Habilidades básicas de los niños a trabajar por los padres

Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
13 junio, 2019
Debemos poner atención en lo que se conoce como habilidades básicas de los niños, básicas para la vida. Tareas que van desde saber lavar la ropa hasta saber hablar con desconocidos. Son muy importantes para el éxito futuro de cada niño.

Todos hemos escuchado o leído historias sobre la importancia de lo que se conoce como habilidades básicas de los niños. Se trata de las habilidades que tienen que adquirir cuando son pequeños antes de abandonar el hogar.

Los padres tienden a centrar la educación de los hijos en el colegio y después en el instituto. Se fijan en que los niños tengan éxito en sus estudios, y con saber que tienen buenas notas están satisfechos. Saben que, así, al final, podrán entrar en una buena Universidad. Pero esto no es suficiente.

Vamos a enumerar algunas de estas habilidades básicas de los niños. Sin ellas, hasta el adulto con mayor nivel de educación se encontrará en desventaja en sociedad, tanto en el lugar de trabajo como en la vida.

Habilidades básicas de los niños a trabajar por los padres

Entender el dinero

Algo fundamental para vivir de una forma correcta y exitosa en el futuro de los niños como adultos es el aprender a ahorrar. Esta habilidad incluye entender lo que se necesita para administrar el dinero y conocer formas responsables de manejar una deuda e invertir en metas futuras.

Los padres pueden empezar a enseñar a sus hijos cosas sobre el dinero tan pronto como puedan hablar. Hablar con ellos sobre el dinero ha demostrado ser una de las formas más importantes para que aprendan a entenderlo.Habilidades básicas de los niños a trabajar por los padres.

Cuando son un poco mayores, dejar que manejen el dinero por su cuenta proporciona educación práctica. También los ayuda a entender cómo funciona y lo importante que puede ser ahorrar para alcanzar una meta.

Aprender a cocinar

Las investigaciones demuestran que las personas que cocinan frecuentemente en casa comen más de forma más saludable y consumen menos calorías que las que cocinan menos. Por lo tanto, enseñar a los niños a cocinar significa prepararlos para una dieta más saludable en el futuro.

Además, las comidas caseras son, casi siempre, más baratas que las comidas preparadas. Los adultos que saben cocinar también tienen la capacidad de mantener bajo control sus presupuestos de alimentos. El primer paso para que los niños se sientan cómodos en la cocina es asegurarnos de que tengan herramientas seguras y fáciles de usar.

Ser autosuficiente

Las empresas actuales se quejan de que muchos recién graduados al incorporarse al trabajo necesitan instrucciones concretas para todo, hasta para las tareas más sencillas. La mayoría de estos graduados han crecido en hogares en los que los padres los mantenían durante toda su vida y, además, se ocupaban de cada tarea.

Y aunque la participación de los padres en estos aspectos es beneficiosa hasta cierto punto, dejar que los niños experimenten un poco de independencia y, sobre todo, dejar que descubran algunas cosas por sí mismos, crea sentimientos de autoestima que se traducirán en una actitud de «sí se puede hacer».

Saber cómo hablar con desconocidos entre las habilidades básicas de los niños

Nuestros hijos se pueden encontrar con muchos desconocidos a lo largo de su vida: profesores, monitores, caseros, tenderos, compañeros de trabajo, etc., (por nombrar solo algunos).

Deben saber cómo tratar a esas personas, cómo comunicarse con ellos y puede que, incluso, defenderse a sí mismos, si fuera necesario. Pero si nunca se anima a los niños a hablar con desconocidos (por ejemplo, si los padres siempre hablan en su nombre), las habilidades comunicativas de los niños se van a ver afectadas.

Entender cómo administrar el tiempo de forma independiente

Esto es una realidad; hay muchos adultos que necesitan aprender cómo manejar y distribuir su tiempo. Cuanto más lleguen a entender los niños cómo manejar su tiempo por su cuenta, más éxito tendrán en el futuro como adultos.

Administrar el tiempo de uno mismo es una habilidad de la vida que los niños necesitan aprender para momentos futuros. Lo necesitarán para hacer cosas como controlar un horario universitario difícil y en el futuro para dar prioridad a distintas tareas y proyectos en el trabajo.

Otras habilidades básicas de los niños

Saber cómo lavar la ropa

Para los adultos, la tarea básica de lavar la ropa parece algo natural, pero aprender a lavar la ropa en realidad requiere un poco de orientación. Es importante que nuestros hijos entiendan cómo utilizar una lavadora y a diferenciarla, por ejemplo, de una secadora, para su futuro.Habilidades básicas de los niños a trabajar por los padres.

Aprender a limpiar y mantener una casa

Una de las mejores formas de enseñar a los niños cómo limpiar y cuidar una casa es enseñándolos y haciendo que sea un hábito para ellos realizar tareas domésticas. Por mucho que les digamos por qué es importante mantener la casa limpia, hasta que no vean por ellos mismos cómo se hace no entenderán su importancia.

Esto será fundamental en las etapas futuras, cuando un niño sea mayor y comparta piso o cuando tenga pareja. No se trata solo de estar aprendiendo a limpiar un lavabo o fregar un suelo, sino que estas tareas los están preparando para tener éxito en la vida.

Cuidar de sus cosas y ser organizados

Todos entendemos que ser organizado, teniendo todo en un lugar correcto, puede hacer que las personas tengan más éxito realizando sus tareas. Algunos niños y adultos resultan ser organizados de forma natural, pero para los que no lo son, los padres pueden ayudar.

Por ejemplo, puedes enseñarlos a crear listas de control, proporcionando contenedores y estantes para los juguetes o los trabajos escolares, y creando rutinas, como colocar la ropa y preparar la mochila para el colegio la noche anterior.

Aunque algunas de estas habilidades básicas de los niños pueden adquirirse en el colegio (administrar su tiempo) o recibir algunas clases prácticas importantes (como de cocina), muchas de ellas necesitan del aliento y el apoyo de los padres.

  • Beth Kobliner. (2017). Make Your Kid A Money Genius (Even If You're Not): A Parents' Guide for Kids 3 to 23.
  • Wu, H. (1999). Basic skills versus conceptual understanding. American Educator