La importancia de seguir aprendiendo en vacaciones

14 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Seguir aprendiendo durante las vacaciones es posible y necesario para los niños. Hoy vamos a ver su importancia.

Durante las vacaciones escolares, sobre todo las de verano, suele pasar que nuestros hijos, si no continúan con alguna actividad de aprendizaje, vivan un descenso en sus niveles de conocimiento. Es lo que se conoce como ‘el resbalón del verano’. Para evitar esto, es importante seguir aprendiendo en vacaciones.

Cuando los niños están viviendo sus vacaciones de verano, es fundamental mantener sus mentes ocupadas buscando que, cuando las vacaciones terminen, estén preparados para empezar el siguiente curso escolar. Listos para evitar el temido ‘Summer Slide‘ (resbalón de verano).

Hay varios estudios que han demostrado que muchos niños pierden cierto nivel de lo aprendido durante el curso si no se involucran en alguna actividad educativa durante las vacaciones. En consecuencia, muchos maestros deben dedicar entre 4 y 5 semanas al principio del curso escolar a repasar lo que los niños han podido olvidar durante las vacaciones.

¿Es importante seguir aprendiendo en vacaciones?

Surge aquí la duda. Muchas personas ya adultas han pasado los meses de verano de toda su vida sin estudiar en absoluto y no ha sucedido nada muy grave a la hora de volver al colegio. Pero si preguntamos a cualquier maestro, probablemente nos dirá que tiene contenido suficiente para el curso y que estaría encantado de no tener que dedicar las semanas de principio de curso a repasar lo olvidado en vacaciones.La importancia de seguir aprendiendo en vacaciones.

Algunos estudios han demostrado que los niños, durante sus vacaciones, pueden perder hasta un tercio de la información que han aprendido durante el curso anterior. Esto es mucha información, ya que estamos hablando de sesenta días de cada año escolar. Los niños que no dedican tiempo a seguir aprendiendo en vacaciones o a practicar la información ya aprendida estarán en clara desventaja con aquellos que sí lo hacen.

¿Qué muestran los datos?

Los datos hablan sobre la importancia de seguir aprendiendo en vacaciones. Los investigadores sobre el tema concluyen que los estudiantes que no participan en actividades de aprendizaje durante el verano suelen tener peores resultados en una prueba de matemáticas realizada al final del verano, resultados comparados con los que obtuvieron cuando el verano empezaba.

Tomar medidas para evitar la pérdida de conocimientos y habilidades obtenidas durante el curso ayuda a mejorar el aprendizaje de los estudiantes, y los hace más propensos a elegir comportamientos que incluyan el aprendizaje en el futuro.

Los investigadores también han determinado que aquellos estudiantes que evitan dejar de estudiar en verano durante su educación Primaria tienen más probabilidades de terminar la Secundaria.

La importancia de seguir aprendiendo en vacaciones.

La solución

Por muy tentador que sea, no debemos dejarnos llevar por la pereza de dejar que nuestros hijos no hagan nada durante todo el verano. Es importante dedicar algo de tiempo todos los días para trabajar y mejorar las habilidades de los niños, a seguir aprendiendo en vacaciones. Bastaría con hacer cosas sencillas como como leer juntos, pasar tiempo en la biblioteca local o incluso cocinar juntos.

No se trata de hacer deberes, pues aprender también consiste en vivir, descubrir, hacer experimentos reales, observar. Siendo verano, el contacto con la naturaleza es importante; vivir nuevas experiencias o descubrir nuevas cosas es posible. Podemos plasmar todo esto con los niños en un diario de verano que haremos juntos.

Si todo esto nos parece poco, podemos introducir en el día 10 minutos de ejercicios matemáticos sencillos. Con solo diez minutos, podemos conseguir que al inicio de curso sus conocimientos se hayan mantenido, que no hayan perdido el hábito.

No se trata de sentarse cada día a la misma hora a hacer ejercicios. Un día puede ser después de la merienda. Otro día antes de la piscina. Leer un poco en medio de todo esto y hacer alguna suma.

Los expertos en pedagogía aseguran que lo más importante es que el niño no se aburra. Por ejemplo, no dejarlos que pasen el día haciendo cosas como solo ver la ‘tele’. El verano es el momento más necesario de implicación de los padres en este sentido y hay que aprovecharlo.

  • Seth Gershenson. (2013). Do Summer Time-Use Gaps Vary by Socioeconomic Status? American Educational Research Journal.
  • G. D. Borman & M. Boulay. (2004). Summer learning: Research, policies, and programs. Routledge.