11 recetas de helados para bebés

Entre las recetas de helados para bebés, encontrarás múltiples maneras de hacer la alimentación complementaria algo saludable y delicioso. Descubre lo que tu bebé necesita.
11 recetas de helados para bebés
María Patricia Piñero

Escrito y verificado por la nutricionista María Patricia Piñero.

Última actualización: 10 octubre, 2023

A partir de los 6 meses, buscamos opciones nutritivas para la alimentación de nuestros bebés. En ese sentido, ¿sabías que los helados son una elección que puede aportar variedad a su dieta complementaria?

En este artículo, te ofreceremos recetas de helados nutritivos para bebés y te informaremos sobre su seguridad y los mejores ingredientes. Pero recuerda que siempre es recomendable consultar con el pediatra antes de introducir nuevos alimentos en la dieta de tu pequeño.

Recetas de helados caseros para bebés

Desde los 6 meses en adelante, estos helados te permitirán introducir nuevos ingredientes en la dieta de tu bebé, complementando la leche materna con opciones nutritivas y saludables, de acuerdo con las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría.

1. Paleta de leche materna (3 a 4  porciones)

Ingredientes

  • 1 taza de leche materna.
  • 2 onzas de variedad de frutas en trozos pequeños (kiwi con fresas).

Paso a paso

  1. Vierte la leche materna en moldes para paletas que contengan pequeños trozos de kiwi y fresa.
  2. Llévalos al congelador y espera al menos 4 horas para el siguiente paso.
  3. Cuando comiencen a formarse los primeros cristales de hielo, introduce el palo de la paleta en cada molde.
  4. Vuelve a congelar hasta que las paletas estén completamente sólidas.



2. Helado de kéfir y avellanas (4 a 6 raciones)

Ingredientes

  • 1 huevo.
  • ½ litro de kéfir.
  • ½ taza de leche.
  • 5 avellanas trituradas.
  • ¼ taza de fresas limpias.
  • 5 cucharadas de sirope de agave.

Paso a paso

  1. Mezcla el huevo con el sirope de agave hasta que estén bien integrados.
  2. Lleva esta mezcla a baño maría durante 10 minutos, revolviendo constantemente. Luego, deja enfriar.
  3. Añade la leche a la mezcla de huevo y sirope. Bátela con cuidado.
  4. Incorpora el kéfir y mezcla de manera suave y envolvente.
  5. Es el momento de agregar las avellanas trituradas.
  6. Limpia las fresas y procésalas en la licuadora. Luego, agrégalas a la mezcla.
  7. Vierte toda la mezcla en los moldes de helado y llévalos al congelador durante 5 horas.
  8. Cada hora, remueve la mezcla en los moldes para evitar que se formen grandes cristales de hielo.
  9. Siguiendo estos pasos, tendrás listo tu delicioso helado de kéfir y avellanas. ¡Disfrútalo junto a tu bebé!

3. Helado de aguacate

Ingredientes

  • 1 cucharadita de vainilla.
  • 1/3 taza de leche de coco sin azúcar.
  • 2 cucharaditas de mantequilla de maní.
  • 5 fresas maduras y troceadas a la mitad.
  • 2 plátanos maduros troceados en rodajas.
  • ½ aguacate sin semilla y cortado en trozos pequeños.

Paso a paso

  1. Coloca todos los ingredientes en un procesador de alimentos y licúa hasta obtener una mezcla suave y homogénea.
  2. Transfiere la mezcla al congelador y déjala reposar durante 1 hora.
  3. Después de 1 hora, retira la mezcla y revuelve vigorosamente con un tenedor o varillas para romper los primeros cristales de hielo.
  4. Vuelve a colocar la mezcla en el congelador y déjala reposar por otra hora antes de repetir el proceso de mezcla.
  5. Continúa con este ciclo de una hora de congelación seguida de mezcla durante un total de 6 horas.
  6. Después de este tiempo, habrás logrado la consistencia cremosa perfecta para el helado.

En caso de que después de 24 horas de congelación el helado esté demasiado duro, déjalo reposar a temperatura ambiente antes de servirlo al bebé. ¡Disfruta de este saludable y delicioso helado de aguacate junto a tu pequeño!

4. Helado de coco y piña (8 porciones)

Ingredientes

  • 1 piña mediana.
  • 2 tazas de leche de coco.

