4 beneficios de las almendras en el embarazo

El consumo de almendras en el embarazo puede reportar una serie de beneficios para la salud del feto. Además, es un alimento muy versátil y fácil de incorporar a la dieta.
4 beneficios de las almendras en el embarazo
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 01 Marzo, 2021.

Última actualización: 01 Marzo, 2021

Los frutos secos son alimentos recomendables en casi cualquier dieta; solo los alérgicos deberían evitarlos. Se trata de productos que cuentan con una elevada densidad nutricional, por lo que aportan sustancias esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Por ello, a continuación, te vamos a enseñar los principales beneficios de las almendras en el embarazo.

Antes de comenzar queremos recalcar que la etapa de gestación es crítica desde el punto de vista nutricional. Los requerimientos aumentan y existen ciertos productos que no se deben consumir porque entrañan riesgos para el feto. Sin embargo, los frutos secos y las almendras son, por lo general, muy recomendables en este periodo.

Beneficios de las almendras en el embarazo

En las siguientes líneas vamos a explicarte cuáles son los principales beneficios del consumo de almendras en el embarazo y qué dice la ciencia al respecto.

Niño con las manos llenas de almedras.

Mejor desarrollo del feto

Cabe destacar que las almendras contienen un porcentaje significativo de proteínas en su interior. Si bien es cierto que no son de alto valor biológico, contribuyen a cubrir los requerimientos diarios del nutriente. Estos elementos han demostrado ser indispensables para el desarrollo y el crecimiento de los tejidos, tanto de la madre como del feto.

Hay que tener en cuenta que si el aporte de proteínas no es de calidad o suficiente, pueden presentarse problemas asociados a la funcionalidad de la masa magra. A pesar de que estos se manifiestan a medio plazo, pueden generar problemas graves de salud en un corto periodo de tiempo.

Reducen el riesgo de problemas en el desarrollo de la médula

Las almendras destacan por su contenido en ácido fólico, desde el punto de vista de los micronutrientes. Dicho elemento es indispensable para evitar la aparición de problemas en el desarrollo medular del bebé, como la espina bífida. Así lo afirma un estudio publicado en The Journal of Nutritional Biochemistry, donde se recomienda la suplementación de forma sistemática con la vitamina.

De todos modos, y más allá de la necesidad de suplementación, es conveniente maximizar el aporte dietético de ácido fólico para minimizar el riesgo de problemas en el desarrollo.

Mejora el crecimiento de los huesos del bebé

Otro de los minerales característico de las almendras es el calcio. Este resulta indispensable para el buen crecimiento de los huesos, tal y como evidencia una investigación publicada en BMJ. De este modo, se reduce el riesgo de fractura a medio plazo y se mejora la formación del tejido óseo en el feto.

Si bien los suplementos de calcio no son habituales en las mujeres embarazadas, resulta importante garantizar la presencia en la dieta de alimentos con alto contenido en dicho mineral.

Aportan hierro que combate la aparición de la anemia

La anemia es un problema generado a partir de un aporte ineficiente de vitamina B12 o de hierro que condiciona los hábitos de vida y el estado de salud de la mujer embarazada. Un aporte adecuado del mineral minimiza el riesgo de que esta patología se manifieste. Las almendras cuentan con una concentración significativa en el mismo.

De todos modos, no hay que olvidar que el hierro de procedencia vegetal cuenta con una tasa de asimilación baja. Para maximizar la absorción, se recomienda consumir este nutriente con una dosis de vitamina C.

¿Cómo consumir almendras durante el embarazo?

Uno de los aspectos positivos de las almendras es su versatilidad. Se pueden consumir en crudo, pero también añadir como ingrediente a platos salados, como las ensaladas. Muchas salsas cuentan con este fruto seco como principal ingrediente.

Por otra parte, se pueden elaborar batidos con almendras, leche y frutas. Esta clase de preparaciones resultan muy nutritivas, ya que contienen vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales. Dichos elementos son capaces de prevenir el desarrollo de patologías crónicas a medio y a largo plazo, como algunos tipos de cáncer.

Además, también están muy vinculados al buen desarrollo del feto, como hemos comentado. Si bien el ácido fólico y el calcio son determinantes, existen otros muchos que pueden impactar sobre el estado de salud del bebé, como el hierro y el zinc.

Crema de almendras.

Las almendras son frutos secos recomendables en el embarazo

Es aconsejable consumir almendras en el embarazo por los 3 motivos que te hemos explicado. Además, cuentan con la ventaja de que apenas contener carbohidratos en su composición, por lo que no alterarán las glucemias sanguíneas. Por ello, pueden formar parte de la dieta de las mujeres con diabetes gestacional también.

Ten en cuenta que lo óptimo es introducir estos frutos secos en el contexto de una alimentación equilibrada y variada. Hay que aportarle al feto la energía necesaria para su desarrollo, así como los nutrientes esenciales que requiere. En ocasiones, puede llegar a ser necesaria la suplementación, aunque es aconsejable consultar primero con el médico antes de comenzar a consumir esta clase de productos.



  • Tai V, Leung W, Grey A, Reid IR, Bolland MJ. Calcium intake and bone mineral density: systematic review and meta-analysis. BMJ. 2015 Sep 29;351:h4183. doi: 10.1136/bmj.h4183. PMID: 26420598; PMCID: PMC4784773.
  • Deniz BF, Confortim HD, Deckmann I, Miguel PM, Bronauth L, de Oliveira BC, Barbosa S, Cechinel LR, Siqueira IR, Pereira LO. Folic acid supplementation during pregnancy prevents cognitive impairments and BDNF imbalance in the hippocampus of the offspring after neonatal hypoxia-ischemia. J Nutr Biochem. 2018 Oct;60:35-46.

Graduado en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Santiago de Compostela, con un postgrado en Condicionantes Genéticos, Ambientales y Nutricionales del Desarrollo y el Crecimiento y un curso de Experto Universitario en Nutrición Deportiva por la UNIR.
Actualmente, trabaja como nutricionista en una clínica y en el Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D.