"Mamá velcro": cuando tu bebé no quiere alejarse de ti

Algunos niños experimentan durante su primer año de vida un apego natural hacia su mamá. ¿Pero qué sucede cuando se extiende más de lo normal?
"Mamá velcro": cuando tu bebé no quiere alejarse de ti
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli.

Última actualización: 08 abril, 2022

De seguro alguna vez has escuchado hablar acerca de los populares términos “mamá velcro”, “mamá koala” o “mamá canguro”. Diferentes adjetivos que reflejan un inconveniente muy común durante de los primeros años de infancia de los hijos: la necesidad de estar todo el tiempo al lado de sus madres.

Frases como: “mi bebé solo se calma cuando soy yo quien lo cargo”, “tengo que estar al lado de mi hijo todo el tiempo para que no llore” o “mi pequeño nunca me deja sola”, son frecuentes en el vocabulario de una “mamá velcro”.

Sin embargo, este tipo de comportamiento sucede por razones específicas que necesitan ser tratadas oportunamente, a fin de evitar el desarrollo de un apego extremo.



La ansiedad de separación es el origen de la “mamá velcro”

Es natural que los recién nacidos y los bebés pequeños sientan una empatía y un vínculo muy fuerte hacia su mamá. Ya que, al final del día, es la persona con la que suelen pasar más tiempo y, además, en su voz, en su olor y en su calor encuentran la protección y el afecto que necesitan para el día a día.

Sin embargo, hacia el octavo mes, los niños empiezan a manifestar un fenómeno conocido como: ansiedad de separación.

Durante este tiempo, los bebés suelen sentir angustia y miedo al estar separados de sus figuras de apego (generalmente, de la madre) ya que interpretan el despegue como una amenaza para su seguridad y supervivencia.

Y a pesar de que con el paso de los meses los pequeños empiezan a interactuar con otras personas, como sus tíos o abuelos, en general es en brazos de la madre donde encuentran ese lugar de paz. Así que no es de sorprender que algunos hijos sientan un apego más fuerte hacia su mamá durante sus primeros meses de vida.

Consejos para evitar ser una “mamá velcro”

La ansiedad de separación es un hito normal del desarrollo y ocurre durante el primer año de vida, tal como lo explica la psicóloga Kathleen Stassen en su obra Psicología del desarrollo. Infancia y adolescencia. No obstante, puede llegar a ser una rutina extenuante para los padres cuando sus pequeños dependen de la presencia materna todo el día.

Estos son algunas recomendaciones que puedes empezar a implementar con tu pequeño para evitar convertirte en una “mamá velcro”.

Bebé agarrando el dedo de su madre, su principal figura de apego.
El apego seguro es una de las mejores estrategias para acompañar a los hijos en las crisis normales del desarrollo.

1. Promueve el apego seguro

Estar presente cuando tu hijo te necesita para cubrir sus necesidades afectivas es esencial, sobre todo si tu objetivo es criar un niño feliz y promover el apego seguro. Dale la seguridad de que siempre estarás a su lado cuando lo necesite y que nunca se te pasará por la cabeza la idea de abandonarlo.

2. Avísales con amor de tu ausencia

Cuando los papás se van sin avisarle a sus hijos, nada más generan en ellos ansiedad, miedo y estrés. Para evitar estas confusiones innecesarias, lo mejor es avisarles con cariño que se ausentarán por un par de minutos. Pero que no se preocupen, porque volverán más pronto de lo que piensan.

3. Despídete brevemente

Si sabes que tu hijo tiende a ponerse triste al momento de irte, procura hacer las despedidas cortas y no prolongar la situación sin sentido. Puedes ayudarte de un juguete o de alguna distracción que lo haga feliz y avisarle que regresarás muy pronto. Y sobre todo, que esté tranquilo y que se porte bien en tu ausencia.



4. Normaliza la ausencia

Recuerda que tu lenguaje corporal y la manera en la que dices las cosas es primordial a la hora de comunicarte con los niños pequeños, ya que pueden tomar ciertas actitudes como signos de alarma.

Por eso, a la hora de despedirte, mantente tranquila y con una actitud serena y positiva. Esto le dará confianza a tus hijos y la certeza de que su mamá volverá muy pronto.

5. Favorece la autonomía

Está bien que como madre atenta que eres quieras suplir todas las necesidades de tus hijos. Sin embargo, a medida que crecen, enséñales poco a poco a valerse por sí mismos, para que no siempre dependan de tus cuidados y afectos.

Todo ese esfuerzo favorecerá al desarrollo de su autoestima y de la confianza necesaria para enfrentarse a nuevos retos.

6. Recuerda que es una etapa pasajera

Como mencionamos con anterioridad, la ansiedad de separación es una crisis normal que ocurre durante el primer año de vida. Así que ten presente que estas exigencias emocionales son pasajeras y bríndale a tus pequeños el afecto y cariño que necesitan para atravesarla.

Madre con su bebé explorando el salón de casa.
Poco a poco, este miedo pasará y ellos aprenderán a confiar incondicionalmente en el amor de su mamá.

Ser una “mamá velcro” es normal durante el primer año

Las mamás son el pilar fundamental del afecto al que la mayoría de los niños acuden para sentirse seguros y protegidos.

No obstante, ten presente que ser una “mamá velcro” a causa de la ansiedad de separación solo es normal hasta el primer año de vida, o máximo hasta los 18 meses.

Por eso, recuerda nuestros consejos e intenta brindarles a tus pequeños las herramientas emocionales necesarias para que confíen en tu amor sincero y puedan permanecer tranquilos durante tu ausencia.

Te podría interesar...
Cómo aliviar la ansiedad por separación en los niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo aliviar la ansiedad por separación en los niños

Cuando los niños pasan por la ansiedad por separación lo pueden pasar realmente mal, por este motivo es necesario saber cómo aliviarlo.