Cuánta vitamina C necesita diariamente una embarazada

Zuleyvic Adriana Cuicas·
27 Abril, 2020
La vitamina C es uno de los 13 nutrientes esenciales para mujeres embarazadas, ya que proporciona protección contra los defectos de nacimiento.

El embarazo es una de las etapas más exigentes a nivel físico para la mujer, por lo tanto debe haber especial atención en cuidar la dieta y el aporte diario de micronutrientes como la vitamina C, ya que estos son fundamentales para el adecuado desarrollo del bebé.

Incluso se recomienda que el aporte de algunas vitaminas como el caso del ácido fólico se vea incrementado en los meses previos a la concepción, ya que esto ayuda a evitar problemas como las malformaciones en el tubo neural del feto.

La vitamina C es uno de los 13 nutrientes esenciales para mujeres embarazadas, ya que proporciona protección antioxidante contra varias enfermedades y protección contra los defectos de nacimiento. La vitamina C aumenta la inmunidad y también protege de la anemia, pues ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la ingesta energética de una madre gestante son que debe verse aumentada 150 Kcal durante el primer trimestre del embarazo y a 350 Kcal en el resto del período de gestación.

El consumo diario de frutas y verduras es una de las herramientas claves para mantener una dieta equilibrada y llena de vitaminas como la C y en la que no pueden faltar tampoco alimentos como frutos secos, legumbres, carnes y pescado, para incluir un adecuado aporte proteico balanceado.

Consumir alimentos ricos en vitamina C

El zumo natural de naranja es una alta fuente de ácido fólico que, combinada con las vitaminas B-12, hace posible que el cuerpo de la madre embarazada digiera mejor las proteínas y pueda generar otras nuevas.

Es por esto que el sistema interno de la gestante se mantiene con un buen nivel de vitamina cuando se bebe un vaso de zumo de naranja diario. El consumo de vitamina C durante el embarazo se considera seguro en las dosis recomendadas entre 80 mg y 85 mg para mujeres embarazadas de 19 años de edad en adelante.

Para la correcta absorción diaria de hierro entra en juego la vitamina C como parte fundamental de este proceso. El incremento del consumo de alimentos con alto contenido en esta vitamina debe formar parte de la dieta diaria de la mujer embarazada. Un vaso de zumo de naranja aporta 60mg de vitamina C, un 65% de la ingesta diaria recomendada.

Pero debes saber que hay otros alimentos más ricos en vitamina C que el zumo de naranja como son:

  • Frutas cítricas: como la naranja, limón, pomelo
  • Otras frutas como: el kiwi, fresas, melón, grosella negra papaya
  • Verduras: pimiento rojo, coles de bruselas, brócoli y también el perejil.

Otro dato interesante para las mujeres preocupadas por las estrías durante el embarazo es la capacidad del ácido ascórbico para construir el colágeno. El colágeno proporciona elasticidad a los tejidos de la piel estirada a medida que crece su barriga durante el embarazo.

Por otro lado es muy importante vigilar esta vitamina ya que las gestantes que no reciben la cantidad recomendada de ácido ascórbico tienen un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia o eclampsia severa, trastornos que provocan una elevación de la presión arterial.

Una buena dieta es clave en el embarazo

Los niveles bajos de vitamina C también se asocian con el síndrome HELLP, un trastorno en el que las mujeres embarazadas sufren un aumento en las enzimas hepáticas, bajo recuento de plaquetas, y descomposición de los glóbulos rojos, lo que representa un peligro para la madre y para el bebé.

Algunas madres usan suplementos de multivitaminas que contienen altas cantidades de vitamina C. Estas multivitaminas no se consideran seguras durante el embarazo, ya que contienen demasiada vitamina C. El mejor suplemento de vitamina C durante el embarazo es uno que esté diseñado específicamente para las mujeres embarazadas y que contenga la cantidad justa de vitaminas.

La mejor opción para mujeres embarazadas es comer una variedad de frutas y verduras, y asegurarse de que está comiendo por lo menos un alimento rico en vitamina C todos los días, como zumo de naranja, kiwi, pimiento rojo, o fresas.

También las mujeres embarazadas con riesgo de presión arterial alta deben tener precaución en el consumo de ácido ascórbico. Es recomendable consultar con un médico acerca de la dieta diaria para determinar si se necesita ácido ascórbico adicional para llenar los vacíos nutricionales durante el embarazo o si es suficiente con la dosis normal ingerida.

Después del parto, las madres lactantes necesitan entre 115 y 120 mg de vitamina C al día. El ácido ascórbico se excreta en la leche materna humana. Los efectos en el lactante son desconocidos. Por lo tanto, se recomienda tener precaución en el consumo suplementario excesivo de vitamina C en mujeres que están dando el pecho.

  • National Institutes of Health. Office of dietary suplements.
  • Dror, D. K., & Allen, L. H. (2012). Interventions with vitamins B6, B12 and C in pregnancy. Paediatric and perinatal epidemiology26 Suppl 1, 55–74. doi:10.1111/j.1365-3016.2012.01277.x
  • Wallace, K., Harris, S., Addison, A., & Bean, C. (2018). HELLP Syndrome: Pathophysiology and Current Therapies. Current pharmaceutical biotechnology19(10), 816–826. doi:10.2174/1389201019666180712115215