Recuperación de una cesárea: lo que debes saber

La recuperación de la cesárea es diferente en cada madre. Evitar los esfuerzos, cuidar la cicatriz operatoria y caminar unos minutos al día son cuidados claves para acelerar este proceso.
Recuperación de una cesárea: lo que debes saber
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Escrito por Leidy Mora Molina

Última actualización: 13 diciembre, 2023

La cesárea es una cirugía mayor donde el nacimiento del bebé se realiza por medio de una incisión en el abdomen y en el útero. Por ser este un procedimiento de complejidad, es natural que la recuperación de una cesárea sea más lenta que la de un parto normal.

Posterior a esta intervención, el cuerpo materno pasa por un proceso intenso de regeneración de tejidos e involución para recuperar a su estado normal. Por ello, es necesario poner en práctica una serie de cuidados para que este proceso sea más rápido y sin complicaciones.

A continuación, te contamos como es la recuperación tras este tipo de parto y qué cuidados se deben tener en cuenta luego a esta intervención. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo es la recuperación en las primeras semanas luego de la cesárea?

La recuperación de la cesárea es un proceso lento que amerita cuidado y descanso. En principio, es necesario que permanezcas entre 2 y 4 días en el centro de salud hasta que el especialista considere que puedes seguir tu recuperación en casa.

En las primeras semanas, es normal experimentar ciertas molestias como:

  • Dolor en la incisión y en la zona abdominal.
  • Calambres pélvicos leves, es especial, si amamantas
  • Sangrado vaginal, conocido como loquios, que es el producto de la involución uterina.
  • Incomodidad al realizar algunos movimientos.
  • Malestares intestinales y estreñimiento.

Para aliviar estos malestares y prevenir una posible infección en la herida quirúrgica, el especialista indicará algunos fármacos, entre los que destacan los analgésicos y antibióticos. Asimismo, puede sugerir un listado de alimentos permitidos y los que debes evitar para tener una dieta ligera y balanceada y mejorar los síntomas gastrointestinales secundarios a la anestesia.



Recuperación de una cesárea ¿Cuánto tarda?

Cada madre es diferente, así como su tiempo de recuperación luego de la cesárea. Algunas lo hacen muy rápido, mientras que otras pueden tener incomodidades que persisten semanas después del nacimiento del bebé.

Por lo general, a las 2 semanas de la cirugía los síntomas han cedido, el dolor se calma y la vuelta a la rutina diaria es un hecho. Sin embargo, es a las 6 semanas posteriores a la cesárea donde la recuperación es notoria.

También, este es el tiempo que se debería esperar para retomar las relaciones sexuales, aunque el médico es quien determinará la conveniencia en cada caso.

Cicatriz de la cesárea ¿Cuándo sana?

La cicatriz de la cesárea tarda en curar unos 10 días, aunque la cicatrización completa suele demorar unas 6 semanas. En caso de que la sutura no sea absorbible, el médico retirará los puntos pasada una o dos semanas luego del nacimiento del bebé.

¿Cómo cuidar la herida de la cesárea?

  • Es muy importante mantener la cicatriz limpia y seca para prevenir infecciones y favorecer la cicatrización. Utiliza agua limpia y un jabón neutro para el lavado de la herida. Seca con ayuda de una gasa dando pequeños toques.
  • Mantén la herida aireada el mayor tiempo posible. Conviene que utilices ropa de algodón holgada y evites el roce o la presión de los elásticos sobre la misma.
  • Aplica algún antiséptico sobre la herida, si así el especialista lo indica.
  • Valora a diario las características de la cicatriz en busca de signos de infección, como dolor, enrojecimiento, inflamación, cambio de color y fiebre. De observarlos, consulta con el médico.
  • Durante las primeras semanas, no hagas movimientos abdominales bruscos ni esfuerzos que afecten esta zona. Tampoco debes sumergirte en piscinas o jacuzzi hasta su cicatrización.

Es probable que sientas picor o tirantez en la zona del abdomen, producto del proceso de cicatrización. Estas molestias son normales, no obstante evita rascarte o hacer fricción en la zona.

