Beneficios de los frutos secos en los niños

11 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza
¿Conoces los beneficios de los frutos secos en los niños? A continuación, vamos a contártelos todos.

¿Sabías que los frutos secos aportan numerosos beneficios en los niños? Contienen gran cantidad de energía y, además, son ricos en grasas saludables, fibra, vitaminas y minerales antioxidantes. Por eso, son el snack ideal para su salud y rendimiento escolar. Sin embargo, apenas los consumen, por lo que queremos aprovechar para potenciar su presencia en la dieta. 

Antes de todo, ten en cuenta que hasta los 3 años es preferible dárselos triturados o molidos para evitar el riesgo de atragantamiento, tal como aconseja la Asociación Española de Pediatría. Otro aspecto a tener en cuenta es que sean crudos o tostados y evitéis los que lleven sal o miel añadida, o que estén fritos.

A continuación, vamos a ver las ventajas de consumir un puñado diario de frutos secos (15-20 gramos) sobre la salud metabólica, cardiovascular y cerebral de los niños.

Padre con su hijo comprando frutos secos a granel.

Reducción del riesgo cardiovascular, el mayor de los beneficios de los frutos secos en los niños

¿Sabéis cuáles son las enfermedades que más muertes producen? Son aquellas relacionadas con el corazón cuya prevención se consigue mediante la alimentación. Además, la evidencia demuestra que los frutos secos son claves dada su riqueza en ácidos mono y poliinsaturados.

Ambas grasas reducen los niveles de colesterol LDL, triglicéridos y la oxidación lipídica. También producen un aumento del HDL. Dichos efectos se consiguen por los compuestos fenólicos, cuya función es antioxidante y los ácidos grasos omega 3.

Además, se ha observado una mejora en niños con sobrepeso u obesidad y aterosclerosis subclínica tras sustituir a los picoteos insanos por los frutos secos. Poseen la ventaja de disminuir el grosor de la carótida, que es el indicador más fiable de las lesiones vasculares tempranas. Incluso, ayudan a disminuir la presión arterial, reduciendo, así, el desarrollo de síndrome metabólico.

Diabetes, obesidad y consumo de frutos secos en niños 

En cuanto a los valores de azúcar en sangre, ayudan a reducirlos, igual que la resistencia a la insulina. Por lo tanto, disminuyen el riesgo de que desarrollen diabetes siempre y cuando su alimentación en conjunto sea saludable, baja en azúcares añadidos y grasas trans.

A su vez, no suponen ningún aumento de peso ni del perímetro abdominal, a pesar de que son muy energéticos. Contienen 160-180 kilocalorías por 100 gramos, pero no se absorben al completo por el gasto que supone metabolizarlos.

Además, son muy saciantes por su alto contenido en fibra, lo que permite permanecer varias horas sin comer y son beneficiosos para reducir el estreñimiento y el riesgo de cáncer colorrectal.

Aumento del rendimiento escolar y del sistema inmune

El consumo de frutos secos se ha relacionado con la mejora de la función cerebral, ya que el 60 % del cerebro está formado por grasa. Por eso, es fundamental incluir en el día a día alimentos ricos en grasas como los frutos secos para reducir el deterioro cognitivo en la edad adulta. Además, se sabe que incrementan la memoria, el aprendizaje y la velocidad de las tareas cognitivas.

En cuanto al sistema inmunitario, son ricos en vitamina E, selenio y magnesio, que contribuyen en la lucha contra las infecciones producidas por virus, bacterias y las agresiones externas como el frío.

¿Por qué se producen los beneficios de los frutos secos en niños? 

También conviene saber que la fibra y los polifenoles son fermentados por las bacterias del intestino. Por lo tanto, actúan como prebióticos, que aumentan la diversidad de la microbiota y mantienen la integridad de la mucosa digestiva. Además, son antiinflamatorios, lo que explicaría su protección frente a la obesidad y otras patologías metabólicas.

Tostadas de crema de frutos secos.

En resumen, los frutos secos son un alimento muy saludable para incluir en los desayunos y meriendas de los niños como complemento. Como has podido ver, son de gran ayuda para su concentración. También sirven para disminuir la aparición de las enfermedades más prevalentes a día de hoy. Incluso, resultan de utilidad para evitar el deterioro neuronal progresivo que se produce a medida que aumenta la edad.

Aunque la mejor manera de tomarlos es enteros, en la actualidad disponemos en el supermercado de cremas para untar libres de azúcares añadidos. ¡Quedan genial sobre el pan con unas rodajas de plátano, manzana o pera y canela, incluso como topping en los yogures! ¿Os animáis a probarlo?

  • Ros, E (2010) Health benefits of nut consumption. Nutrients, 2(7): 652-82.
  • Machado de Souza, R G; Machado Schincaglia, R; Duarte Pimentel, G; Felipe Mota, J (2017) Nuts and Human Health Outcomes: A Systematic Review. Nutrients, 9(12): 1311.
  • Alasalvar, C; Salas-Salvadó, J; Ros, E (2020) Bioactives and health benefits of nuts and dried fruits. Food Chem, 314.
  • Shah, R; Murthy, V; Freedman, J E (2019) Nuts, Cardiovascular Health, and Diabetes. Circ Res, 124(6): 825-26.
  • Alasalvar, C; Bolling, B W (2015) Review of nut phytochemicals, fat-soluble bioactives, antioxidant components and health effects. Br J Nut, 113 (S2): 68-78.
  • Guasch-Ferré, M; Liu, X; Malik, V S; Sun, Q; Willett, W C; Manson,  J E et al (2017) Nut Consumption and Risk of Cardiovascular Disease. J Am Coll Cardiol, 70(20): 2519-32.
  • Aghayan, M; Asghari, G; Yuzbashian, E; Dehghan, P; Khadem Haghighian, H et al (2019) Association of nuts and unhealthy snacks with subclinical atherosclerosis among children and adolescents with overweight and obesity. Nutr Metab, 16:23.
  • Pribis, P; Shukitt-Hale,  B (2014) Cognition: the new frontier for nuts and berries. Am J Clin Nutr, 100(S1): 347-52.
  • Miller, M G; Thangthaeng, N; Poulose, S M; Shukitt-Hale, B (2017) Role of fruits, nuts, and vegetables in maintaining cognitive health. Exp Gerontol, 94: 24-8.
  • Arias-Fernández, L; López García, E; Struijk, E A; Rodríguez Artalejo, F; Lana Pérez, A(2019) Nut consumption and cognitive function: a systematic review. Nutr Hosp, 36(5): 1179-88.
  • Fitzgerald, E; Lambert, K; Jordan Stanford, J; Elizabeth P Neale, E P (2020)  The effect of nut consumption (tree nuts and peanuts) on the gut microbiota of humans: a systematic review. Br J Nutr, 27:1-13.
  • Gómez Fernández-Vegue, M. (2018). Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria. Asociación Española de Pediatría. https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf