La importancia de las legumbres en la dieta infantil - Eres Mamá

La importancia de las legumbres en la dieta infantil

Consumir legumbres todas las semanas es básico para mantener una dieta equilibrada. Pero a los niños y las niñas no les suelen gustar las legumbres y seguro que tienes problemas cuando se las pones para comer a tus hijos. Seguro que más de una vez tus hijos se han quejado de que pongas otra vez lentejas o garbanzos.

Pero las legumbres son uno de los alimentos básicos de la dieta mediterránea y  no deben faltar en ninguna dieta y menos en la de nuestros hijos. Las legumbres son ricas en hierro, vitaminas, hidratos de absorción lenta, fibra y proteínas. Además también aportan calcio y ácido fólico, muy importantes para su dieta.

Los niños siempre están en constante actividad y las legumbres son un buen alimento ya que les ayudará a cubrir sus necesidades diarias. Un alimento que les aporta el hierro y vitaminas necesarios para su actividad diaria.

legumbres

Las legumbres en nuestra dieta

Debido al ritmo tan rápido que llevamos habitualmente en nuestra vida diaria, solemos abusar en nuestras comidas de las proteínas animales. Nuestros hijos suelen tomar mucha carne, alimentos ricos en hidratos de carbono como pasta y arroz y muchos dulces.

Muchas veces, quizás porque sabemos que no les suelen gustar, no solemos dar a nuestros hijos a menudo legumbres. Pero no nos tenemos que olvidar que las legumbres son importantes para una alimentación sana y equilibrada para los niños y los adultos y no tenemos que cometer el error de olvidarnos de ellas.

Muchos pediatras y nutricionistas recomiendan tomarlas como mínimo dos veces a la semana. Incluso también recomiendan si es posible consumir legumbres de tres a cuatro veces a la semana.

No lo dudes e incluye las legumbres en el menú familiar semanal. Su consumo nos ayuda a complementar un dieta sana y equilibrada y a ayudan a prevenir enfermedades tan importantes como la diabetes y el cáncer de colon. También incluirlas en la dieta ayuda a prevenir la obesidad infantil.

Las legumbres que consumimos normalmente en la dieta mediterránea son las lentejas, las judías y los garbanzos. De hecho son alimentos básicos de nuestra dieta mediterránea y están presentes en platos tradicionales como la fabada asturiana o las lentejas con chorizo. Pero también son legumbres los altramuces, los cacahuetes o los guisantes. Con los guisantes por ejemplo podemos cocinar platos que seguro que les gustarán a nuestros hijos como los guisantes con jamón.

Beneficios de las legumbres

Entre los numerosos beneficios que aportan hay que destacar  que son una buena fuente de proteínas. Además si combinamos las legumbres con alimentos ricos en cereales como pueden ser la pasta o el arroz, se pueden convertir en una fuente también de metionina.

Este aminoácido esencial destaca por su altísimo contenido en azufre, un mineral beneficioso para el buen mantenimiento de la piel, el pelo y las uñas que es fundamental para sintetizar tanto taurina como cisteína. Estas combinaciones de legumbres y cereales se pueden encontrar en muchos platos tradicionales de la dieta mediterránea como las lentejas estofadas con arroz o el  cocido madrileño que combina los garbanzos con los fideos.

Otro de sus beneficios es que son bajas en grasa pero ricas en minerales y vitamina B. También son alimentos que aportan mucho hierro, que es muy importante para la alimentación de los niños. Las legumbres son un alimento estupendo para prevenir o tratar la anemia y con un bajo aporte calórico.

Las legumbres aportan además mucha fibra a nuestra dieta lo que es muy importante para niños con problemas de estreñimiento. Comer dos veces a la semana legumbres nos garantiza un buen funcionamiento de nuestro sistema digestivo y de nuestros hijos.

legumbres

Recetas divertidas con legumbres

En cuanto comienza la época de frío las legumbres se convierten en un alimento fundamental. No solo por sus amplias características nutricionales sino también por la variedad de platos que podemos preparar.

Platos tradicionales de cuchara como la fabada asturiana, el cocido madrileño o las fabes con almejas. Pero también podemos echar a volar la imaginación y ofrecerles ensaladas de lentejas, purés de legumbres, hamburguesas de lentejas, sopa de fideos con garbanzos o alubias o arroz con frijoles.

No son son un alimento muy completo de cara a las estaciones de frío sino que también se pueden combinar en frescas ensaladas para los meses de calor. Comer de dos a cuatro veces legumbres es muy recomendable para todos los niños y seguro que les ayudará a mantener una dieta equilibrada y saludable.