Formas de estimular el movimiento del bebé

Estimular el movimiento del bebé durante el embarazo servirá para desarrollar sus habilidades motrices desde muy temprano. Además, brindará a la madre una de las sensaciones más placenteras de esta etapa.
Formas de estimular el movimiento del bebé
María José Roldán

Revisado y aprobado por la psicopedagoga María José Roldán.

Última actualización: 09 septiembre, 2022

No existe una sensación más maravillosa para una mujer embarazada que poder sentir a esa personita que crece dentro de su vientre. En muchos casos, esta actividad puede hacerse notar desde muy temprano. En otros, las madres deben estimular el movimiento del bebé para notarle. 

Ciertamente no todos los niños son iguales y tampoco todos los embarazos. Sin embargo, es necesario que exista un control prenatal que permita a las madres establecer criterios de acción ante las particularidades de su bebé.

Las inquietudes que se tengan o las dudas que se presenten durante el embarazo se deben consultar con el especialista. También es prudente hablar con el obstetra sobre algunas técnicas que permitan estimular el movimiento del bebé.



El espacio y el movimiento del bebé

Hay que considerar que los bebés, dentro del vientre materno, experimentan las mismas actividades y necesidades que las demás personas. Por eso, en algunos momentos el bebé está dormido, y por lo tanto los movimientos que hace son escasos.

Hay madres que no poseen suficiente líquido amniótico dentro de su útero. Razón por la cual, el espacio que tiene el pequeño para moverse se ve reducido. Durante las últimas 4 semanas de gestación, el pequeño se está preparando para nacer. Sus períodos de descanso son más largos, momentos que aprovecha para su desarrollo y crecimiento.

¿Es necesario estimular el movimiento del bebé?

Sí, es necesario que las madres estimulen el movimiento de su bebé desde las primeras etapas de la gestación. Muchos especialistas consideran que es precisamente en este período cuando los niños empiezan a fortalecer su cerebro. Esto le permitirá contar con los sentidos bien desarrollados ya en el momento de nacer.

La constante relación entre la madre y el bebé, aún en el vientre materno, va a permitir mantener una fuerte unión entre ambos. Además, le va a generar seguridad y confianza, permitiéndole así ser un individuo sano. De esta forma, podrá relacionarse con otras personas, generando relaciones de apego, especialmente con la madre y los demás integrantes del núcleo familiar.

Existen algunos momentos maravillosos del embarazo que nunca olvidarás.

¿Qué es la estimulación prenatal?

A partir de los tres meses de vida embrionaria están formados los órganos de los sentidos y los centros cerebrales correspondientes. Su desarrollo pondrá en evidencia la capacidad del bebé para obtener información de su entorno intra y extra uterino permitiéndole responder a diversos estímulos.

La estimulación prenatal visual, auditiva, táctil, vestibular y motora, será un complemento tan importante para la etapa gestacional como los controles prenatales. Dicha estimulación potencia y promueve los aspectos físicos, mentales, sensoriales y sociales de la persona desde la concepción hasta el nacimiento, mediante técnicas que realiza la madre con la participación del padre y el conjunto familiar.

Los bebés que son estimulados antes de nacer duermen mejor y se irritan menos. Suelen calmarse al escuchar las voces y la música que sentían en el vientre; están más alertas y tienen mejor humor. Además, demuestran mayor capacidad de aprender y de adaptarse al mundo.

Por otro lado, las madres que practican la estimulación temprana se sienten más seguras para enfrentar el embarazo y el parto, y extienden con más soltura y determinación los cuidados del niño una vez que este nace.

¿Cómo estimular el movimiento del bebé?

La mayoría de las embarazadas desconoce qué es estimulación prenatal, aunque suelen acariciar su vientre, darle golpecitos, hablarle y cantarle al feto. Saberlo haría la práctica más sistemática, aumentando sus muchos beneficios.

El cerebro del bebé comienza su desarrollo en la tercera semana de gestación, y aumenta a través de la estimulación prenatal al incrementar el número de sinapsis.

Alrededor de la semana 25, cerebro y órganos sensoriales estarán preparados para percibir y aprender de sonidos como la voz y los latidos del corazón de mamá, más los diversos ruidos del mundo exterior. Acá te ofrecemos un plan de estimulación prenatal.

Con luces

El lugar más reconfortante para el bebé es el útero de su madre. Es calentito, el bebé se encuentra literalmente flotando dentro de él. Es oscuro, contiene todo lo que se necesita para vivir. Por ello, muchos bebés perezosos no se preocupan mucho por hacerse sentir. Sin embargo, estimularlo con una linterna que se pose sobre el abdomen y se mueva de un lugar a otro logrará llamar su atención. De esta manera sentirá motivación para moverse.

