Las enfermedades de las encías en los niños

¿Las enfermedades de las encías que afectan a los adultos pueden darse en los niños? ¡Por supuesto! Te contamos todo al respecto.
Las enfermedades de las encías en los niños
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 23 enero, 2022

La gingivitis es la patología más frecuente de las encías, pero existen otras enfermedades que se manifiestan en el tejido gingival de los niños y que debes conocer.

Las encías rodean y sostienen los dientes. Cuando están sanas, su color es rosa pálido y su textura es similar a la cáscara de la naranja, con bordes nítidos y precisos. Pero cuando cambian de color, se hinchan, sangran o duelen nos indican de que algo no está del todo bien. A continuación, te contamos sobre la enfermedad gingival.

Cuando las encías de los niños se enferman

Si bien las enfermedades de las encías son trastornos más comunes entre los adultos, también pueden presentarse en la infancia.

De todas las patologías que se desarrollan en el tejido gingival, la gingivitis producida por placa bacteriana es la más común. Pero además, los niños pueden sufrir periodontitis crónicas, agresivas y necrotizantes. Incluso, existen otras enfermedades de la boca que también afectan a las encías.

Por este motivo, te vamos a detallar cada una de las causas que pueden afectar este tejido de la boca de tus peques. ¡No dejes de leer!

Gingivitis

boca con encias inflamadas gingivitis sangrado lesion dedo guante dentista

Como ya adelantamos, la gingivitis es la patología del tejido gingival más común. De hecho, también se la llama enfermedad de las encías, como si fuera el único trastorno que las afectara.

La gingivitis suele estar provocada por el acúmulo de placa bacteriana sobre las superficies dentarias y el tejido gingival. Esta es una capa invisible y pegajosa formada por los restos de alimentos y algunos gérmenes orales.

Cuando no se elimina correctamente, la placa se acumula y hasta puede calcificarse con los minerales de la boca, lo que da origen al sarro. El cálculo dental así formado y las toxinas bacterianas irritan y dañan las encías y al final, desencadena un proceso inflamatorio bastante importante.

Además de lo antedicho, existen otras situaciones que ocasionan gingivitis en los niños, como una predisposición genética, el uso de ortodoncia, ciertas afecciones médicas, el consumo de determinados medicamentos o los cambios hormonales propios de la pubertad.

La  inflamación de las encías se manifiesta con la hinchazón y el enrojecimiento del tejido gingival. Además, estas estructuras se vuelven muy sensibles, sangran con facilidad y provocan mal aliento en el infante.

El tratamiento es simple: consiste en eliminar la placa bacteriana y realizar una higiene oral diaria con la técnica adecuada.

Periodontitis

La periodontitis o enfermedad periodontal es la evolución de la gingivitis. En este caso, el compromiso es más profundo y afecta a los tejidos que sostienen los dientes.

Se forman unas bolsas entre el borde gingival y la base de los dientes. En su interior, se acumulan las bacterias que desarrollan un foco infeccioso mayor, el cual avanza hasta destruir por completo a los tejidos de sostén.

La afectación del hueso alveolar es una de las complicaciones más notorias de esta patología. Con la pérdida ósea aparece la movilidad dentaria que, en los casos más avanzados y graves, puede terminar con la caída de los dientes.

La periodontitis agresiva que ocurre en los niños produce una pérdida rápida del hueso interproximal y esto suele ocurrir en varios miembros de la familia. Por este motivo, es preciso actuar con rapidez ni bien aparezcan los síntomas.

En general, el tratamiento requiere la intervención de un periodoncista que realice raspados y alisados radiculares. El uso de antibióticos por vía sistémica suele ser necesario y por supuesto, el control de la placa bacteriana con buenas prácticas de higiene dental.

Hay periodontitis asociadas a ciertas enfermedades sistémicas, como el síndrome de Down, el síndrome de Papillón-Lefévre, la neutropenia cíclica y el déficit de adherencia leucocitaria.



Periodontitis necrotizante

Esta es una de las enfermedades de las encías más raras de la infancia y se estima que su prevalencia alcanza el 1 % en Europa y entre el 2 y el 5 % África, Asia y América del sur.

La periodontitis necrotizante suele estar asociada a la desnutrición severa, a ciertas infecciones víricas y a algunas inmunodeficiencias.

Esta condición se caracteriza por la destrucción de las papilas interproximales, es decir, de la encía que se encuentra entre diente y diente. Como consecuencia, la zona se cubre de una membrana gris-amarillenta y se genera mucho dolor, olor desagradable y fiebre.

Para evitar la necrosis irreversible de la papila interdental y la pérdida severa del hueso, el tratamiento debe comenzar lo antes posible. Consiste en limpiar la zona, utilizar antibióticos, terapia de ultrasonido y mejorar la higiene bucodental.

