Absceso en los niños: síntomas, causas y tratamientos

Las infecciones en la piel son una de las consultas más frecuentes en la edad pediátrica. Si bien no suelen generar complicaciones, deben ser manejadas con celeridad.
Absceso en los niños: síntomas, causas y tratamientos
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 10 noviembre, 2022

Los abscesos en los niños han aumentado bastante durante la última década y requieren de una evaluación rápida para iniciar su tratamiento respectivo. Sin embargo, el manejo puede variar según el lugar de la atención médica. Sigue leyendo para conocer cuáles son las causas, los síntomas y los posibles tratamientos.

Causas de los abscesos en los niños

Un absceso en la piel es la acumulación de pus en los diferentes planos dérmicos. En la mayoría de las ocasiones, son provocados por una infección previa desencadenada por una bacteria que ingresa a la piel a través de un raspón o de un corte. También, pueden ser generados por un vello encarnado, una picadura de insecto o una herida punzante. En simultáneo, el sistema inmune del cuerpo inicia su accionar y envía glóbulos blancos para contrarrestar la infección.

Las bacterias más comunes que se encuentran en la piel son el Staphylococcus Aureus y el Streptococcus del grupo A, que no suelen generar patologías. No obstante, cuando se evidencia alguna lesión sobre la superficie cutánea, pueden ser oportunistas y desencadenar una infección. Incluso, suelen aparecer en la piel vellosa y expuesta al sudor o a la fricción.



Síntomas de los abscesos en los niños

Al comienzo, los abscesos son elevados, rojos, firmes y dolorosos al tacto. Además, el área aledaña puede sentirse caliente u observarse con bastante acumulación de pus. En general, son muy dolorosos hasta que se los drena, al tiempo que pueden acompañarse de fiebre o de malestar general. Para ello, un analgésico puede ser beneficioso.

Además, los abscesos se pueden desarrollar en la superficie de la piel, en los planos más profundos o incluso en un diente. Afortunadamente, la mayoría son inofensivos y pueden desaparecer sin requerir de tratamiento alguno.

¿Cuándo concurrir al médico de urgencia?

Desde la primera instancia, los abscesos deben ser manejados por personal médico. Sin embargo, en caso de presentarse algunos de los siguientes signos o síntomas, se debe recurrir al especialista con urgencia:

  • El absceso aumenta de tamaño.
  • Fiebre elevada.
  • El absceso vuelve a aparecer.
  • Empeoran el edema y el eritema.
  • El dolor empeora o no desaparece.
Si a raíz del absceso se presenta fiebre elevada o aumenta el dolor, entre otros síntomas, lo mejor será concurrir al médico con urgencia.

Opciones terapéuticas de los abscesos en los niños

El manejo terapéutico de los abscesos en los niños puede ser quirúrgico o por medio de antibióticos y medidas higiénicas y de cuidado. A su vez, los medicamentos de venta libre y las cremas pueden ser todo lo que requieran para ayudar a acelerar el proceso de curación en un caso leve.

Tratamiento quirúrgico

Existen múltiples tratamientos para los abscesos cutáneos en los niños. En general, aquellos que son grandes, requieren de intervención quirúrgica para drenar el contenido purulento. Para ello, se realiza una incisión sobre la lesión llena de pus. El corte suele curar por sí solo; no obstante, algunos pueden necesitar la sutura de algunos puntos.

Antibióticos por vía oral

En la mayoría de los casos, se indican antibióticos comprimidos o jarabe para ayudar a eliminar los gérmenes. Por ende, se debe asegurar que el niño siga el tratamiento farmacológico completo, incluso si se comienza a evidenciar mejoría antes de culminarlo. La administración de antibióticos contribuye a disminuir la inflamación y el dolor de la región afectada.

Medidas de cuidado e higiene

El médico dará las indicaciones necesarias para poner en práctica. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Mantener el área afectada cubierta por un vendaje antiadherente.
  • Evitar que la infección se propague. Para esto, hay que lavarse las manos regularmente y enjuagar la ropa de cama y las prendas de vestir con agua caliente.
  • Utilizar ropa limpia todos los días.
  • No permitir que el niño se siente en el agua de la bañera, sino ducharse para evitar la propagación de la infección.
  • Evitar apretar, tocar o reventar el absceso.



Colocar un vendaje antiadherente sobre el área afectada, así como lavarse las manos y enjuagar la ropa con agua caliente, son algunas de las principales medidas de cuidado para tratar el absceso.

Complicaciones de los abscesos cutáneos

Son pocas las ocasiones en las que los abscesos evolucionan de manera desfavorable y causan complicaciones graves. No obstante, algunas de ellas incluyen las siguientes:

  • Diseminación de la infección, potencialmente a la médula espinal o al cerebro.
  • Sepsis.
  • Endocarditis, que es una infección en el revestimiento interior del corazón.
  • Generación de nuevos abscesos.
  • Gangrena, muerte del tejido en el área circundante del absceso.
  • Osteomielitis (infección ósea aguda).

Otra de las complicaciones posibles es el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA), que es una cepa de la bacteria que resiste a los fármacos que se suelen utilizar para tratar los abscesos cutáneos. Por otra parte, si bien existen otros antibióticos alternativos, no siempre son efectivos.

La prevención de los abscesos en los niños

Los abscesos en los niños se observan con bastante frecuencia, ya que existe menos probabilidad de que se enjuaguen bien y realicen los cuidados pertinentes de las heridas o los cortes.

En conclusión, las infecciones de la piel son una de las consultas pediátricas más recurrentes. Por lo tanto, es importante enseñarle a los niños a lavarse las manos de manera correcta y de forma regular como método de cuidado y prevención.

Te podría interesar...
Las 10 enfermedades de la piel más comunes en niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Las 10 enfermedades de la piel más comunes en niños

Las enfermedades de la piel más comunes en niños se expresan de manera similar. Saber diferenciarlas ayuda a abordarlas de la manera correcta



  • Sladden MJ, Johnston GA. Common skin infections in children. BMJ. 2004 Jul 10;329(7457):95-9. doi: 10.1136/bmj.329.7457.95. PMID: 15242915; PMCID: PMC449820.
  • Rayala BZ, Morrell DS. Common Skin Conditions in Children: Skin Infections. FP Essent. 2017 Feb;453:26-32. PMID: 28196318.
  • Galli L, Venturini E, Bassi A, Gattinara GC, Chiappini E, Defilippi C, Diociaiuti A, Esposito S, Garazzino S, Giannattasio A, Krzysztofiak A, Latorre S, Lo Vecchio A, Marchisio P, Montagnani C, Nicolini G, Novelli A, Rossolini GM, Tersigni C, Villani A, El Hachem M, Neri I; Italian Pediatric Infectious Diseases Society; Italian Pediatric Dermatology Society. Common Community-acquired Bacterial Skin and Soft-tissue Infections in Children: an Intersociety Consensus on Impetigo, Abscess, and Cellulitis Treatment. Clin Ther. 2019 Mar;41(3):532-551.e17. doi: 10.1016/j.clinthera.2019.01.010. Epub 2019 Feb 15. PMID: 30777258.