¿Cuándo se le deben cortar las uñas al bebé por primera vez?

Francisco María García · 9 marzo, 2018
¿En qué momento hay que cortar las uñas al bebé? Esto suele ser motivo de preocupación para los padres. Por eso, te contamos todas las pautas que debes tener en consideración.

Existen muchos mitos alrededor de cortar las uñas al bebé por primera vez. Algunos de estos están asociados a condiciones o enfermedades que padecerá el niño si los padres deciden hacerlo. Lo cierto es que no existe tal limitación al momento de cortar sus uñas.

Por naturaleza, los bebés son de piel delicada porque han permanecido nueve meses en un ambiente líquido. Esto se aplica igual para sus uñas, que en principio serán blandas y quebradizas. Lo ideal es esperar a que estas se endurezcan un poco, lo que hará más fácil el proceso.

Sin embargo, algunos niños nacen con las uñas largas debido a que han tenido más tiempo de gestación. Esto provoca rasguños que angustian más a los padres y, entonces, puede tratarse de situaciones especiales. En estos casos, se recomienda limar o cortar con mucho cuidado las uñas del bebé.

¿Cuándo cortar las uñas al bebé recién nacido?

Al nacer, las uñas de los bebés están muy adheridas a la piel, por lo que se hace difícil cortarlas. Por ello, es recomendable esperar de tres a cuatro semanas para rebajar su tamaño. A menos que sea fácil visualizar una separación entre la uña y la carne, es mejor evitar las tijeras.

Otra forma de rebajar las uñas sin dolor es limarlas utilizando una lima especial para bebés. De esta forma, se puede evitar que el pequeño se rasguñe. También es posible que se puedan enganchar de la ropa o se levanten. Por lo general, las uñas de los pequeños son más picudas en los extremos.

El otro elemento que se debe considerar es la periodicidad de corte. Es difícil establecer una rutina respecto a esto, porque las uñas de las bebés suelen crecer rápidamente. Incluso hay niños que necesitan hasta dos cortes por semana. Lo más recomendable es vigilar su crecimiento; esto aplica también para los pies.

¿Cómo cortar las uñas al bebé recién nacido?

Para cortar las uñas al bebé, se aconseja esperar el momento en el que esté más relajado. Esto puede ser después de un baño, tras ser amamantado o mientras duerme. Si se trata de un bebé tranquilo, puede intentarse sentándolo en el regazo de la madre.

Algunos bebés sufren en el momento en el que se le deben cortar las uñas.

En los primeros meses, se deben usar tijeras punta roma, especiales para bebés. En el momento de cortarlas, se disponen de forma perpendicular al dedo para evitar cortes profundos.

Una buena iluminación es importante cuando se va a cortar las uñas al bebé, para evitar accidentes. De igual manera, se debe sostener la mano con firmeza para contrarrestar cualquier movimiento involuntario. El corte debe hacerse con precisión y firmeza.

“En principio, las uñas del bebé serán blandas y quebradizas. Lo ideal es esperar a que estas se endurezcan un poco, lo que hará más fácil el proceso de cortarlas”

Errores comunes que hay que evitar

  • Cortar la uña en forma curva. Las uñas del bebé se deben cortar en forma cuadrada. Entre otras cosas, porque de esta manera se evita que se puedan encajar al momento de crecer.
  • Rebajar demasiado la uña. Algunos padres cometen el error de cortar las uñas al ras de la parte adherida a la piel; de esa forma se deja al descubierto gran parte del dedo y hay posibilidad de infecciones por esa vía.
  • Utilizar las tijeras o cortauñas para otros fines. Los utensilios del bebé deben ser de su uso exclusivo para garantizar su salubridad.
  • Mordisquear las uñas del bebé. Una técnica más común de lo pensado es utilizar los dientes para rebajar las uñas del niño. Ante el temor a las tijeras, algunas mamás mordisquean las uñas del bebé, lo que puede provocar infecciones.
  • Dejar que las uñas se partan solas. Otra medida ante el miedo de cortar las uñas al bebé es dejar que crezcan y se partan por sí mismas. En algunos casos, esto puede provocar cortes profundos o mayores riesgos de rasguños para el bebé.
Cortar las uñas del bebé requiere cuidado y paciencia.

El mito de los mitones o manoplas

Para evitar los rasguños, algunos padres colocan mitones o manoplas a los niños. Esto representa un error común; este tipo de accesorios solo debe utilizarse como resguardo del frío. No hay que olvidar que a través de las manos los bebés interactúan con su entorno.

El tacto les permite reconocer a sus padres e interactuar con la madre al momento de ser amamantados. También practican la succión cuando llevan su puño a la boca y descubren sus facciones. Por lo tanto, deja sus manos libres y presta especial atención a sus uñas y a cuándo necesitan un corte.