Paso a paso

  1. Pela y corta la piña en trozos pequeños.
  2. Coloca los trozos de piña en una licuadora y agregar la leche de coco.
  3. Licua durante 5 minutos o hasta obtener un puré uniforme.
  4. Vierte la mezcla en un recipiente para congelar y llévalo al congelador durante 4 horas.
  5. Cada hora, remueve la mezcla para lograr una consistencia cremosa.

Si tienes una máquina para helados, solo vierte la mezcla, enciéndela y luego extrae el cremoso helado para guardarlo en el congelador.

5. Helado de cerezas y yogur (8 porciones)

Ingredientes

  • ½ kilo de cerezas.
  • 1 taza de yogur griego.
  • ¼ taza de miel o jarabe de agave.

Paso a paso

  1. Lava y deshuesa las cerezas.
  2. Congela las cerezas junto con el yogur.
  3. Una vez congelados, coloca todo en una licuadora junto con el agave y bate hasta obtener una consistencia cremosa.
  4. Ahora es el momento de servir.

6. Sorbete de plátano y mango (4 a 6 porciones)

Ingredientes

  • 1 mango mediano.
  • 2 plátanos pequeños.
  • 2 cucharadas de leche materna o fórmula.

Paso a paso

  1. Lava y pela las frutas.
  2. Córtalas en trozos pequeños de aproximadamente 2 centímetros de espesor y ponlas en el congelador.
  3. Una vez congeladas, coloca las frutas en una batidora y mézclalas junto con la leche hasta obtener la consistencia deseada para el sorbete.
  4. Sirve en un bol pequeño y disfruta de este sorbete de plátano y mango con tu pequeño.



7. Yogur helado de crema de naranja (6 a 8 porciones)

Ingredientes

  • 2 naranjas.
  • ½ cucharadita de vainilla.
  • 2 tazas de yogur griego natural.
  • ¼ taza de miel o jarabe de arce como endulzante.

Paso a paso

  1. Lava bien las naranjas y córtalas por la mitad.
  2. Exprime el jugo en una taza grande y agrégale el yogur, la vainilla y el endulzante.
  3. Mezcla todos los ingredientes con una cuchara hasta obtener una consistencia uniforme.
  4. Vierte la mezcla en un recipiente para congelar.
  5. Consérvalo en el congelador durante toda la noche o hasta que solidifique y guarda las mitades de la naranja en el refrigerador.
  6. Para servir, sácalo del congelador al menos media hora antes.
  7. Puedes colocarlo en la mitad de cada naranja. ¡Listo para disfrutar!

8. Helado cremoso de mango con chía (6 porciones)

Ingredientes

  • 1 cucharada de semillas de chía.
  • 2 plátanos medianos, congelados.
  • 2 tazas de mango, en cubos congelado.

Paso a paso

  1. En una licuadora de alta velocidad, agrega el plátano y el mango congelado.
  2. Enciende la licuadora a la velocidad más alta y, con un pisón, ve presionando la mezcla hasta que se forme una crema agradable.
  3. Sirve el helado en un bol y añade las semillas de chía. ¡Disfruta!

9. Helado de espinaca

Ingredientes

  • ¼ taza de miel.
  • 2 ½ taza de espinacas.
  • 2 tazas de cubitos de hielo.
  • 2 cucharadas de esencia de vainilla.
  • 1 taza de leche materna, fórmula o de crecimiento.

Paso a paso

  1. Coloca las hojas de espinaca en un colador y lávalas bien bajo el grifo. Luego, vierte agua caliente a unos 60 grados centígrados para ablandarlas.
  2. Deja enfriar y agrega las espinacas a la jarra de la licuadora.
  3. Añade la leche, la miel, la esencia de vainilla y los cubitos de hielo.
  4. Licúa todos los ingredientes hasta que se integren bien.
  5. Lleva la mezcla a un recipiente para congelar y guárdala en el congelador durante 5 horas.
  6. Antes de servir, déjala a temperatura ambiente durante unos minutos para que se ablande.
  7. Sírvela en un cono para helado o en un bol para que el más pequeño la disfrute. ¡Buen provecho!

10. Paletas de pera y aguacate (4 unidades)

Ingredientes

  • 1 pera mediana sin piel.
  • 1 aguacate pequeño sin semilla.

Paso a paso

  1. Retira la piel del aguacate, córtalo en trozos y colócalo en la licuadora.
  2. Extrae el corazón de la pera y córtalo en cubos pequeños. Agrégalo a la licuadora.
  3. Licua hasta obtener un puré.
  4. Llena los moldes de paletas hasta la mitad.
  5. Congela durante 3 horas antes de introducir la paleta en el molde.
  6. Luego, vuelve a congelar durante 3 horas más.
  7. ¡Están listas para degustar!

