El embarazo empático o síndrome de couvade

La palabra couvade deriva del verbo couver y hace alusión a una extraña y antigua costumbre en virtud de la cual cuando una mujer paría, el marido se acostaba con el bebé en brazos y recibía las felicidades de sus parientes y amigos.

O sea, como si el padre ocupara el lugar de la reciente mamá, lo cual estaba antes muy extendido en los pueblos europeos antiguos así como en las aldeas de indios americanos. Se cree que esta costumbre era una manera de protección a la mamá y al niño.

Actualmente el término de síndrome de couvade está reservado al conjunto de manifestaciones psicosomáticas que padecen los hombres durante el embarazo de la mujer o en el momento del posparto. Esto también se denomina embarazo empático.

 

La sintomatología del embarazo empático

El “trasvase” de la sintomatología propia del embarazo depende de cada hombre, pero en mayor medida los padres que pasan por el síndrome de couvade parecen padecer estos signos y síntomas:

  • Ansiedad.
  • Irritabilidad.
  • Trastornos del sueño.
  • Tensión.
  • Dolores de cabeza.
  • Aumento de peso.
  • Dificultad de concentración.
  • Aumento de apetito.
  • Náuseas.
  • Calambres.
  • Dolor abdominal.

Aunque el síndrome de couvade o embarazo empático es una condición particular, es más frecuente de lo que pensamos. No obstante y aunque no hemos encontrado estudios que dejen clara su prevalencia, parece ser que se estima que al menos un 40% de hombres lo padecen en algún momento, ascendiendo el porcentaje según otros datos al 80%.

Estos síntomas suelen aparecer durante el tercer mes de embarazo, volviéndose mucho más acusados durante el tercer trimestre. La sintomatología suele cesar cuando llega el momento del parto, pero puede extenderse o presentarse en el momento del posparto.

padre-cogiendo-en-lo-alto-a-su-hijo

Parece ser que la incidencia de esta curiosa condición es mucho más elevada en parejas con antecedentes de infertilidad, así como en padres que fueron adoptados. Es importante que se manifieste comprensión y apoyo ante esta condición, pues realmente los hombres que lo padecen lo viven como un embarazo.

Debemos entender que los cambios hormonales en el embarazo no solo se producen en la mujer, sino también en el hombre, lo que sin duda puede propiciar el desarrollo de síndrome de couvade o embarazo empático.

El organismo del papá está en sintonía con el de su pareja, lo cual genera que su cuerpo y sus niveles hormonales se preparen para la paternidad, favoreciendo que su comportamiento sea menos sexual y más comprensivo, protector y tierno con la mamá.

Las hormonas responsables de esto son la testosterona, la prolactina y el estradiol. La testosterona disminuye, dando paso a un aumento de la prolactina y el estradiol, lo que templa el temperamento y facilita una actitud afectuosa y empática con la pareja.

Padre tocando el vientre embarazado de la mamá

Lo que supone el embarazo del padre

A pesar de que es una situación cuanto menos chocante, es importante que la mujer se involucre en conseguir que el hombre se sienta comprendido, pues así disminuirán sus sentimientos de ansiedad.

El embarazo será en estos casos aún más colaborativo, por lo que para favorecer la sintonía el papá puede ir a clases de preparación al parto junto con la mamá, así como hablar y mostrar sus sentimientos al respecto.

En el caso de que los síntomas de síndrome de couvade no remitan tras el parto o un tiempo prudencial del posparto, se debe consultar con un especialista sin dudarlo. Del mismo modo, la consulta también es aconsejable en aquellos casos en los que interfiere con la vida normal o que siente una ansiedad o un malestar excesivos.

Te puede gustar