¿Qué es la deglución atípica infantil?

Un niño con deglución atípica infantil es aquel que coloca la lengua en una posición inadecuada al tragar. Conoce cuáles son las causas y el tratamiento de esta afección.
¿Qué es la deglución atípica infantil?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 20 junio, 2021.

Última actualización: 20 junio, 2021

La deglución atípica infantil es una alteración en la manera de tragar que afecta a las estructuras de la boca. Comienza en la infancia y, si no se soluciona, puede persistir hasta la adultez.

A la hora de comer, la lengua se apoya en un lugar incorrecto. Esto repercute en el desarrollo de la cara, en la posición de los dientes, en la manera de morder, en el habla, en la estética y en la salud general de quien la padece.

A continuación, detallamos de qué se trata este problema, cuáles son sus síntomas, sus consecuencias y por qué se origina. Además, te contamos cómo prevenir su aparición y cómo se resuelve.

¿De qué se trata la deglución atípica infantil?

Como ya adelantamos, se utiliza el término deglución atípica infantil para referirse a una anormalidad en la manera de tragar. Debido a una actividad lingual inadecuada, se generan movimientos compensatorios de otras estructuras orofaciales al deglutir (tragar los alimentos).

En los primeros meses de vida, los bebés posicionan la lengua entre ambas arcadas dentarias para favorecer la succión de la leche durante el amamantamiento. Pero a medida que el niño crece y se incorporan las comidas sólidas a la alimentación, la manera de tragar debe ir evolucionando. La lengua ahora tiene que apoyar sobre el paladar, justo detrás de los incisivos superiores.

En algunos niños no sucede este cambio y se desarrolla la deglución atípica infantil. En estos casos, la lengua se apoya entre los dientes superiores e inferiores y se genera presión sobre los mismos. Además, los labios y otros músculos de la cara realizan movimientos inusuales para compensar esta posición inadecuada.

Síntomas de la deglución atípica

Hay algunas manifestaciones muy características de los niños que tienen deglución atípica infantil. Observarlos mientras comen permite detectar estas irregularidades particulares.

Como ya mencionamos, la lengua no apoya en el paladar, sino entre los dientes superiores e inferiores. Por lo tanto, es común que los incisivos no contacten entre sí y quede un espacio entre ellos. La lengua suele quedar apoyada sobre las piezas dentarias.

Además, por la posición incorrecta de la lengua, tampoco hay sellado de los labios. Estas estructuras suelen estar hipotónicas y muchas veces el labio inferior se coloca detrás de los incisivos superiores.

Es usual que estos pacientes presenten respiración oral y problemas para masticar que dificultan la formación del bolo alimenticio. Por eso, durante la deglución hacen movimientos con la cabeza, contraen los labios en exceso, hacen ruidos, muecas al tragar o se echan hacia atrás para favorecer que el bolo llegue a la faringe.

La alimentación está afectada, suelen quedar restos de comida entre las mejillas y las piezas dentarias o se les escapan alimentos fuera de la boca. Les cuesta masticar, no lo hacen con tanta frecuencia y se cansan con facilidad.

Causas

Son múltiples los factores que pueden favorecer la aparición de la deglución atípica infantil. A continuación, se mencionan los más relevantes:

  • Hábitos orales: el uso prolongado del biberón y el chupete después de los 2 años de edad es el condicionante más frecuente. Costumbres como chupar objetos, la succión del dedo, morderse labios o mejillas y la onicofagia (comerse las uñas) también están asociados.
  • Alimentación inadecuada: alimentar al niño solo con comidas trituradas y evitar alimentos sólidos y con diferentes texturas interfiere con el desarrollo de la masticación y de los músculos orofaciales.
  • Respiración oral: respirar por la boca en vez de por la nariz afecta las estructuras orales como los maxilares, el paladar, los dientes, la lengua y la garganta. Se puede deber a problemas de las vías aéreas o bien a una costumbre del niño.
  • Problemas anatómicos: un frenillo lingual corto, el desarrollo anormal de los huesos maxilares, maloclusiones y la ausencia de piezas dentarias también pueden dar origen a esta problemática.
  • Hipotonía muscular: la falta de tono y fuerza de los músculos que intervienen en la masticación y deglución afectan la manera de tragar.

Consecuencias de la deglución atípica infantil

Que la lengua no se ubique en la posición correcta al tragar afecta a las demás estructuras orales que intervienen en dicha función. Es así que los problemas oclusales asociados a esta afección son muy comunes. La protrusión de las piezas dentarias anteriores, la mordida abierta y los diastemas son algunos ejemplos.

La estética de la cara también está afectada por esta problemática. Es común ver al niño con la boca abierta, los labios hipotónicos y caídos y la lengua ligeramente hacia afuera. Además, los problemas para pronunciar ciertos fonemas, como t, d, l, r y n son bastante comunes.

Niña con diastema, una de las causas de la deglución atípica infantil.

Tratamiento

Estar atentos a la manera de comer del pequeño y realizar visitas periódicas al odontólogo desde edades tempranas permite detectar esta afección a tiempo. Una vez hecho el diagnóstico, un tratamiento oportuno de un equipo interdisciplinario será necesario para resolver la situación y evitar que vuelva a aparecer.

Es así que las alteraciones oclusales derivadas de la deglución atípica infantil se podrán corregir con el uso de ortodoncia. Por otro lado, un logopeda trabajará las funciones orales alteradas a través de ejercicios específicos que buscarán normalizarlos.

Cómo prevenir la deglución atípica infantil

A veces, la instalación de este tipo de hábitos en los niños pequeños no se puede evitar. De todos modos, tener en cuenta estos consejos puede ayudar a reducir el riesgo de la deglución atípica infantil:

  • Lactancia materna exclusiva: siempre que sea posible, lo ideal es alimentar al bebé con leche materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Esto previene muchas afecciones de la infancia, entre ellas las maloclusiones.
  • Retirar el chupete y el biberón a tiempo: no se debe prolongar el uso de estos elementos después de los 2 años de edad.
  • Ofrecer una dieta variada: dar al niño alimentos con distintas texturas y tamaños ayuda a que se desarrolle la masticación y los músculos orofaciales.
  • Controlar la respiración del niño: asegurarse de que el pequeño respire por la nariz, tanto de día como de noche. Descartar obstrucciones nasales, amígdalas grandes y otras afecciones de las vías aéreas que obstaculicen esta función.
  • Visitar al dentista: los controles odontológicos desde antes del primer año de vida y de manera periódica ayudan a seguir el desarrollo bucal del niño y detectar cualquier problemática a tiempo.

“La OMS recomienda a todas las madres la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, con el fin de ofrecer a sus hijos un crecimiento, desarrollo y salud óptimos”.

-Organización Mundial de la Salud (OMS)-

Como ves, poner en práctica estos consejos no es algo muy difícil. Tenerlos en cuenta para el cuidado de tu pequeño no solo podrá evitar una deglución atípica infantil, sino que, además, te ayudará a acompañar de manera adecuada su crecimiento.

Te podría interesar...
¿Qué es la maloclusión en niños?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Qué es la maloclusión en niños?

La maloclusión en niños es una alteración en la mordida de los pequeños que puede afectar su calidad de vida. Entérate aquí de qué se trata.