11. Helado de durazno y almendras (4 a 6 porciones)

Ingredientes

  • 2 cucharadas de miel.
  • 1 cucharada de almendras trituradas.
  • ½ taza de leche de almendras congelada.
  • 1 ½ taza de duraznos picados y congelados.

Paso a paso

  1. Coloca los duraznos congelados sin piel en la licuadora.
  2. Agrega la leche y las almendras trituradas.
  3. Añade la miel y licúa hasta que la mezcla quede cremosa.
  4. Si lo consideras necesario, puedes agregar más leche.
  5. Sirve de inmediato. Se aconseja no volver a congelar, ya que podría perder su consistencia cremosa.

Con estas recetas de helados para bebés que te acabamos de dar, podrás introducir una variedad de sabores y texturas en la dieta de tu bebé, convirtiendo la alimentación complementaria en una experiencia deliciosa y nutritiva. Además, al utilizar ingredientes frescos y naturales, estarás brindándole a tu pequeño los nutrientes esenciales para su crecimiento y desarrollo.

¿Son seguros los helados para los bebés?

Según lo señala la organización Food Safety and Inspection Service de Estados Unidos, los alimentos congelados se consideran seguros, ya que evitan el crecimiento de bacterias que pueden causar enfermedades y preservan la calidad de los nutrientes.

Por lo tanto, podemos incluir helados en el menú de los bebés como una opción segura y duradera. Por supuesto, es importante seguir las recomendaciones de higiene para cada ingrediente utilizado.

¿Cuáles son los mejores ingredientes para los helados del bebé?

Las recetas de helados para bebés deben incluir ingredientes frescos, naturales, nutritivos y saludables. Algunos alimentos que podrías considerar son los siguientes.

  1. Lácteos: es aconsejable utilizar leche materna, fórmulas lácteas o leches de crecimiento adecuadas a la etapa del bebé. El yogur y el kéfir también son buenas opciones lácteas.
  2. Fórmulas o bebidas vegetales: expertos indican en la revista Foods que estas bebidas pueden incorporarse como cualquier otro alimento en la dieta del bebé. Algunas opciones son las leches de almendras, garbanzos, soja, arroz, coco, avena, entre otras.
  3. Frutas: los ingredientes más versátiles. Se recomienda usar frutas de temporada con un sabor dulce para evitar la necesidad de añadir azúcar. Las frutas también aportan fibra, vitaminas y minerales.
  4. Hortalizas: verduras de hojas verdes, como espinacas, calabacín, calabaza, pepino, zanahoria, remolacha y otras verduras son una opción acertada para los helados.
  5. Grasas saludables: puedes utilizar mantequilla de maní o aguacate, que proporcionan ácidos grasos omega-9, similares a los del aceite de oliva. Los frutos secos triturados también contienen ácidos grasos omega-3 y omega-6.
  6. Edulcorantes naturales: evita el uso de azúcar añadido. En su lugar, se recomienda la miel o siropes naturales como el de agave, arce, dátiles, estevia o azúcares presentes de forma natural en las frutas.
  7. Toppings: frutos secos triturados, semillas de chía, trozos de fruta, coco rallado, canela, chocolate oscuro rallado, entre otros, son opciones recomendadas como toppings.

Recuerda siempre consultar con el pediatra sobre la elección de ingredientes, ya que algunos, como el maní, son alergénicos y la miel se recomienda después del primer año de vida del bebé.

Las recetas de helados para bebés son un buen complemento para la dieta

Estas recetas son ejemplos de lo que podemos lograr al combinar nuevos ingredientes en la alimentación del bebé. La idea es preparar helados que le proporcionen los nutrientes necesarios para un buen crecimiento y desarrollo.

Con la lista de ingredientes, tendrás la flexibilidad para crear tus propias combinaciones. No obstante, como mencionamos anteriormente, es fundamental consultar siempre al pediatra y al nutricionista para que te ayuden a idear otras mezclas y nuevos helados exclusivos para tu bebé.

Te podría interesar...
Recetas para elaborar helados en casa
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Recetas para elaborar helados en casa

Los helados caseros no tienen nada que envidiar a los industriales, ni en sabor, ni en textura. Por otro lado, tienen más nutrientes.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.