpresa o sin preparación.

Ello todo vendrá a formar parte de la presión psicológica de ser madre. La maternidad es un asunto que trasciende la normalidad de tus días de pareja, de estudio, de amistades o laborales. En ocasiones dándoles un giro inesperado o vertiginoso.

Si todo este vendaval de cosas nuevas no se asume con madurez, desencadena desequilibrios emocionales que conducirían a estados de tristeza e incluso de frustración o culpa.

“Lo que debería ser un período de alegrías, puede transformarse en un constante martirio cuando la madre no puede dejar de preguntarse si es normal tener ganas de llorar durante el embarazo”

¿Cómo se puede combatir esa sensación?

En primer lugar, debes saber que llorar no es algo necesariamente malo. Si se analiza con detenimiento, el llanto funge como un calmante natural que nos puede llevar a un estado de serenidad una vez que lo experimentamos.

Por lo tanto, si sientes ganas de llorar, no debes contener tu cuerpo ni demonizar la sensación. Al contrario, puedes dejarte llevar y desahogar tus penas para luego sentirte tranquila.

Lo que hay que tener siempre en cuenta es que se debe evitar caer en estados prolongados de tristeza y tratar de mantener la mejor actitud con respecto a las adversidades. Incluso se ha de entender en todo momento que las alteraciones hormonales serán transitorias.

Para combatir los deseos de llorar durante el embarazo, te recomendamos seguir estos consejos:

  • Realizar ejercicio físico, que puede ser incluso pequeñas caminatas durante el día. Esto ayudará a reducir los niveles de cortisol, que es la hormona vinculada con el estrés, y elevará la serotonina, la hormona vinculada al placer y el bienestar.
¿Cómo viven los hombres los abortos espontáneos?


  • Tratar de dormir al menos 8 horas al día para que el cuerpo cuente con el descanso necesario para estar sereno al día siguiente.
  • Evitar leer noticias angustiantes, películas o programas de televisión que puedan crear sensibilidad o nerviosismo.
  • Llevar una dieta equilibrada para que las hormonas y el organismo trabajen de forma correcta.
  • Hacer yoga u otras actividades relajantes como la meditación ayudará a muchas mujeres a superar estos sentimientos negativos.

Apoyo familiar o profesional para evitar la tristeza

De cualquier forma, para combatir los estados depresivos resulta fundamental que te rodees de familiares y amigos que te brinden su apoyo. Asimismo, también puedes considerar la guía de un profesional de la salud para estudiar tu caso más detenidamente.

“La depresión es la morbilidad psiquiátrica más común en el embarazo, y llega a afectar a más del 13% de las gestantes”.

Por otro lado, si el sentimiento de tristeza permanece todo el día y durante al menos 15 días consecutivos, deberás buscar ayuda psiquiátrica. Estos son algunos de los criterios de los trastornos depresivos, por lo que es crucial recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Te podría interesar...
5 momentos maravillosos del embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
5 momentos maravillosos del embarazo

Existen momentos maravillosos del embarazo que quedan grabados en tu mente por siempre. Por más que pasen los años los recordarás.



  • Jadresic, M. E. (2014). Depresión perinatal: Detección y tratamiento. Revista Médica Clínica Las Condes, 25(6), 1019-1028.
  • Martínez-Paredes, J. F., & Jácome-Pérez, N. (2019). Depresión en el embarazo. Revista Colombiana de Psiquiatría, 48(1), 58-65. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0034745017300926
  • Muñiz Gallardo, E., & Ramos Tovar, M. E. (2019). Presión social para ser madre hacia mujeres académicas sin hijos. Nóesis. Revista de ciencias sociales, 28(55), 64-87.