El grupo de pares en la adolescencia

Mervis Romero 26 enero, 2018
Formar parte de un grupo de pares en la adolescencia, contribuye al correcto desarrollo social en esta etapa de tu vida. En vista de que enfrentas grandes cambios, necesitas el apoyo y la aceptación, no solo de tus padres, sino también de tus iguales. Por el contrario, el aislamiento o sentirse rechazado por otros, se ha relacionado a diversos trastornos. Estos pudieran terminar en serios problemas como deserción escolar, depresión, delincuencia y abuso del alcohol.

Como es natural, deseas tener personas a tu lado que compartan las cosas buenas de la vida. Por ello, el grupo de pares en la adolescencia puede aumentar en gran manera tu alegría de vivir si formas parte de el. Así es, la dicha de hacer algo se disfruta el doble si estás rodeado de quienes tienen las mismas metas que tú.

¿Qué es el grupo de pares en la adolescencia?

El grupo de pares en la adolescencia es un grupo de amigos que, por lo general, son similares en muchos aspectos. A menudo, estos son contemporáneos con los mismos intereses, antecedentes, condición económica y cultura. Todo ello, en la mayoría de los casos, sin la vigilancia constante de los adultos.  Sin embargo, en muchas ocasiones los grupos de pares traspasan las barreras o divisiones sociales, culturales, raciales o religiosas.

9 ventajas de pertenecer a el grupo de pares en la adolescencia

Los adolescentes que se sienten aceptados, e importantes en su grupo de amigos. Además, suelen desarrollar habilidades tales como:

  1. Mejores relaciones con sus familiares.
  2. Mayor rendimiento escolar.
  3. Más satisfacción con el uso del tiempo libre.
  4. Mayor confianza en sí mismos.
  5. Consolidan sus principios y valores.
  6. Forjan su identidad.
  7. Saben dar apoyo emocional.
  8. Suelen ser más tolerantes.
  9. Aprenden a escuchar siendo confidentes.

Por otro lado, cuando las cosas no van bien y se sienten tristes o deprimidos, tener buenos amigos les puede ser de gran alivio.  

Influencia de los grupos de pares en los adolescentes

Generalmente, en los grupos de pares los jóvenes suelen imponer sus propias normas, criterios y reglas. Estas pueden ser muy diferentes a las de  los adultos. Sin embargo, esto no siempre es indicativo de rebeldía. Más bien, puede permitir que exploren la justicia, la equidad y busquen la manera de resolver ellos mismos los desacuerdos con sus compañeros.

Igualmente, los jóvenes aprenden a ser observadores de los gustos, habilidades y perspectivas de sus compañeros para lograr pertenecer a determinado grupo. Esta habilidad, forma la base sobre la que se construirán las relaciones de pareja en el futuro.

La importancia de los grupos de pares

Los grupos de pares aumentan su importancia durante la adolescencia, logrando tener mucha más autoridad y poder en ti que tus propios padres. Esto se debe a que la confianza que depositas en un igual, supera a la que le tienes a un familiar, aunque sea muy cercano.

Es que contar con buenos amigos, te permite recibir advertencia ante los peligros. Además, te libra de los abusos de otros compañeros y te animan cuando pasas por experiencias difíciles.

Lo que deben saber los padres

Por años, se ha pensado que la relación de los adolescentes con sus padres es muy diferente a la que tienen con sus iguales. Es cierto que a los jóvenes les gusta estar con los de su edad y descubrir su autonomía. Pero, esto no necesariamente significa que estas relaciones sean totalmente opuestas a las que mantienen con sus padres.

De hecho, se afirma que en la mayoría de los casos una buena relación con los padres representa también una buena relación con sus compañeros, por lo tanto, algunos adolescentes que no se la llevan bien con sus padres repiten el mismo patrón con sus iguales.

Los padres ejercen gran influencia en el desenvolvimiento social de sus hijos. Muchas de las decisiones en cuanto a sus propias amistades, el lugar donde viven y el centro de estudios, repercutirán en sus hijos. Además, pueden darles recomendaciones y mostrarles con el ejemplo cómo relacionarse con sus pares, resistir la presión de grupo o vencer la timidez.

En conclusión, tener un buen amigo en la niñez, significa que tienes a alguien con quien jugar. No obstante, durante la adolescencia, experimentas grandes desafíos. Uno de ellos es que necesitas empezar a desprenderte paulatinamente de los lazos familiares. Tales cambios puedes sobrellevarlos de forma más eficaz si tienes buenos amigos que siempre te apoyen.

Por otra parte, los jóvenes ocupan más del doble de tiempo interactuando con iguales que con sus padres. Así que padres, aprovechen cualquier momento que compartan con sus hijos para que influyan de manera positiva en ellos.

Te puede gustar