9 razones por las que los niños pueden tardar en caminar

Pueden ser muchas y variadas las razones por las que los niños pueden tardar en caminar. No todos los niños tienen el mismo nivel de desarrollo y, por tanto, no empiezan a caminar en el mismo momento. Te contamos algunas de las razones por las que tardan en hacerlo.
9 razones por las que los niños pueden tardar en caminar
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 16 enero, 2022

Hay niños que pueden tardar en caminar sin que haya ningún problema médico que se los impida. En la mayoría de las ocasiones, esta demora en comenzar a andar sólo se debe a que van un poco más despacio que el resto. Aun así, muchos padres se preocupan cuando los primeros pasos se hacen esperar. En este artículo te vamos a explicar algunas de las razones que justifican este desfasaje.

Alrededor de los 12 meses, la mayoría de los niños comienzan a dar sus primeros pasos sin ayuda. Esto no quiere decir que todos los niños comiencen a caminar al mismo tiempo, pues hay que tener en cuenta que cada niño es único y así también su desarrollo psicomotor.

Entonces, ¿cuáles pueden ser las razones de este retraso? Te lo contamos en este artículo.

Cuestiones a tener en cuenta por las que un niño puede tardar en caminar

Antes de explicarte las razones por las cuales un niño tarda más en caminar, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos del desarrollo normal:

  • Por lo general, los niños empiezan a caminar entre los 10 y los 18 meses.
  • Cada niño tiene un ritmo diferente, por eso unos lo logran antes y otros, después.
  • A pesar de las variaciones esperables, si un pequeño se retrasa demasiado en comenzar a caminar, lo recomendable es llevarlo al pediatra para que lo valore y lo examine. De esta manera, se podrán detectar aquellas condiciones médicas que justifiquen esta demora en los primeros pasos.

Algunas razones por las que los niños pueden tardar en caminar

Después de tener claro lo antedicho, vamos a conocer las razones que pueden justificar la demora en el inicio de la deambulación.

1. El bebé es un experto en el gateo

Hay pequeños que se manejan tan bien con el gateo que no tienen necesidad de empezar a caminar. Pues así llegan a donde quieren y, además, se sienten más seguros. Tómatelo con calma, ya que poco a poco y a su ritmo, echará a andar.

Niña aprendiendo a gatear en el suelo.

2. El bebé tiene un carácter tranquilo

Cuando el niño es tranquilo, se conforma con lo que tiene a su alcance y no tiene prisa por investigar el resto del entorno. Suele pasarse ratos largos sentado con sus juguetes y se entretiene muy bien solito.

Esto no tiene que preocuparnos porque, conforme pasen los meses, su curiosidad aumentará y empezará a caminar.

3. Es un niño temeroso

Si tu pequeño es un niño miedoso, lo más normal es que le cueste lanzarse a caminar. Probablemente se sienta más seguro con el gateo o agarrándose de los objetos cuando está de pie. Hay niños más atrevidos que comienzan a caminar antes, mientras que a los niños temerosos les suele costar un poco más soltarse.

4. Se llevó un susto cuando intentó caminar

Algunos niños suelen lanzarse a caminar antes de estar realmente preparados y esto les deja una sensación negativa.

Es normal que si tu hijo ha tenido una mala experiencia al empezar a andar, se frene y le coja miedo a intentarlo. Cuando vea que ya puede hacerlo de forma segura, se irá soltando poco a poco. Mientras tanto, preferirá mantenerse en lo seguro.

5. Su progreso en el desarrollo psicomotor es más lento

No se puede establecer un tiempo exacto en el que el bebé tiene que comenzar a andar solo sí o sí. Unos empiezan a hacerlo a los 10 meses y otros no lo hacen hasta los 15 o 18 meses; ambas edades están dentro de lo normal.

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo diferente y por eso, madura en distinto momento. Puede que nuestro hijo haya tenido un desarrollo psicomotor más lento que otro desde su nacimiento y esto no tiene por qué preocuparnos. A la larga, lo logrará.

Eso sí, si vemos que tarda en hacerlo más de lo normal, debemos consultarlo con el pediatra para descartar cualquier problema que le impida cumplir esta pauta.

6. Es un bebé prematuro

Los bebés prematuros suelen tener un desarrollo más lento que los nacidos a término. Por eso, puede ser totalmente esperable que tarden un poco más en empezar a caminar.

7. Existen causas genéticas

Puede que alguno de los padres, o incluso ambos, hayan demorado en empezar a caminar. Muchas veces, algunos rasgos del desarrollo se transmiten de generación en generación.

8. El bebé recibe poca estimulación

Un bebé con falta de estimulación, que siempre está atado a su trona o a su carrito y que pasa mucho tiempo en sitios cerrados, puede no sentir la necesidad de explorar el mundo y así retrasar el deseo de empezar a caminar.

Para evitarlo, lo mejor es estimular a los niños desde pequeños, dejándolos solos en el piso con algunos juguetes cerca, pero fuera de su alcance.

bebe piso suelo pelotas gateo desarrollo madurativo fisico infancia

9. Si siempre ha recibido ayuda

Si el niño siempre anda agarrado de la mano de mamá o de su papá, se acostumbrará a esto y no querrá soltarse para caminar solo.

Sobre las razones por las que los niños pueden tardar en caminar

Como has visto, estas son algunas de las razones por las que los niños pueden tardar en caminar. En la mayoría de los casos no debemos preocuparnos por ellas, pero si vemos que esta pauta se demora demasiado es prudente consultarlo con el pediatra. El profesional podrá valorar si se trata de algún problema en su desarrollo psicomotor.

Te podría interesar...
Ayuda a tu bebé en el desafío de aprender a caminar
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Ayuda a tu bebé en el desafío de aprender a caminar

Que tu hijo aprenda a caminar requiere de tu apoyo, atención y cuidado, y también que tomes algunas precauciones para que este desafío le resulte s...



  • Guachamín Simbaña, J. T. (2018). 
  • Revisión bibliográfica del efecto de la estimulación motriz gruesa en niños y niñas de 8 a 12 meses con retraso en el gateo
  •  (Bachelor's thesis, Quito: UCE). Gómez Gómez, A. (2012). Programa de estimulación temprana en niños y niñas de alto riesgo en retraso en el desarrollo psicomotor comprendidos entre 0 a 12 meses de edad.
  • https://repositorio.una.ac.cr/handle/11056/11415