¿Tener hijos resta calidad de vida?

Este artículo fue redactado y avalado por la filóloga Elena Castro
· 24 marzo, 2019
¿Tener hijos resta calidad de vida? Descubre aquí por qué se tiene este pensamiento.

La respuesta a si tener hijos resta calidad de vida no es sencilla porque no es ni sí ni no. Tener hijos cambia la vida, ya que las prioridades también cambian. Ya no se trata de lo que tú quieras o necesites, sino también de proporcionar a tus hijos una buena calidad de vida.

Lo que ocurre es que a veces ambos objetivos entran en conflicto. Por eso, especialmente en los primeros años, los padres sacrifican ciertos aspectos de su calidad de vida por la de sus hijos.

¿Qué aspectos marcan la calidad de vida?

La calidad de vida es un concepto subjetivo, ya que cada persona puede entenderla de un modo diferente. Además, no todos los aspectos de la calidad de vida tienen el mismo peso para cada uno.

Tomaremos como referencia el gráfico de la calidad de vida que se basa en Calidad de la vida: manual para profesionales de la educación, salud y servicios sociales de M. A. Verdugo, catedrático de la Universidad de Salamanca, y otros autores. Este gráfico se compone de ocho aspectos que determinan la calidad de vida. Sin embargo, solo nos centraremos en los que más varían al tener hijos.

Salud física y psicológica

Es inevitable que la falta de sueño, las preocupaciones o el aumento de responsabilidades nos afecten. Esto se traduce en un mayor cansancio a nivel físico y mental. Por ello, la paciencia, el humor y la concentración son aspectos que se suelen ver mermados.¿Tener hijos resta calidad de vida?

Sin embargo, no todo es negativo. La actividad física que realizan los padres con sus hijos puede compararse con la actividad deportiva en muchos aspectos. A pesar de todo, la parte psicológica es la más significativa. Ver cómo un hijo crece, aprende y se supera es una sorpresa continua que reconforta, enorgullece y emociona.

Relaciones sociales

Tu círculo de conocidos irá en aumento según crezca tu hijo. Tendrás oportunidad de conocer a nuevas personas cuando acompañes a tus hijos al colegio o a sus actividades extraescolares. Será sencillo hablar con ellos, ya que son padres que se encuentran en tu misma situación.

¿Pero qué ocurre con tus familiares y amigos? Puede que haya épocas en las que te sea más complicado compaginar el día a día de tus hijos con con pasar tiempo con tu familia y amigos. Lo bueno es que no se trata de algo permanente. Solo hay que encontrar el equilibrio entre las responsabilidades y las relaciones sociales, muy relacionadas con el ocio.

Ocio

El ocio es un factor clave a la hora de tener una buena calidad de vida. Si haces actividades que te gustan y te llenan, te sentirás bien, más feliz y con más energía. ¿Cuál es el problema más frecuente cuando se tienen hijos? Que se dispone de menos tiempo para uno mismo.

Cuando los hijos son pequeños, puedes hacer planes con tu familia o amigos. De esta forma, potencias tus relaciones sociales a la vez que pasas un buen rato con tus hijos.

Por otro lado, según crecen, podéis compartir aficiones y hacer actividades o deporte juntos. Estos vínculos con tus hijos sumarán calidad de vida. Además, mientras ellos disfrutan de sus actividades con otros niños, puedes aprovechar ese tiempo para tu ocio personal, que te resultará muy gratificante.

¿Calidad de vida, hijos y trabajo?

El trabajo es un punto clave a tener en cuenta. Influye, en gran medida, en nuestra calidad de vida a nivel económico, psicológico, físico y de autorrealización.

La realidad es que en muchos casos, cuando una mujer tiene hijos, no puede optar a puestos de mayor responsabilidad en su propia empresa. Es cierto que tener hijos puede afectar al rendimiento laboral, pero del mismo modo que el trabajo influye en nuestra vida diaria.¿Tener hijos resta calidad de vida?

Uno de los mayores obstáculos en la calidad de vida es la incertidumbre laboral. Sin embargo, si se encuentra el equilibrio, se pueden conseguir estos tres objetivos.

Calidad de vida con hijos

Tener hijos cambia la vida y su calidad porque es una montaña rusa continua. ¿Tener hijos resta calidad de vida? A veces. ¿Suman calidad de vida? También. Hay ocasiones en las que que será fácil, otras más difícil, pero lo que es seguro es que se convertirá en algo imprescindible.