El teatro en el aula infantil

30 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
El teatro en el aula infantil se debe utilizar como un recurso más. Su caracter lúdico hace que los niños desarrollen muchas capacidades de forma divertida.

El teatro en el aula infantil es un recurso de los más valiosos que podemos encontrar para la educación global de los niños. Además, es una herramienta para educar de forma divertida. Si lo podemos utilizar en el aula, trabajaremos muchas capacidades. Así, los niños, irán descubriendo todo un mundo de expresividad y creatividad.

En su libro Teatro infantil en España: un reto, Fernando Almena nos recuerda que el teatro infantil y la dramatización escolar son dos términos que a veces se separan. Pero, pese a esto, hay un concepto único y universal que es el teatro infantil.

«El teatro en el aula infantil aglutina una serie de manifestaciones o especialidades en función de la actividad que se desarrolle y del papel que juegue el niño.»

El juego dramático es una parte natural en la vida de la mayoría de los niños antes de que empiecen el colegio o educación infantil en forma de juegos de fantasía. Eso les permite dar sentido a su propia identidad explorando situaciones ficticias imporantes que tienen estructuras paralelas al mundo real.

«La actividad teatral debe empezar en educación infantil, ya que el teatro para ellos es un juego, y el niño en esta etapa debe jugar para aprender.»

¿Cómo definir el teatro en el aula infantil?

Cuando hablamos de teatro en educación infantil podemos referirnos a obras de teatro que los niños representan como actores. Pero también podemos estar hablando de las obras de teatro pensadas y escritas para público infantil.

En este caso, cuando en este artículo hablamos del teatro en el aula infantil, nos vamos a referir al teatro representado por niños. La gran mayoría de las veces puede estar ideado por ellos, siempre orientados y apoyados con la ayuda de sus profesores.El teatro en el aula infantil.

Armonía Rodríguez Lázaro, novelista y guionista española, nos recuerda que el teatro en el aula infantil, hecho por niños, debe tener siempre unas características comunes:

  • Se realiza en el aula infantil.
  • En la dramatización participarán todos los niños.
  • El niño es el protagonista, el actor.
  • La improvisación es la base de la actividad.
  • El profesor orientará y promoverá la creatividad de los alumnos.
  • El juego es fundamental en la libre expresión del niño.
  • Los textos serán no teatrales.
  • Música, danza y plástica son elementos complementarios a la hora de pensar en la creación.

Habilidades a desarrollar

A los niños les encanta moverse e interactuar con los demás. En el teatro les pedimos que hagan exactamente esto. No van solo a sentarse quietos a escuchar. Mediante el teatro en el aula se les animará a que se muevan, hablen y se respondan unos a otros.

Estas actividades dramatizadas les ayudarán a desarrollar habilidades fundamentales como la creatividad, la investigación, la comunicación, la empatía, la confianza en sí mismos, la cooperación, el liderazgo y la negociación.

«Lo más importante de todo esto es que las actividades teatrales siempre son divertidas, lo que hace que el aprendizaje sea agradable y se recuerde para siempre.»

Aptitudes que se amplían con el teatro en educación infantil

En el aula de infantil el teatro es una herramienta muy valiosa que se puede utilizar en muchas áreas temáticas. En concreto, el teatro desarrolla aptitudes como el inicio de la lectura y la escritura. Apoya la expresión oral y auditiva, y amplia el vocabulario. También anima a los niños a entender y expresar distintos puntos de vista.El teatro en el aula infantil.

Con el teatro los más pequeños aprenden a expresar sus emociones en un ambiente creado especialmente para ello. Empiezan a explorar sus valores culturales y los de los compañeros y a entenderlos.

Es una actividad que les anima a pensar y actuar de forma creativa. También se desarrollan las habilidades de resolución de problemas que pueden aplicarse en todas las áreas del aprendizaje. A través del teatro, se anima a los niños a asumir responsabilidades y a tomar decisiones.

Los profesores pueden adoptar un enfoque  más abierto en sus aulas concentrándose en el proceso de aprendizaje tanto como en el objetivo. Con el teatro se anima a los niños a aprender de forma activa durante todos sus demás años de educación. Asimismo, el juego dramático estructurado es una gran herramienta para ellos.

  • Daste C.; Jenger, Y. y Voluzan, J. (1978). El niño, el teatro y la escuela. Madrid: Villalar.
  • Eines, J. y Mantovani, A. (1997). Didáctica de la Dramatización. Barcelona: Gedisa.
  • Navarro Solano, M. (2007). Drama, creatividad y aprendizaje vivencial: algunas aportaciones del drama a la educación emocional. Cuestiones pedagógicas, 18, 163-174. https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/12845/file_1.pdf?sequence=1
  • Núñez Cubero, L. y Romero, C. (2004). La educación emocional a través del lenguaje dramático. Addenda a la II Ponencia: Los lenguajes de las Artes. Escenas y Escenarios en Educación, XXII-Site-Sitges Conference.
  • Núñez Cubero, L.; Bisquerra Alzina, R.; González Monteagudo, J. y Gutiérrez Moar, M.C. (2006). Emociones y educación: una perspectiva pedagógica. En J.M. Asensio; J. Carrasco García; L. Núñez Cubero y J. Larrosa (Coords.) La vida emocional. Las emociones y la formación de la identidad humana (171-196). Barcelona: Ariel.
  • Tejerina, I. (1994). Dramatización y teatro infantil. Dimensiones psicopedagógicas y expresivas. Madrid: Siglo XXI.