Golf para niños

Fernando Clementin 10 enero, 2018
Si tu hijo disfruta de pasar tiempo al aire libre, el golf puede ser el deporte ideal para él. Aprenderá a concentrarse, a planear una estrategia y mejorará su capacidad motriz con esta apasionante práctica.

El golf es típicamente considerado un deporte de adultos y practicado por gente de clase alta. Sin embargo, el golf para niños también es una variante que presenta muchas ventajas en cuanto a su desarrollo. A continuación, veremos por qué es conveniente practicarlo y qué necesitamos para hacerlo.

Hoy en día uno de los objetivos de los clubes de golf es ampliar su abanico de jugadores. Por lo tanto, muchos ofrecen costos de inscripción y matrículas mensuales accesibles para que los más pequeños se inserten en este deporte tan completo y apasionante.

Si estás pensando en mandar a tu hijo a clases de golf, hay dos cosas que debes saber. Primero, que la curva de aprendizaje es larga. Se requiere de mucha práctica y paciencia para seguir el ritmo y progresar.

Por otra parte, las reglas son muchas y algo complicadas, por lo que es recomendable que les eches un vistazo antes de que tu hijo comience a jugar.

10 beneficios del golf para niños

  • Combate el sedentarismo. Se practica al aire libre, en campos amplios y abiertos. Es ideal para salir del encierro.
  • Mejora la concentración. Cada tiro plantea dificultades que requieren atención y abstracción del entorno para ser solucionados.
  • Mejora la coordinación motora. Para golpear la bola de la mejor forma posible, se necesita fuerza, flexibilidad y estabilidad corporal.
  • Aumenta la autoestima. El golf para niños permite notar los avances de manera objetiva, ya que se puede contar la cantidad de golpes necesarios para completar un mismo hoyo con el paso del tiempo. Al verlos, el niño ganará confianza.
  • Motiva a superarse a uno mismo. Como consecuencia de lo anterior, el niño sentirá ganas de batir sus propias marcas y se pondrá nuevos objetivos. La ayuda de un instructor puede ser muy importante para esto último.
El golf para niños es una opción sana y completa para desarrollar sus capacidades.

  • Ejercita la toma de decisiones. Los golpes en el golf son fruto de la estrategia de cada jugador. Muchas, además, se ven condicionadas por factores externos como el clima o la competencia con los rivales.
  • Excelente para formar lazos de amistad. El golf para niños permite el diálogo. Además, el hecho de que deban avanzar juntos en cada hoyo posibilita que se formen vínculos de amistad entre ellos.
  • Estimula el seguimiento de las normas. Los campos de golf tienen reglas estrictas sobre dónde transitar, a qué hora entrar e incluso algunos tienen códigos de vestimenta. Asimismo, el juego en sí requiere de hacer silencio mientras los demás golpean y de mantener la posición indicada para minimizar riesgos de ser golpeados.
  • Fomenta el juego limpio. Los niños aprenden, con el golf, a llevar su propio cuenta de los tiros que realizan. La posibilidad de mentir está al alcance de las manos, por lo que es importante inculcar el respeto a las reglas y a los rivales.
  • Enseña a respetar el entorno. Como dijimos antes, los campos de golf tienen reglas estrictas que incluyen también el cuidado del lugar. Se exige esto tanto a la hora de golpear como al transitar por el campo.

¿Qué necesita un niño para jugar al golf?

Una de las cualidades más atractivas del golf es que puede ser practicado por niños de cualquier condición física. No distingue de alturas, pesos ni contextura física.

De hecho, se realizan en diferentes países torneos de golf inclusivo. En ellos participan personas con discapacidad intelectual, motriz o de cualquier otro tipo.

Se trata, en este sentido, de un deporte abierto y receptivo, y esto es algo que a la comunidad golfista le enorgullece y le gusta remarcar.

Los trayectos entre un hoyo y el otro permiten la socialización.

Para jugarlo, solamente se necesita de indumentaria deportiva acorde (debe ser cómoda para moverse con facilidad), un guante, zapatos o zapatillas y un kit de palos.

Aunque estos pueden tener un valor elevado si deseamos tener un kit propio, en muchos clubes les ofrecen estos elementos a los niños que asisten a clases de golf.

“El tenista número uno del mundo pasa el 90 por ciento de su tiempo ganando, mientras que el golfista número uno del mundo pasa el 90 por ciento del tiempo perdiendo. Los golfistas somos grandes perdedores”
–David Feherty–

Teniendo en cuenta todo lo anterior, y siempre y cuando tu hijo así lo desee, no sería mala idea que le dieras una oportunidad a la práctica de golf. Podrías encontrar un mundo que ni siquiera te imaginabas y, lo que es mejor, despertar toda una pasión en tu pequeño.

Te puede gustar