Cómo favorecer el desarrollo cerebral del bebé en el primer trimestre de vida

El desarrollo adecuado del sistema nervioso en los bebés es vital para su adecuado desenvolvimiento en la vida. Existen algunas maneras de ayudarlos en casa, y en el siguiente artículo te las explicaremos.
Cómo favorecer el desarrollo cerebral del bebé en el primer trimestre de vida
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 10 abril, 2022

El desarrollo cerebral del bebé desde los 0 a los 3 meses es algo prodigioso, todo un proceso de maravillosas conexiones neuronales guiadas siempre por tres pilares clave: tu cercanía, tu cariño sin concesiones y la sensación de sentirse seguro gracias a mamá y a papá.

Quien piense que a lo largo del primer trimestre el bebé solo come y duerme se equivoca. Durante este corto período irán asentando  nuevas habilidades y configurando esa especialización cerebral que depende siempre de los estímulos que reciban.

Ahora bien, hay algo que es necesario dejar claro desde un principio. Cada bebé presenta un tipo de velocidad a la hora de asentar unos procesos u otros.

Hoy en “Eres mamá” queremos enseñarte cómo favorecer del mejor modo su desarrollo cerebral a lo largo de los 3 primeros meses.

El desarrollo cerebral del bebé

Cuando un bebé llega al mundo presenta un nivel de desarrollo cerebral del 25 %. Sus cinco primeros años de vida son fundamentales para alcanzar su máximo potencial, así lo leemos en el siguiente estudio publicado en la Revista Científica Psicofisiología.

Sin embargo, cada trimestre a lo largo del primer año marcan puntos de inflexión donde cada niño tiene un ritmo y donde a su vez, es vital que como padres, sepamos favorecer un adecuado desarrollo cerebral.

No se trata por tanto de preocuparnos por “acelerar” etapas. El niño sostendrá la cabeza o se mantendrá erguido o gateará cuando llegue el momento, no hay que establecer sesiones de ejercicios para conseguirlo antes.

Se trata de favorecer, no de presionar. Se trata de ser inductores, mediadores y acompañadores, nunca padres ansiosos porque sus bebés crezcan cuanto antes.

En la crianza, solo caben tres dimensiones: amor, respeto y paciencia. Acá exponemos algunas recomendaciones para criar desde esta perspectiva.



1. Estimulación motora del bebé durante los primeros 3 meses

Baby Bath Spa

Lo sabemos, durante el primer trimestre el bebé es muy pequeño y se pasa gran parte del día durmiendo. Sin embargo, no podemos perder ninguna oportunidad con ellos a la hora de favorecer su desarrollo motor del mejor modo, el más respetuoso. Veamos cómo hacerlo:

  • No pierdas la oportunidad de preparar baños relajantes, para estimular sus sentidos a través del agua, de los masajes, de la caricia a través de paños húmedos, aceites esenciales…
  • Cuando tengas en brazos al bebé coge sus manos y haz palmadas mientras le cantas.
  • Estos ejercicios no deben durar demasiado tiempo, solo unos minutos. La clave de ellos es mantener siempre un buen contacto visual y hacer uso de las caricias, del contacto piel con piel.
  • Cuando el bebé duerma o lo coloques en la cama, voltea su cabeza de vez en cuando a un lado y otro.

2. Actividades sensoriales para favorecer el desarrollo cerebral del bebé

movil-de-cuna

Coloca móviles coloridos sobre la cuna del bebé para favorecer su estimulación visual (cuida que estén bien sujetos y que no caigan nunca sobre el niño).

  • De vez en cuando, no dudes tampoco en colocar un espejo. Algo tan sencillo estimula poco a poco el reconocimiento facial.
  • No pierdas ninguna oportunidad para hablar con tu bebé. Háblale mientras le das el pecho o el biberón, háblale mientras lo bañas o le cambias el pañal.
  • A lo largo de este primer trimestre el contacto piel con piel es también algo esencial para favorecer su desarrollo neuronal. A mayor contacto, menor estrés, más seguridad y un mayor bienestar emocional.
  • Estimula su piel, hazle cosquillas, dale besos, y practica el juego del “bip”. Se trata solo de emitir un sonido cuando lo tocamos. Por ejemplo, tras acariciarle la barriguita, di un voz alta “bip”, repite lo mismo cuando le toques la nariz, la mejilla… De ese modo el bebé va estableciendo conexiones causa-efecto.


3. Favorecer la comunicación a lo largo del primer trimestre

desarrollo cerebral

Lo hemos señalado a lo largo del artículo. Debemos hablarle al bebé siempre que sea posible, aprovechando esos momentos en que está despierto y abre los ojos para descubrir el mundo, o más que al mundo, a ti.

  • No podemos olvidar que en esas primeras semanas de vida su campo visual es muy estrecho, por lo tanto, toda estimulación debe acontecer en ese pequeño (pero mágico) campo de acción donde la clave es, simplemente, la cercanía. Cuanto más pegados estén a mamá y a papá mejor.
  • Háblale y cántale. Asimismo, no dudes tampoco en contarle cuentos. Tu voz los relajará y a su vez, estimularán esas áreas cerebrales relacionadas con el lenguaje.
  • Explícale cada cosa que haces mientras lo aseas: te voy a cambiar el pañal, te voy a poner el pijama azul que tiene un osito…

Para concluir

Tal y como ves son pautas muy sencillas de seguir en el día a día. A su vez, tampoco podemos olvidar que debemos aprender lo antes posible a descifrar las necesidades de nuestro bebé y a entender también ya en estas primeras semanas, cómo es su carácter.

Esto ayudará a evitarle llantos innecesarios como los que ocurren por incomodidades como un pañal muy mojado, hambre o un fuerte ruido inesperado. En cualquiera de estos casos y como el llanto en los bebés siempre estará presente por ser su forma natural de comunicación, no lo dejes llorar y acude a consolarlo lo más pronto posible.

Atrás quedaron los consejos que apuntaban que era necesario el llanto para fortalecer sus pulmones o forjar su carácter y que no pasaría nada. Pues sí pasa, el  bebé se sentirá solo, desprotegido e inseguro al ver que su comunicación con los padres falla, tal como se explica en esta investigación sobre los mitos que se tejen alrededor del primer año de vida.

Seamos, en cambio, padres y madres atentos y cariñosos para favorecer al máximo el desarrollo cerebral del bebé en su primer trimestre de vida.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.