“Es necesario que las madres estimulen el movimiento de su bebé desde las primeras etapas de la gestación”.

Con sonido

Otra forma en la que se logra estimular el movimiento del bebé es colocando música a un volumen medio, con independencia de las preferencias musicales de la madre. La música se propaga en ondas que pueden ser transmitidas por el agua (líquido amniótico) a través de movimientos ondulatorios. Esto es fácil de percibir en el bebé. Si la madre, además, decide danzar un poco, la estimulación es aún mayor.

Con masajes

Cuando el bebé está en el último trimestre se hace muy fácil sentir los pies, la espalda o una mano. En esos momentos, la madre aprovecharía para masajear la zona donde está sintiendo a su bebé. Así, se estimula su movimiento y se establece una relación estrecha entre ambos.

Con relajación

La relajación de la madre, con la práctica de ejercicios de respiración, la ayudarán a tener mayor conciencia de su cuerpo y de lo que ocurre en su interior. Los movimientos más sutiles podrían llegar a ser percibidos en un estado de paz y comunión estrecha.

“La mamá embarazada debe permitirse un momento para relajarse y poder sentir que el bebé se mueve; momentos ideales para hacer incluir al papá de esta experiencia…”.

-Psicólogas Mónica Maldonado y Ana Oliva-

Con movimientos

El estímulo motor consiste en ejercicios suaves, como bailes y movimientos, y se iniciaría a partir del quinto mes de gestación. Hay autores que recomiendan se realice durante la décima semana de gestación, pues en ese momento se forman los canales semicirculares relacionados con el equilibrio.

Los movimientos no solo estimulan el equilibrio sino que en general preparan y fortalecen a la madre para el parto, ayudándola a aliviar dolores y tensiones y a disminuir el estrés.

La estimulación se ejecuta en distintas posiciones, siempre considerando el ritmo y las posibilidades físicas de la madre y el bienestar del niño. De modo que no se debe forzar ni presionar, practicando ejercicios de respiración adecuados para ella y el feto, según el estado de salud y la semana de gestación.

Algunas de las actividades que se pueden realizar para la técnica de estimulación prenatal motora son:



La comunicación con el bebé y la comida sana

Es importante saber que hacia la semana 14 el feto ya ‘escucha’. “El sonido le llega al bebé‚ a través de la columna vertebral de su madre, que constituye un puente vibrante entre la laringe y la pelvis”.

También en la semana 14 están formados los mecanismos químicos del gusto: s i se encuentra sustancias dulces las traga fácil y rápido, pero hace muecas si detecta un sabor amargo en el líquido amniótico.

Hablando con el bebé

La voz de la madre es lo más hermoso que un bebé escucha en el vientre materno y los estudios refieren que cuando sucede su frecuencia cardíaca aumenta. Hablar con él, además de empezar a reconocer a la madre y a los demás familiares, le va a permitir desarrollarse y crecer de forma saludable.

Hablar con el feto ayuda a que el bebé desarrolle sus habilidades.

Puede ser una conversación directa con el bebé. Si la madre conoce el sexo y ya ha pensado en un nombre puede usarlo para dirigirse a él. Otra buena idea es la de realizar lecturas en voz alta y cantarle. Son algunas actividades recomendadas para poder interactuar con el bebé.

Comiendo sanamente

Todo alimento que consume la madre puede ser degustado por el niño desde su sexto mes de gestación. Al ingerir alimentos sanos con diferentes sabores se están estimulando las papilas gustativas del pequeño. Se deben incluir en la dieta alimentos como pescado, frutas, verduras y carne.

Además, por supuesto, debe evitarse el consumo de bebidas alcohólicas y el tabaco, ya que estas sustancias pueden ocasionar daños irreparables al bebé. Cada madre podrá experimentar qué es lo que le funciona para lograr estimular a su bebé y lo deberá poner en práctica.

Sentir al bebé calma el estrés

Es muy importante en el proceso de gestación mantener la calma y reducir al máximo los momentos de ansiedad y miedos. Se ha estudiado la relación entre el estrés gestacional y el bajo peso del niño al nacer.

Por otro lado, sentir al bebé reduce la ansiedad y los temores. Procura entonces practicar un plan de estimulación prenatal, para que el diálogo más íntimo que pueda existir, entre madre e hijo, sea una fuente inagotable de salud y bienestar recíprocos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.