Ejercicios de estimulación temprana para niños

Arantza · 11 febrero, 2019
Los ejercicios de estimulación para niños son muy beneficiosos, ya que ayudan a tener un adecuado desarrollo motor y cognitivo.

Los ejercicios de estimulación temprana para niños harán que tu hijo desarrolle una mayor capacidad psicomotora y cognitiva. La estimulación temprana para niños, o lo que es lo mismo, la atención temprana, se utiliza desde bebés recién nacidos hasta en niños de 6 años, pues es durante este tiempo que el niño desarrolla su personalidad.

Es aconsejable comenzar con estos ejercicios de estimulación cuando el bebé es recién nacido, así desde el principio desarrollará habilidades que se irán fortaleciendo con el paso del tiempo.

¿Qué áreas se utilizan para la estimulación temprana?

Son cuatro las áreas que se utilizan para realizar los ejercicios de estimulación temprana:

  • Motor fino. El desarrollo del motor fino se encuentra en las manos y en los dedos. Esto se hace presente cuando el bebé comienza a descubrir los movimientos con las manos.
  • Motor grueso. El motor grueso hace referencia a las demás partes del cuerpo, es decir, a los brazos, las piernas y el movimiento del cuerpo en general.
  • Socio-afectivo. Esta área compuesta hace referencia, en primer lugar, a la capacidad de relacionarse (socio) y, en segundo lugar, a la capacidad de demostrar emociones (afectivo).
  • Lenguaje. En el lenguaje se utiliza la capacidad de hablar y responder.

La intensidad de los ejercicios de estimulación temprana dependerá de la edad que tenga el niño. Si se trata de un recién nacido, serán ejercicios suaves y, a medida que vaya creciendo, la intensidad será mayor.

Ejercicios de estimulación temprana

Para explicar algunos de los ejercicios más utilizados para la estimulación temprana, dividiremos las edades de los niños en tres etapas diferentes pues, como hemos dicho anteriormente, estas varían su intensidad dependiendo de la edad del pequeño.Ejercicios de estimulación temprana.

Ejercicios de estimulación temprana para bebés recién nacidos

  1. Para una buena sujeción de los objetos, colocarle entre las manos uno con sonido, como por ejemplo, un sonajero, y moverlo en ambas direcciones para que el bebé repita el ejercicio.
  2. Para la estimulación del rostro, debes colocarle los dedos en mitad de la frente, la nariz o los labios y separarlos hacia ambos lados suavemente.
  3. Dale objetos de colores brillantes que le llamen la atención.
  4. Los besos, las caricias y hablarle en tono cariñoso todo el tiempo harán que desarrolle su lado social.
  5. A partir de los 4 meses, comienza el movimiento del cuerpo: que se gire boca arriba, que se mueva unos metros.
  6. Estirar y flexionar sus piernas y brazos.
  7. A medida que vaya creciendo, estos ejercicios deben ser similares pero con más complejidad para él.

Ejercicios de estimulación temprana para niños de 1 a 3 años

Comienza a utilizar las texturas cuando el niño cumpla un año; es hora de que empiece a investigar, favoreciendo la percepción.

  1. A esa edad también es bueno que el niño comience a moverse y levantarse solo; llama su atención cogiendo juguetes y colocándolos en un sitio cercano para que vaya a por ellos.
  2. Los juegos de identificación servirán para que el niño vaya conociendo cosas. Por ejemplo: las partes del cuerpo, los números del 1 al 10, los colores
  3. Si además para estos juegos utilizas canciones, los niños desarrollarán la capacidad de memoria.
  4. Aprender tareas sencillas como recoger los juguetes, pedir ir al baño y vestirse y desvestirse solos. Son pequeñas acciones que irán adquiriendo un buen comportamiento.Mamá jugando con su niña y haciendo ejercicios de estimulación temprana.

Ejercicios de estimulación temprana para niños de 3 a 6 años

  1. Utiliza puzzles sencillos para que sean capaces de comenzar a encajar piezas y a que su pensamiento se desarrolle.
  2. Para el movimiento corporal, utiliza música. Enséñale bailes sencillos que él pueda recordar fácilmente.
  3. Déjale que dibuje y, mientras lo hace, pregúntale por lo que está dibujando, así sabrá explicar sus sentimientos en ese momento.
  4. Aprender tareas sencillas, como tirar algo a la basura o coger una cuchara del cajón.
  5. Para desarrollar la imaginación, utiliza un peluche como protagonista de un cuento e inventaros la historia.
  6. Muy importante la relación del niño con otros; hablar y jugar entre ellos es esencial para su desarrollo.