Cuidados a tener en cuenta después de una cesárea

La mujer que se sometió a cesárea para traer el mundo a su hijo necesita cuidarse sobremanera, incluso, mucho más que las que pasaron por un parto vaginal. Del porqué de esta afirmación te comentamos en el presente artículo. Además, te hablaremos otros pormenores relacionados con la temática.

¿Por qué los cuidados especiales?

Porque la cesárea es básicamente una intervención quirúrgica con los peligros y las vulnerabilidades de las restantes operaciones médicas. Aunque es la alternativa que deben tomar los médicos para hacer nacer a una criatura después que aparece algún problema con el parto vaginal, no deja de tener riesgos.

Es importante comentar que la recuperación tras una cesárea es mucho más lenta que la de un parto normal. Existen féminas que pasadas algunas horas de dar a luz mediante un parto sin complicaciones pueden caminar y, prácticamente, retomar sus rutinas de vida.

depresion-posparto-500x258

En cambio, las mujeres que se someten a una cesárea necesitan semanas para recuperarse por completo.

Otro punto a destacar es que algunos expertos consideran que las incisiones en el vientre de la mujer nunca llegan a sanarse internamente, por lo que la misma, debe siempre tener en cuenta esta particularidad y evitar, por ejemplo, cargar pesos excesivos o, incluso parir, en embarazos futuros.

Los mismos cuidados que se llevan luego de una operación, son los que deben tomarse cuando una mujer pasa por una cesárea. A continuación, te hablaremos sobre ellos.

Guardar reposo sin dejar de caminar ni de mantenerse activas

Aunque luego del nacimiento de un bebé, reposo  es lo que menos guarda su mamá, hay que saber que la puérpera de cesárea reciente debe recibir el apoyo de toda la familia, tanto para contribuir con su descanso, como ayudar con las constantes atenciones que necesita el recién nacido.

Las féminas que se encuentran en este caso deben descansar lo más posible y tomar al menos una siesta durante el día, aprovechando también el sueño de su hijo. Solo de esta manera, se recuperarán mucho más pronto.

Pero bien, a pesar de que pueda parecer una paradoja, así como se recomienda que las mujeres que pasaron por una cesárea, días posteriores a la misma guarden reposo, para nada se sugiere que se sometan al pleno descanso y al sedentarismo.

El ejercicio físico que hacen al caminar las ayudará a mantener la circulación sanguínea y prevenir la formación de coágulos de sangre en su vientre.

Entonces la fórmula está en levantarse, atender a su bebé, cargarlo, amamantarlo, cambiarle el pañal y dedicar tiempo a ellas mismas andando despacio y con total paciencia; y tomar algún que otro reposo en determinado momento para no esforzarse demasiado.

cesárea cicatriz

Comer de manera sana

En plena recuperación se necesita llevar una dieta balanceada pero rica en nutrientes. Esto también incidirá favorablemente en la calidad de la leche que produzca para su hijo.

Hay que evitar los alimentos chatarra, comidas picantes y demasiado condimentadas que puedan provocar constipaciones que les haga doloroso el momento de la defecación.

No cargar peso

La recién parida que tuvo una cesárea no debe levantar peso, pero esto no quiere que no pueda cargar a su hijo. El peso de su bebé no debe hacerle ningún daño.

Estar alerta a determinadas señales

Cualquiera de los síntomas que te citamos a continuación te servirán para visitar inmediatamente a tu gineco-obstetra, porque indicarán que puedes estar presentando un problema asociado a la cesárea.

  • Fiebre
  • Dolor excesivo en la zona vaginal
  • Supuración de la cicatriz de la cesárea
  • Sangrado vaginal abundante acompañado de dolor
  • Edemas en las piernas

¿Cuáles síntomas son normales después de la cesárea?

Estimada mamá, puedes tomar como normal y no preocuparte si te aparecen los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento alrededor de la herida
  • Picor en la zona que rodea los puntos (esto es señal de que está sanando)
  • La apreciación de una gama de colores alrededor de la herida: azulado, amarillo, verdoso, lila… estas coloraciones son similares a las que aparecen luego que se recibe un golpe, por ejemplo, en las piernas. En este caso no deben preocupar a la puérpera porque están asociadas a la manipulación que tuvo esa zona durante la intervención quirúrgica.
Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar