¿Los dientes de leche torcidos son un problema?

¿Estás preocupada porque los dientes de leche de tu bebé están saliendo torcidos? ¿Crees que significa que algo anda mal? Descubre qué debes hacer.
¿Los dientes de leche torcidos son un problema?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 26 agosto, 2023

Observar cómo la sonrisa de tu pequeño se va llenando poco a poco de piezas dentales seguro te llena de ternura. Sin embargo, si notas que los dientes de leche de tu hijo están saliendo torcidos, ¡no te alarmes! En este artículo hablaremos al respecto.

Alrededor de los 6 meses, comienzan a brotar los primeros dientes en la boca del bebé. Cerca de los 3 años, el niño completa la erupción de sus 20 piezas temporales. En este proceso, algunos elementos pueden salir inclinados o torcidos. Analicemos si esto es un problema.

Dientes de leche torcidos

Los dientes de leche comienzan a erupcionar alrededor de los 6 meses y continúan apareciendo en las encías del bebé de manera progresiva hasta cerca de los 3 años. En muchas ocasiones, estas piezas dentales emergen torcidas, inclinadas o en una posición que no les corresponde.

Debido a que los primeros dientes que emergen tienen mucho espacio en la arcada y no tienen otros dientes que guíen su erupción, tienden a colocarse en cualquier lugar y posición. En la boca, esto puede dar lugar a dientes torcidos o mal alineados.

Por lo general, esta situación no representa un problema importante y se resuelve por sí misma sin necesidad de tratamiento. Con el tiempo y a medida que los maxilares crecen y más dientes erupcionan en la boca, los dientes de leche torcidos tienden a acomodarse.

No obstante, si la situación no se corrige con el tiempo y persiste, podría indicar la presencia de algún problema subyacente que requeriría un enfoque específico. En estos casos, el odontopediatra desempeñará un papel fundamental al identificar la causa y, si es necesario, buscar una solución.

Causas de los dientes de leche torcidos

Como mencionamos anteriormente, en la mayoría de los casos, los dientes de leche emergen torcidos como parte del proceso natural de erupción. La disposición desalineada en la arcada es un componente normal del desarrollo maxilofacial y, con el tiempo, tiende a resolverse sin causar problemas graves.

No obstante, hay situaciones específicas que pueden contribuir a que los dientes temporales no se alineen adecuadamente en la arcada o permanezcan mal posicionados.

Según un artículo del Journal of Health and Dental Sciences, cuando los dientes torcidos son resultado de causas particulares y persisten en el tiempo, es crucial abordar el problema de manera temprana para evitar complicaciones más serias. Ahora, examinemos las razones por las cuales los dientes de leche pueden emerger o permanecer torcidos.

Factores genéticos

La genética ejerce una influencia significativa en el desarrollo dental de los niños. Conforme al libro Human Tooth and Developmental Dental Defects, situaciones como agenesias, la forma y tamaño de los dientes, el retraso en la erupción y la mala posición tienden a ser recurrentes en miembros de una misma familia.

Hábitos orales incorrectos

Chuparse el dedo, utilizar el biberón o el chupete de manera incorrecta o prolongada puede ejercer presión sobre el paladar y los dientes de leche, lo que aumenta la probabilidad de que crezcan torcidos. La forma y el tamaño de las tetinas también influyen en el posicionamiento de las piezas dentales.

Un estudio citado en BMC Oral Health indica que los niños que utilizan el chupete durante más de un año y se chupan el pulgar o el dedo tienen un mayor riesgo de desarrollar relaciones dentales anormales.

Además, la deglución atípica es otro hábito que puede favorecer el posicionamiento inadecuado de los dientes. Un empuje lingual excesivo sobre los dientes anteriores puede provocar que las piezas dentales se muevan hacia adelante, resultando en desalineaciones.



Espacio dental insuficiente

Cuando los maxilares son demasiado estrechos, los dientes no tienen suficiente espacio para erupcionar en sus posiciones adecuadas, lo que puede llevar a su aparición torcida.

En tales situaciones, es común que las piezas dentales giren, se superpongan o se desplacen. Este fenómeno se conoce como apiñamiento dental, como se explica en un artículo publicadoe en la revista Journal of International Dental and Medical Research.

Dientes adicionales

Aunque no es una situación muy común, algunos niños pueden desarrollar dientes adicionales. En la mayoría de los casos, esta pieza extra se localiza en el centro del paladar, entre los dos incisivos centrales, y se le llama «mesiodens».

Un informe de caso publicado en la revista Update Dental College Journal señala que la presencia de un «mesiodens» afecta el posicionamiento de los demás elementos en la boca, por lo que su extracción suele ser una recomendación a considerar.

Caries dental y traumatismos

La destrucción de las piezas dentales de leche, incluida la pérdida temprana debido a caries, puede provocar un desequilibrio en toda la arcada dentaria. Los dientes vecinos al diente dañado o perdido se desplazan para ocupar el espacio vacío, lo que puede resultar en desalineaciones.

Además, los traumatismos también pueden ocasionar la pérdida prematura de los dientes. Recibir un golpe fuerte en la boca puede provocar la movilización de las piezas dentales de su posición original, llevando a su desalineación



¿Cuáles son las consecuencias de los dientes de leche torcidos?

Cuando los dientes de leche permanecen torcidos a lo largo del tiempo, pueden ocasionar una serie de contratiempos importantes que es valioso tener en cuenta. Un análisis detallado del tema, presentado en BIO Web of Conferences, explica que los dientes anteriores mal posicionados tienen un impacto significativo en la estética, la función de la masticación y el habla.

Si los dientes de leche de tu hijo continúan estando torcidos mientras crece, la apariencia de su sonrisa puede influir en su confianza y autoestima. Una dentadura desalineada puede dar lugar a burlas y sentimientos de vergüenza.

Los dientes de leche mal posicionados también pueden afectar la forma en que tu pequeño muerde. Esto no solo dificulta la masticación, sino que también puede contribuir al desarrollo de apiñamientos y otros problemas de mordida.

Además, algunos sonidos fonéticos dependen de la correcta posición de los dientes para su pronunciación adecuada. Si tu pequeño tiene los dientes desalineados, es posible que tenga dificultades para articular ciertas palabras.

Otra consecuencia de los dientes de leche torcidos es que, durante el proceso de recambio dental, no cumplen su función de guía para la erupción adecuada de los dientes permanentes. Al estar en una posición incorrecta, pueden interferir en el brote de las piezas definitivas.

Adicionalmente, las piezas dentales torcidas aumentan el riesgo de padecer caries y enfermedades de las encías. Debido a su mala posición en la arcada, resulta complicado mantener una higiene efectiva en ciertas áreas de la boca, lo que se traduce en una mayor acumulación de placa bacteriana.

¿Qué debes hacer?

La presencia de dientes de leche torcidos en los niños puede ser tanto una condición inofensiva que se resuelve con el tiempo, como una señal de una posible problemática subyacente. Es crucial tomar medidas adecuadas para prevenir complicaciones en el futuro. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones clave a considerar.

1. Visitar al odontopediatra

Cuando los primeros dientes de tu bebé comienzan a aparecer, es el momento de considerar hacer una cita con un odontopediatra. Independientemente de si los dientes de leche están torcidos o no, lo ideal es comenzar las visitas al dentista antes de que tu hijo cumpla su primer año.

Como mencionamos anteriormente, la erupción de las piezas dentales ocurre entre los 6 meses y los 3 años del niño. Si durante esta etapa los dientes de leche salen torcidos, el profesional suele aconsejar esperar a que se complete la erupción de todos los dientes. En esta etapa, las piezas pueden reajustarse por sí solas.

Por otro lado, si el profesional identifica una situación que requiere tratamiento, lo implementará de forma oportuna. Además, te proporcionará valiosas pautas para cuidar la boca de tu hijo.

2. Corregir los hábitos disfuncionales

Corregir ciertos hábitos orales puede contribuir a prevenir problemas de mordida y dientes desalineados en tu hijo. Si tu pequeño utiliza chupete o biberón, es esencial no prolongar su uso después de los 2 años. Según un estudio publicado en la revista Makassar Dental Journal, cuanto más tiempo los niños empleen el biberón, más serias pueden ser las maloclusiones.

Además, presta atención a la forma y tamaño de las tetinas de estos elementos, ya que, de acuerdo con un estudio en la revista BMC Pediatrics, los chupetes ortodóncicos provocan menos problemas de maloclusión en la dentición temporal en comparación con los chupetes de forma redonda.

Si tu hijo succiona el dedo o tiene la costumbre de colocar la lengua entre los dientes al tragar, es fundamental buscar alternativas para eliminar este hábito. Un logopeda puede proporcionarte la asistencia necesaria para abordar esta situación.

3. Considerar la ortodoncia interceptiva para los dientes de leche torcidos

Si el odontopediatra detecta una problemática subyacente, puede sugerir la interconsulta con un ortodoncista para iniciar un tratamiento de ortodoncia interceptiva. A través del uso de aparatos removibles, es posible corregir de manera temprana defectos en la posición de los dientes y la mandíbula.

El profesional diseñará el aparato más adecuado según las necesidades de tu hijo. Por lo general, estos aparatos se usan durante varias horas al día durante varios meses.

El tratamiento interceptivo temprano previene que la maloclusión empeore. Este enfoque resulta más sencillo, rápido y económico que una intervención más compleja en el futuro.

Acompañamiento oportuno

Los dientes de leche torcidos pueden ser un problema momentáneo o una situación que se extiende en el tiempo. Es de suma importancia que tu pequeño reciba un monitoreo y acompañamiento odontológico adecuado durante la erupción de sus dientes y el crecimiento de su boca.

El odontopediatra proporcionará el enfoque apropiado para abordar los dientes de leche torcidos de tu hijo y promover el adecuado desarrollo de sus estructuras orales. Con una atención temprana y los cuidados adecuados, brindarás a tu hijo una sonrisa saludable.

Te podría interesar...
10 señales de que tu hijo necesita ortodoncia
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
10 señales de que tu hijo necesita ortodoncia

Existen señales de que tu hijo necesita ortodoncia a las que deberás estar atento para intervenir cuanto antes. Entérate aquí de cuáles son.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.