Parto por cesárea: 3 cosas que debes saber

Macarena · 10 noviembre, 2015
Qué es el parto por cesárea, en qué casos se apela a esta práctica y cómo debe afrontarse la recuperación. Descubre en este artículo las 3 cosas que debes saber sobre el parto por cesárea.

Estás llegando al final de tu embarazo y una pregunta comienza a hacerse frecuente en toda reunión familiar o con amigas: “¿Parto natural o parto por cesárea?”. Lo cierto es que respondes lo que vienes hablando con tu médico ginecólogo, pero bien sabes que eso no significa necesariamente que se respetará a rajatabla.

Incluso en tu cabeza quedan flotando infinidad de dudas dado que uno de los debates inmediatos e infaltables tras esa pregunta son los pros y los contras tanto del parto natural como del parto por cesárea, mitos incluidos mediante, en donde llegarás incluso a replantearte cambiar la modalidad del parto.

Por eso, en este artículo de Eres Mamá te contamos en detalle en qué consiste el parto por cesárea, cuáles son los casos en los que se llega a esta instancia y qué cuidados posteriores requiere. Pon atención y apunta estas 3 cosas que debes saber del parto por cesárea.

 Parto por cesárea, ¿qué es?

El parto por cesárea consiste en un procedimiento quirúrgico que implica efectuar una abertura en el vientre de la madre que llegue al útero, de donde se extrae al bebé. Este procedimiento, realizado con la mujer despierta, puede programarse anticipadamente o realizarse de urgencia ante una complicación o imprevisto.

Para llevar a cabo esta intervención que demora como máximo una hora, los médicos procederán a anestesiar a la madre, sea con anestesia raquídea, consistente en una única dosis de efecto instantáneo, o epidural, suministrada paulatinamente a través de un tubo insertado en la espalda.

Una vez anestesiado el cuerpo desde el tórax hasta los pies, el cirujano hace una incisión a través del abdomen justo por encima del área púbica a fin de llegar a abrir el útero (matriz) y el saco amniótico para finalmente poder retirar al bebé, al cual se higieniza limpiando los líquidos de la nariz y la boca, así como cortando el cordón umbilical.

El equipo de neonatología verificará que la respiración del bebé sea normal y que otros signos vitales estén estables, mientras que el obstetra retirará la placenta para luego cerrar las incisiones. Por supuesto, la madre puede ver e incluso tener a su bebé en brazos ya en la sala de parto.

95075a226a7e466ba73d5b4864063fd4 (2)

¿En qué casos se realiza el parto por cesárea?

Son varios los motivos por los cuales una mujer embarazada puede derivar en un parto por cesárea en lugar del parto vaginal. El ginecólogo o el obstetra decidirá la modalidad de parto atendiendo no sólo las condiciones de salud y posición del bebé, sino también los partos anteriores de la mujer y su historia clínica.

Como ya hemos dicho, los médicos pueden indicar un parto por cesárea ante una emergencia o bien pueden programarla previamente. Atentas, pues los casos en los que se recurre a este procedimiento son los que se detallan a continuación.

Casos de parto por cesárea programado:

  • Si tuviste anteriormente una cesárea “clásica” con corte uterino vertical (poco frecuentes) o más de una cesárea dado que son factores capaces de incrementar el riesgo de una ruptura de útero durante el parto vaginal.
  • Si has sufrido alguna otra cirugía uterina, como una miomectomía (extracción de fibromas).
  • Cuando el niño viene de nalgas o está de costado.
  • Puede acudirse a un parto por cesárea si el bebé presenta alguna enfermedad o anomalía fetal que lo ponga en peligro frente al parto vaginal.
  • Cuando esperas más de un bebé. Algunos gemelos pueden nacer por parto vaginal, pero siendo trillizos o más bebés los que vienen en camino, será imperioso realizar un parto por cesárea).
  • Si se espera un bebé muy grande, especialmente cuando eres diabética, o en caso de que hayas tenido otro bebé de igual tamaño o menor que sufrió traumatismos graves durante el parto vaginal.
  • En casos de placenta previa, es decir, cuando la misma se encuentra abajo en el útero, llegando a cubrir el cuello uterino.
  • Cuando una obstrucción, como un fibroma, complica el parto vaginal.

Casos de parto por cesárea de emergencia

  • Cuando se produce un desprendimiento prematuro de la placenta de la pared uterina.
  • Cuando el cuello del útero interrumpe su dilatación o el bebé no desciende por el canal del parto, mientras que los intentos por reanudar el proceso no resultan.
  • La frecuencia cardiaca basal del bebé no es alentadora para el médico.
  • Se deriva en un parto por cesárea cuando hay cordón umbilical prolapsado, es decir que se desliza por el cuello del útero pudiendo cortar el suministro de oxígeno al bebé.

Recuperación y cuidados tras un parto por cesárea

e4f2dd1f5d408c298e78f3477e5e6634

Tras el parto por cesárea, la lenta recuperación de la mujer necesita gran cuidado: la internación de la madre se prolonga hasta los 4 días, es imperioso cuidar la cicatriz para evitar infecciones e incluso es menester el reposo en casa por cuatro semanas. Por eso, es fundamental obtener ayuda para tu cuidado y el de tu bebé.

Inicialmente sentirás dolor al estornudar, toser o al realizar cualquier acción que conlleve cierta presión en el abdomen. Ten calma y usa las manos o una almohada para sostener la incisión cuando reías, tosas o estornudes. Pues este malestar pasará prontamente y al ver a tu bebé comprenderás que todo ha valida la pena.

Puedes sentir también malestar por la acumulación de gases los dos días posteriores al parto por cesárea. Esto se debe a que los intestinos están perezosos después de la cirugía. Puede ayudarte salir a dar unas vueltas por el pasillo de manera tal que tu sistema digestivo se ponga nuevamente en acción.

Seguramente te indicarán analgésicos para paliar el dolor y algún fármaco que facilite ir de cuerpo, además de aconsejarte una buena hidratación que evite el estreñimiento. Con el tiempo verás que esa pequeña incisión se tornará imperceptible y que las molestias serán sólo un recuerdo de la batalla que trajo la mayor alegría.