Cómo detectar el estrés y la ansiedad en los niños - Eres Mamá

Cómo detectar el estrés y la ansiedad en los niños

La ansiedad es un problema demasiado común al que se enfrentan los niños hoy en día, aunque no por ello debemos considerarlo normal ni aceptable. Como ocurre con los adultos, los niños responden de manera diferente al estrés en función de su edad, su personalidad y sus habilidades de afrontamiento.

Los niños pueden no ser capaces de explicar completamente sus sentimientos a edades tempranas, mientras que los niños mayores, llegando a la adolescencia pueden ser capaces de decir exactamente lo que les preocupa y por qué, aunque eso no es garantía de que vayan a compartir esa información con sus padres.

El miedo, la ansiedad y el estrés en los niños puede cambiar y evolucionar o desaparecer con la edad. Una vez que los padres determinen si lo que su hijo está experimentando es algo temporal o un trastorno de ansiedad más arraigado, es cuando pueden buscar maneras de ayudar a su hijo a manejar el estrés generado.

Signos de ansiedad en los niños

Los cambios en el comportamiento o temperamento en los niños son señales comunes que pueden indicar que tu hijo puede estar experimentando estrés y ansiedad. Algunos síntomas comunes incluyen los siguientes:

  • Quejas por dolores de estómago o dolores de cabeza
  • Problemas del sueño o dificultad para concentrarse
  • Negativa a ir a la escuela
  • Meterse en problemas con otros niños en la escuela
  • Cambios de comportamiento, como cambios de humor, mal genio o aferramiento
  • Desarrollo de un hábito nervioso, como morderse las uñas

nino-timido-en-la-escuela

Causas más comunes de estrés infantil

La fuente de la ansiedad y el estrés en los niños puede ser algo externo, como un problema en la escuela, cambios en la familia o un conflicto con un amigo. Los sentimientos de ansiedad también pueden ser causados por sentimientos y presiones internas del niño,  como querer hacer muy bien las tareas escolares en la escuela o integrarse con sus compañeros.

Algunas de las causas comunes de estrés en los niños incluyen las siguientes:

  • Grandes cambios en la familia: Cambios de vida como un divorcio, la muerte de un ser querido, una mudanza o la llegada de un nuevo hermano, entre otros, pueden provocar estrés en los niños. Estos cambios pueden dar lugar a grandes caídas académicas y pueden acabar con la sensación de seguridad del niño al hacerle sentir confuso.
  • Horarios excesivamente llenos: Si su niño está constantemente pasando de una actividad a otra puede sentirse estresado y desmotivado. Los niños necesitan tiempo libre para hacer lo que les guste, para jugar y para expresar libremente su creatividad, que son actividades que, además, ayudan a gestionar y liberar el estrés (a todas las edades).
  • Presión autofingida: Muchos niños pueden experimentar ansiedad por querer ir bien en la escuela, por sacar muy buenas notas o incluso por ser los mejores de la clase. Es posible que quieran encajar con otros niños y gustar a los demás. Esta presión generada por ellos mismos es particularmente común en los niños que tienen miedo de cometer errores o a no ser buenos en algo.
  • Estrés provocado acoso escolar: El acoso escolar es una realidad que está costando mucho sacar a la luz, pero provoca problemas muy serios en los niños. Incluso cuando un niño no es víctima directa de bullying, la presión por ser popular y encajar y no ser el blanco de matones y acosadores, puede provocar mucho estrés en los niños.
  • Noticias aterradoras: Los titulares de noticias y las imágenes de televisión sobre desastres naturales, terrorismo y violencia pueden causar estrés en los niños al sentirse inseguros.
  • Películas o lecturas de miedo: Algunos cuentos de ficción también pueden causar angustia o ansiedad en los niños.

Estrategias para prevenir la ansiedad en los niños

Los padres puede aplicar las siguientes estrategias para prevenir la ansiedad en sus hijos:

  • Deja que tu hijo se enfrente a sus miedos. No lo sobreprotejas. Permite que desarrolle sus propias estrategias de afrontamiento.
  • Utiliza mensajes positivos para aumentar su autoestima sin exajerar y evitar criticarle cuando haga algo mal. Anímale para que intente hacer las cosas bien y valora su esfuerzo por intentar mejorar.
  • Descubre lo es importante para tu hijo, sin menospreciar las cosas que a él le importan.
  • Habla con tu hijo sobre aquello que le da miedo y no menosprecies lo que le produzca temor.