La desconexión emocional en los adolescentes

Los adolescentes tienden a meterse en su mundo y es difícil comunicarse con ellos. Descubre si tu hijo está experimentando desconexión emocional.
La desconexión emocional en los adolescentes
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 29 Septiembre, 2020.

Última actualización: 29 Septiembre, 2020

En la actualidad, es muy común ver a los jóvenes vivir centrados en sí mismos, distraídos o inmersos en las redes sociales. Pero esta situación, aparentemente normal, puede ocultar un problema serio: la desconexión emocional en los adolescentes.

¿Qué es la desconexión emocional en los adolescentes?

Relaciones con los otros

La desconexión emocional es una tendencia a obviar (de forma consciente o inconsciente) los sentimientos propios y ajenos. La base de esta situación es, por un lado, la creencia de que cada persona es responsable de sí misma, lo que desemboca en una despreocupación por el otro y una falta de empatía. Piensan que la única preocupación que se debe tener es por uno mismo, lo que denota cierta dosis de egoísmo.

La otra cara de la moneda es la idea de que soy únicamente yo quien debo ocuparme de mis problemas. Por esto, generalmente, a los adolescentes desconectados les acompaña un sentimiento de falsa omnipotencia. Ese “yo puedo con todo”, que en realidad se parece más a “yo debo poder con todo”.

Relación con uno mismo

Respecto a los sentimientos propios, que en ocasiones resultan desbordantes, estos adolescentes adoptan el mecanismo defensivo de desconectarse de una emoción que no saben gestionar. De esta forma la ignoran, la “meten bajo la alfombra” y continúan su vida en modo automático.

Al adolescente desconectado no le interesa generar lazos de confianza ni relaciones duraderas con otras personas. Las interacciones son superficiales, pues de este modo se evitan el compromiso de empatizar y a la vez continuan evitando hacer frente a sus emociones de angustia o miedo.

La desconexión emocional en los adolescentes.

De este modo, se genera una vida de soledad interior en la que se acude a reuniones, se establecen relaciones y se aparenta (especialmente en las redes sociales) una vida plena y satisfactoria que verdaderamente oculta una emocionalidad sin atender.

Para el adolescente en este estado, la vida íntima es un monstruo que se debe evitar a toda costa. Las personas están juntas, pero no conectadas; se levanta un muro que te protege del riesgo, pero también te aísla de la posibilidad de obtener comprensión y cariño. Aunque su entorno le ofrezca amor y atención genuina, este adolescente continuará sintiéndose solo, dado que no lo registra internamente.

Síntomas de la desconexión emocional en adolescentes

  • Dificultad para experimentar emociones, así como para identificarlas y comunicarlas. Incapacidad para saber lo que deseo y lo que necesito.
  • Mostrar extrema racionalidad ante situaciones con carga emocional.
  • Falta de empatía con los otros y problemas para crear relaciones sólidas y profundas.
  • Sentirse emocionalmente adormecido y confuso.
  • Distanciarse del entorno (especialmente la familia) ya sea poniendo distancia física (cuando ocurre algo que me molesta me voy a otro lugar para no enfrentarlo) o emocional (quedarse, pero hacer silencio, ignorar la situación o cambiar de tema).
  • Falta de apetito, insmonio, apatía y exceso de drama en situaciones nimias.

¿De dónde surge la desconexión emocional?

Un factor clave en este patrón de comportamiento es el haber desarrollado un apego evitativo en la infancia. Aquellos bebés cuyos progenitores no supieron atender de forma consistente sus demandas y necesidades desarrollan un mecanismo de defensa basado en reprimir o ignorar sus emociones negativas. Este patrón se traslada a la vida adulta como una falta de confianza en los demás que les lleva a cerrarse en sí mismos.

Otro punto a tener en cuenta es el llegar a la adolescencia sin haber desarrollado las herramientas necesarias. En esta época se comienza a exigir a la persona que tome responsabilidades y actúe como un adulto y, si este no ha adquirido la autoestima o independencia suficientes, puede sentirse desbordado por la situación y replegarse sobre sí mismo.

También es relevante la influencia del grupo de iguales y los medios de comunicación. Estos tienden a apoyar y favorecer la superficialidad y egoísmo en las relaciones.

La desconexión emocional en los adolescentes.

¿Qué se puede hacer?

Lo principal es ofrecer a este adolescente escucha, comprensión sin juicio y apoyo incondicional. Es importante darle la libertad de descubrirse a sí mismo, experimentar y aprender de sus errores, recordándole siempre que su familia es un refugio seguro al que poder acudir.

Hay que tratar de fomentar conversaciones sobre aspectos profundos en lugar de manetener charlas livianas o incluso regañinas. En caso de que sea una situación extrema, será necesario buscar ayuda profesional.




Graduada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid en el año 2015, con itinerario en psicología clínica. Máster en Psicología Clínica y de la Saludy Máster en Psicoterapia Cognitivo-Conductual por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP). Ha realizado formación complementaria en Terapia Familiar y en Abordaje de las Adicciones en la mujer (Fundación Instituto Spiral - Madrid). Con gran vocación y pasión por su profesión, trabaja como psicóloga autónoma desde el año 2018 en Valladolid y continúa formándose para poder acercar a las personas los conocimientos y recursos que la psicología proporciona para lograr una mayor calidad de vida. Número de colegiada: P-02328.