Hijos seguros de sí mismos: 7 consejos para conseguirlo

El estilo de crianza que escogemos para nuestros hijos tiene que ver con nuestra propia crianza, la que recibimos de niños y nuestras experiencias familiares en la infancia.  Sin embargo, en un ejercicio responsable de la maternidad, también deben pesar, y mucho, nuestras expectativas, nuestras reflexiones acerca de cómo vamos a ser partícipes del desarrollo de ese nuevo ser.

Son estas expectativas las que nos hacen planear cómo vamos a llegar a la meta de ver a nuestros chiquitos siendo adultos autónomos, responsables, exitosos, honestos y sobre todo felices. Seguramente, ese plan incluirá para muchos de nosotros hacer de nuestros hijos seguros de sí mismos.

14347583795_016ae4045d_z

Los hijos seguros de sí mismos son más propensos a disfrutar la vida, permitirse nuevas experiencias y lograr nuevos aprendizajes.

Los hijos seguros de sí mismos son bondadosos y gentiles con quienes necesitan de ellos.  También son más autónomos y capaces de expresar sus sentimientos y opiniones.

Los hijos seguros de sí mismos son menos influenciables, resulta más dificil  hacerlos ir en contra de los valores y principios del hogar.

Asume el reto

Así pues, seguramente en tus planes de crianza estará formar hijos seguros de sí mismos. Acá te damos algunas de ideas de cómo lograrlo:

  • Desde bebés, permítele hacer cosas solo, fomenta su autonomía y su independencia. Relájate un poco, no hay nada que no se pueda lavar o volver a ordenar. Déjalo gatear a sus anchas, déjalo caminar y caerse, no acudas a él como si estuviera al borde de la muerte, solo anímalo a levantarse e intentarlo de nuevo. Hazle sentir capaz.
  • Enséñale a ser perseverante, a que los errores son una fuente de aprendizaje, si algo no sale, pues ¡hay que intentarlo de nuevo! Acompáñalo en el proceso de descubrir qué es lo que está haciendo mal para poder corregirlo y probar nuevas maneras. Perseverancia y reflexión son siempre una buena fórmula. Hazle sentir que puede.
  • Déjalo “ser grande” permítele comer solo aunque al final haya más comida en el suelo y untada en su cara que dentro de su barriguita; déjalo bañarse solo, no pasa nada si el champú llega solo a la mitad de la cabeza, ten calma mientras lucha con los zapatos que no entran en los pies. Celebra  su determinación por lograrlo. Hazle sentir que estás orgullosa de él y discretamene, dale una manita.
  • Encárgale responsabilidades, no insultes su inteligencia poniéndolo a cargo de cosas tontas, ellos lo saben. Un niño de 4 años puede poner la mesa para la cena, uno de 6 puede hacer limonada y uno de 8 puede hacer llamadas para invitar a la familia a una comida de fin de semana. Además los niños se sienten felices e importantes cuando saben que lo que hacen es de valor. Hazle sentir que  confías en él.
  • Espera que cumpla sus responsabilidades con calidad porque es una persona capaz. Conformarte con que haga las cosas de cualquier modo por salir del paso tiene consigo un terrible mensaje de incapacidad, “no eres capaz de hacerlo bien”. Hazle sentir poderoso.
  • Asegúrate que tenga oportunidades de éxito, esto es asignarle responsabilidades que realmente esté en sus posibilidades realizar. Debes lograr un balance entre reto y logro. De lo contrario, si las asignaciones sobrepasan sus capacidades acabarás frustrándolo. Hazle sentir exitoso.
  • Enséñale qué hacer en las situaciones difíciles, anticípale cuando sabes que algo le costará, explícale qué es lo que esperas de él y lo que debe hacer. Enfrentar situaciones difíciles sabiendo qué terreno se pisa es mucho mas fácil a que estas te tomen por sorpresa. Ayúdalo con esto. Hazlo sentir protegido.
24011275911_37057ff4e3_z

El optimismo es la clave

Asumir retos y responsabilidades no debe ser para tus hijos un castigo, esta es una manera de “formar el carácter” que cada vez está más en desuso por los daños emocionales que implica.

Asegúrate de que tus hijos sepan que confías en ellos, que los crees capaces y que siempre estarás allí para ellos cuando las cosas no salgan bien, que tu amor es incondicional y que no depende jamás de sus éxitos.

Equivocarse es algo tan natural como respirar, pero también es importante ser optimista para levantarse, aprender y volverlo a intentar con entusiasmo.

La confianza que demuestres que tienes en tus hijos y en sus capacidades será la misma que ellos pongan al asumir retos. ¡Dales ese hermoso regalo!

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar