8 alimentos que ayudan a producir más leche materna

La dieta equilibrada y de calidad son claves en la lactancia. Pero si la producción baja, puedes optar por incluir ciertos alimentos en tu día a día. ¿Qué alimentos son estos? Descúbrelo a continuación.
8 alimentos que ayudan a producir más leche materna
María Patricia Piñero

Escrito y verificado por la nutricionista María Patricia Piñero.

Última actualización: 27 agosto, 2023

La producción de leche materna es un proceso que requiere una preparación meticulosa del cuerpo de la madre a lo largo de nueve meses. Durante este tiempo, se despliegan una serie de factores que contribuyen a su producción, como los cambios hormonales, la succión del bebé, el masaje del seno, entre otros, todos diseñados para estimular y aumentar la secreción en el momento adecuado.

No obstante, si surge una preocupación por la producción insuficiente de leche, algunos expertos sugieren que ciertos alimentos pueden ser aliados para incrementarla. Por ello, exploraremos ocho alimentos que podrían favorecer la producción de leche materna.

Es fundamental tener en cuenta que, si enfrentas dificultades en la secreción de leche, es necesario consultar a un médico especializado de manera inmediata. La atención médica adecuada puede ofrecer un enfoque personalizado para abordar cualquier problema y garantizar tu salud y la de tu bebé.

Alimentos que podrían favorecer la producción de leche materna

La lactancia materna se beneficia de una dieta rica en calorías y nutrientes, como subraya la Liga de la Leche Internacional. No obstante, se ha hablado de componentes naturales llamados «galactogogos», que podrían ayudar a producir leche materna cuando su contenido es bajo.

Estos galactogogos se encuentran en fármacos, hierbas y ciertos alimentos, variando según las culturas. Aunque se ha recopilado información basada en resultados anecdóticos, se considera necesaria una investigación más profunda en este ámbito.

A continuación, exploraremos ocho alimentos que se cree pueden aumentar la producción de leche materna. Es importante destacar que la respuesta de cada madre a estos alimentos puede variar, lo que resulta efectivo para algunas puede no serlo para otras.



1. Hojas verdes

Los vegetales de hojas verdes, como espinacas, acelgas, brócoli, algas marinas, berro, col rizada, rúcula, hojas de remolacha y mostaza, son fuentes de hierro que contribuyen a la producción de sangre.

Esta sangre transporta nutrientes clave necesarios para ayudar a producir leche materna, como el calcio y el ácido fólico. De hecho, la American Pregnancy Association los recomienda durante el período de amamantamiento.

2. Granos integrales

Los granos integrales, como la avena, cebada, mijo y arroz integral, contienen beta-glucano y pectina, dos tipos de fibra que se reconocen por sus diversos beneficios. En particular, el beta-glucano ha sido objeto de estudio por su efecto positivo en la secreción de prolactina, una hormona que estimula la producción de leche, como se explica en un artículo publicado en la revista Journal of Mathematics.

3. Frutos secos y semillas

Tanto los frutos secos como las semillas son una excelente fuente de minerales, proteínas, omega-3 y triptófano, elementos beneficiosos para la producción de leche materna. Estos alimentos también aportan calcio en cantidades suficientes.

Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) las almendras proporcionan más de 250 miligramos de calcio cuando se consumen 3 porciones y media al día (100 gramos en total), lo que equivale al 25 % de la ingesta diaria recomendada de calcio (1000 miligramos).

Además de las almendras, también encontramos otros frutos secos, como los anacardos, pistachos y nueces de macadamia, junto con semillas como las de lino, sésamo, amapola, cilantro y alcaravea.

4. Legumbres

Las legumbres, como los frijoles, las habas, los guisantes, los garbanzos, las habichuelas, las arvejas y la soja, junto con sus productos derivados como la leche de soja, contienen isoflavonas o fitoestrógenos que poseen una acción similar a las hormonas femeninas.

Según un artículo publicado en la revista International Journal of Public Health Excellence, las isoflavonas presentes en la soja pueden contribuir a estimular las glándulas mamarias para ayudar a producir leche materna.



5. Papaya

Según el National Library of Medicine (NIH), en algunos países como India, Angola y Melanesia, la fruta de la papaya se utiliza en su forma cocida y no madura como un tipo de galactogogo.

Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) considera su consumo como «generalmente reconocido como seguro» (GRAS), existen limitadas evidencias científicas que respalden su uso como alimento lactogénico.

Sin embargo, un estudio llevado a cabo en madres lactantes en la ciudad de Manado, Indonesia, y publicado en la revista Journal of Medical Science, encontró que el consumo de 200 gramos de papaya tres veces al día durante una semana incrementó la producción de leche en estas madres.

Además, la papaya contiene betacarotenos con actividad de vitamina A, lo que puede ayudar a cubrir los requerimientos de la madre durante la lactancia. No obstante, el NIH también advierte sobre algunas precauciones a tener en cuenta con respecto a esta fruta. Se debe estar alerta a posibles reacciones alérgicas, como erupciones cutáneas y asma.

6. Espárragos trigueros o verdes

La base de datos de medicamentos y lactancia del National Library of Medicine señala que, en la India, se utiliza el espárrago silvestre como galactogogo. En la medicina ayurvédica oficial, se considera un alimento que puede ayudar a aumentar la producción de leche materna. Aunque los estudios con relación a este efecto son inconsistentes, su consumo moderado no parece representar un peligro.

7. Hinojo

Desde hace siglos, el hinojo ha sido empleado como un alimento lactogénico gracias a sus fitoestrógenos, como el anetol, la fenchona, el estragol y otros bioactivos, los cuales se ha demostrado que podrían incrementar la producción de leche materna.

Estos efectos como galactogogo han llevado a que el hinojo sea incluido en algunas mezclas patentadas destinadas a promover una mayor producción de leche. Este reconocimiento lo respalda la base de datos de medicamentos y lactancia de los Estados Unidos. Además, se considera seguro durante el periodo de amamantamiento.

8. Fenogreco

Las semillas de fenogreco se emplean en distintas partes del mundo como un efectivo galactógogo. Un estudio publicado en la revista Clinical Epidemiology and Global Health sugiere que el fenogreco eleva la producción de leche y ayuda a aumentar el peso de los bebés en la primera semana de vida. Como otros de la lista, su consumo debe hacerse con moderación.

¿Siempre debes comer estos alimentos para producir más leche?

Si una madre lactante sigue una dieta equilibrada que incluya una cantidad suficiente de nutrientes de calidad, su cuerpo producirá la cantidad necesaria de leche para alimentar al bebé. Los alimentos mencionados en esta lista como posibles estimulantes de la producción de leche pueden ser incorporados como parte de una dieta variada.

No obstante, en caso de que la producción de leche sea insuficiente por alguna razón, es importante que la madre consulte de inmediato a su médico de confianza para abordar el problema.

Si el profesional lo considera apropiado y seguro, es posible incluir alimentos galactogogos en la dieta para ayudar a producir más leche materna. Entre estos, se destacan las legumbres, los granos integrales, las verduras de hoja verde, los frutos secos, el hinojo, la papaya y el espárrago triguero.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.