Cuidados que favorecen la recuperación de una cesárea

A continuación, te compartiremos algunas recomendaciones para que puedas recuperarte de esta intervención quirúrgica de la mejor manera. ¡Toma nota!

1. Evita los esfuerzos

Aunque el bebé se vuelva tu prioridad y quieras estar el 100 % de tu tiempo con él, es importante que evites las actividades de esfuerzo, como cargar peso, agacharte, bajar y subir las escaleras, conducir o hacer labores con el bebé encima.

Lo ideal es que tengas la compañía de alguien cercano que te ayude con el bebé y con los quehaceres diarios. Si deseas realizar ejercicios para recuperar tu figura, los especialistas recomiendan esperar unas 6 semanas para comenzarlos. Antes de hacerlos, pide la recomendación del especialista.

2. Camina

Caminar es muy beneficioso para recuperarte. Pararse de la cama lo antes posible y caminar un poco es conveniente para la recuperación de una cesárea. Esto favorece la circulación y reduce el riesgo de trombosis. También, ayuda a mantener activo el tránsito intestinal.

En los días siguientes a la operación, intenta comenzar con caminatas cortas, de 5 o 10 minutos, acompañada, pero a tu ritmo. En las semanas próximas tu estado mejorará y podrás aumentar el tiempo y la distancia de la caminata.

3. Descansa

Así como conviene caminar unos minutos al día luego de una cesárea, el descanso igual es clave para recuperarse luego de una cesárea. El cuerpo esta pasando por un proceso complejo de volver a su estado normal luego de un embarazo y un procedimiento quirúrgico.

Este descanso incluye intentar dormir en el horario que el bebé duerme, evitar el estrés y actividades que requieran esfuerzos físicos.

4. Mantén la higiene postural

Aunque el dolor se interponga a la postura, es recomendable mantener la espalda recta al caminar o al sentarse. Asimismo, evitar doblar el abdomen para ejecutar ciertos movimientos, como agacharte.

Por otro lado, adopta una buena postura para la lactancia, pues el bebé puede ejercer presión en el área abdominal al momento de amamantarlo.

Existen posturas indicadas para amamantar luego de una cesárea que evitan que apoyes al bebé sobre tu abdomen. Estas son las siguientes:

  • Tumbada sobre el costado, con la ayuda de un cojín de lactancia o de una almohada
  • La del balón de rugby.

5. Procura mantenerte hidratada

Trata de beber 2 litros de agua todos los días, para mejorar la retención de líquidos y el estreñimiento habituales luego de este procedimiento quirúrgico. Además, esto te ayudará con la producción de leche materna.

6. Aliméntate bien

Durante las primeras semanas luego de la cesárea debes cuidar la alimentación, pues puedes sentir gases y estreñimiento. Por eso, es importante llevar una dieta ligera rica en fibras, a base de cereales, frutas, legumbres y proteínas.

7. Alivia el dolor

No cabe duda que la recuperación de la cesárea suele ser bastante dolorosa, en especial, la primera semana. Necesitaras tomar los analgésicos recomendados por el especialista que sean compatibles con la lactancia como el paracetamol o ibuprofeno.

Además, puedes intentar con una almohadilla térmica a temperatura baja o una toalla tibia sobre el abdomen pueden ayudar a aliviar este dolor.



Recupérate y disfruta tu maternidad

Cada día las cesáreas van en aumento, así como también el mejoramiento de las técnicas quirúrgicas que permiten una pronta recuperación. Eso sí, recuerda que el autocuidado es el mejor aliado en esta etapa.

En las semanas posteriores al nacimiento, mantén el contacto con el médico y con la matrona y acude a las consultas previstas. Para optimizar el cuidado postparto, se recomienda hacer encuentros con los especialistas las primeras tres semanas para una evaluación integral, estimar cómo ha sido la involución uterina y la cicatrización de la herida.

Es necesario que aclares las dudas que tengas en cuanto a este tema y que cumplas reposo recomendado por el personal sanitario.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.