4 recetas divertidas con espinacas

¿Eres amante de la cocina? ¿O prefieres más bien recurrir a los platos rápidos y sencillos? En cualquiera de los dos casos, aquí tienes las mejores recetas para hacer con espinacas y alentar a tus hijos a incorporar vegetales en su alimentación.

Lograr que los niños coman vegetales suele ser una ardua tarea para los padres. Sin embargo, hay algunos trucos que podemos utilizar para que, casi sin darse cuenta, terminen comiéndolos y hasta disfrutándolos. ¿Cómo? Te invitamos a leer las siguientes recetas divertidas con espinacas para obtener las mejores ideas.

El hecho de que los niños odien las verduras no es ninguna noticia. Que haya padres terriblemente preocupados por los efectos que esto puede tener en su salud, tampoco.

Algunos por el sabor, otros por la apariencia, y varios simplemente porque “no les gusta”, los pequeños rechazan incorporar vegetales a su dieta.

Esto, en gran parte, tiene una explicación lógica. Desde pequeños sentimos mayor atracción por determinados sabores, como los dulces. Por el contrario, casi como una forma de defensa, rechazamos los amargos, como algunas verduras. Esto se debe a un mecanismo de defensa de los bebés, que relacionan lo amargo con un “veneno”.

Sin embargo, hay formas de dar vuelta la situación. Una de las mejores es incorporarlas en recetas divertidas y fáciles de hacer. A continuación, te mostramos algunas.

4 recetas divertidas con espinacas

La alimentación no es solo una experiencia que tenga que ver con gustos y olores. También influyen los demás sentidos. La vista, sin dudas, es el más predominante.

Esto hace que, muchas veces, el mismo elemento presentado de forma distinta a la habitual, termine causándonos mejor impresión.

Precisamente, estas recetas divertidas con espinacas tienen ese fin. La idea es presentar este vegetal de manera distinta e involucrar al niño en su preparación para que se sienta más partícipe del proceso.

1.- Tortitas de espinacas

Primero, deberás hervir las espinacas. Luego, escúrrelas y exprímelas. Añade 2 huevos, 50 gramos de harina, 50 mililitros de leche y sal y pimienta a gusto y mezcla todo.

Finalmente, cocina las tortitas que formes con estas mezclas en una sartén con aceite hasta que se doren de ambos lados. Puedes servirlas frías o calientes y quedan muy bien acompañadas de cualquier salsa.

“Desde pequeños casi como una forma de defensa rechazamos los sabores amargos, como algunas verduras”

2.- Ñoquis de espinaca

A todo el mundo le gustan los ñoquis, también conocidos como gnocchi. Este típico plato italiano presenta una forma y textura ideal para “disimular” los ingredientes que queramos introducir sin que el niño se dé cuenta. De hecho, el tono verde de la espinaca puede llegar a gustarle todavía más.

Las recetas divertidas con espinacas motivarán a los niños a comer vegetales.

Para hacerlos, debemos, en primer lugar, hervir, colar y condimentar las espinacas (aproximadamente 600 gr.). Después debemos licuarlos. Luego, hervimos un kilo de patatas (preferiblemente con piel), las pelamos y luego las hacemos puré.

Una vez hecho esto, mezclamos la espinaca licuada con el puré de patatas y agregamos 150 gr. de harina hasta obtener una masa homogénea.

Finalmente, les damos la forma como a los ñoquis tradicionales y los cocinamos de igual modo. ¡A los niños les encantarán!

3.- Albóndigas de espinacas

Una de las recetas divertidas con espinacas más sencillas, ideal para que los niños participen en su elaboración.

Como siempre, debemos colocar 400 gr. de carne mixta en un bol junto con las espinacas picadas (puedes hacerlo con la picadora de la batidora) y un huevo.

Por otro lado, colocaremos dos rebanadas de pan (la parte blanda) en leche hasta que la absorba. Luego, las sumamos también al bol.

Tras mezclar todo, procedemos a darles forma a las albóndigas. Las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado y, ahora sí, las freímos. Posteriormente puedes cocinarlas a fuego lento en una olla pequeña con caldo de verduras. Como guarnición, tú eliges: arroz blanco, salsa de tomate o salsa blanca.

Consejo: si prefieres la carne blanca, puedes hacer este mismo proceso para lograr albóndigas de espinacas y pollo. ¡Serán una gran combinación!

Las albóndigas de espinacas y pollo son una excelente oferta para los niños.

4.- Pasta con salsa pesto de espinacas

Esta es otra de las recetas divertidas con espinacas que le agradará mucho a tu pequeño. ¿Por qué? Simplemente porque a todos los niños les gusta la pasta. Si las combinas con esta exquisita salsa, difícilmente notarán que están incorporando vegetales a su alimentación.

¿Cómo hacerla? En lugar de hacer la salsa pesto con albahaca, como es la manera tradicional, la haremos con espinacas. Después de haber hervido unos 200 gr. de espinacas frescas, la licuamos junto con 30 gr. de nueces peladas, 30 gr. de almendras peladas, 60 gr. de queso parmesano y 1 cucharada de zumo de limón.

Una vez adquirida la consistencia del pesto, sala y condimenta a gusto. Cocina la pasta por otro lado y ¡listo! Una receta más que fácil y muy nutritiva para tus hijos.

Si bien las recetas que aquí detallamos están centradas en la incorporación de espinacas, puedes probarlo también con otros vegetales. Lo principal es agregar variedad y sumar nutrientes a la dieta de tu hijo. Además, puedes invitarlo a que se sume a la preparación (siempre bajo vigilancia) y disfrutar de un gran momento juntos.

Categorías: Recetas divertidas Etiquetas:
Te puede gustar