Otras situaciones

  • Infección por el virus del herpes simple tipo I: el primer contacto con este virus ocurre en los niños pequeños y se manifiesta con fiebre, gingivitis y mucho dolor en la boca. Al principio, las lesiones son como pequeñas ampollas y luego, estas se ulceran y se cubren de una membrana. La inflamación de las encías es muy notoria y suele producir abundante salivación y rechazo del alimento. El proceso dura entre 10 y 20 días y cura por sí solo, sin dejar cicatrices.
  • Muguet: esta infección es característica de los lactantes y es provocada por el hongo candida albicans. Se caracteriza por la aparición de placas blancas, de aspecto similar al yogur, en el paladar, en la lengua y en la cara interna de las mejillas. A veces también se ubican sobre el tejido gingival. En general, no provoca molestias y resuelve fácilmente con el tratamiento oportuno.
Lengua de un niño con candidiasis oral.

¿Cómo prevenir las enfermedades de las encías en los niños?

El cuidado de la salud bucodental de los más pequeños comienza con la incorporación de hábitos de higiene oral desde edades tempranas.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a preservar la salud del tejido gingival de tus hijos:

  • Explora la boca de tu pequeño: observa frecuentemente el aspecto de las encías, las mucosas y los dientes de tu niño. Si notas algo raro, consulta con un profesional de manera precoz.
  • Ocúpate del cepillado: los adultos son los encargados de higienizar las encías y los dientes del bebé. Debes hacerlo al menos dos veces al día. Primero con una gasa húmeda y, al erupcionar los dientes, con un cepillo dental suave y una pasta con flúor en la dosis apropiada.
  • Utiliza reveladores de placa bacteriana: cuando los niños crecen y pueden hacerse cargo de su cepillado dental, el uso de reveladores de placa bacteriana puede ser de gran ayuda. Estos productos ayudan a visualizar lo que se deben eliminar y dónde poner más atención.
  • Mantente atento a los hábitos nocivos: detecta los hábitos orales nocivos a tiempo y corrígelos. De esta forma ayudarás a los niños a mantener la salud de las encías y de la boca en general.
  • Visita al dentista con frecuencia: lleva al pequeño al odontopediatra antes de su primer cumpleaños y continúa con las visitas cada 6 meses. El profesional te ayudará en el cuidado de su salud bucodental.

Con estas prácticas simples le ofrecerás a tu hijo los mejores hábitos de salud que lo acompañarán durante toda su vida. Y además, podrá disfrutar de una sonrisa radiante toda su niñez.

Te podría interesar...
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico

Ocuparse de la salud bucal infantil según cada edad permite atender las necesidades especiales de cada momento. Te contamos cómo hacerlo.



  • Pérez-Salcedo, L., & Bascones-Martínez, A. (2008). Formas agudas de periodontitis. Avances en Periodoncia e Implantología Oral20(1), 49-58.
  • Torres, M. C. R., & de Priego, G. P. M. (2011). Enfermedades periodontales que afectan al niño y al adolescente. Pediátrica Pediátrica10(1), 39.
  • Juárez-López, M. L. A., Murrieta-Pruneda, J. F., & Teodosio-Procopio, E. (2005). Prevalencia y factores de riesgo asociados a enfermedad periodontal en preescolares de la Ciudad de México. Gaceta médica de México141(3), 185-189.
  • Castro-Rodríguez, Y. (2018). Enfermedad periodontal en niños y adolescentes. A propósito de un caso clínico. Revista clínica de periodoncia, implantología y rehabilitación oral11(1), 36-38.
  • Rocha Navarro, M. L., Serrano Reyes, S., Fajardo Araujo, M. E., & Servín Zavala, V. H. G. (2014). Prevalencia y grado de gingivitis asociada a placa dentobacteriana en niños. Nova scientia6(12), 190-218.
  • Avalos Salas, N. G. (2019). Asociación entre sindrome de down y desarrollo de gingivitis en niños mexicanos.
  • Recalde Parrales, L. A. (2020). Prevalencia de los problemas gingivales inducidos por placa bacteriana en pacientes pediátricos de 8 a 12 años de edad en el área de Odontopediatria de la Facultad Piloto de Odontología (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Díaz, Y. G. (2021). Comportamiento de la enfermedad periodontal en niños y adolescentes diabéticos en Holguín 2019. Odontología pediátrica29(2), 65-72.
  • Cajamarca, P. (2019). PREVALENCIA DE ENFERMEDAD PERIODONTAL, EN ESCOLARES DE 12 AÑOS DE LA PARROQUIA BELLAVISTA, CUENCA 2016. Odontología Activa Revista Científica4(Esp), 27-32.