7 consejos para manejar las emociones en el embarazo

En este momento debes explorar la intensidad emocional característica del embarazo y aprender a surfear sus olas con destreza. Aquí te dejamos algunos consejos para ello.
7 consejos para manejar las emociones en el embarazo
Sharon Capeluto

Escrito y verificado por la psicóloga Sharon Capeluto.

Última actualización: 12 agosto, 2023

Durante el embarazo las emociones entran en «revolución». Este período suele vivirse como una montaña rusa emocional, ya que el cuerpo de la mujer sufre cambios significativos debido a la alteración hormonal.

En particular, la progesterona y el estrógeno se encuentran en un nivel mucho más alto que el habitual, lo que da como resultado un estado anímico cambiante y de difícil gestión.

Cada persona lo vive de una manera particular. Sin embargo, no sería sorprendente que, con las sensaciones a flor de piel, pases de la alegría a la tristeza en cuestión de minutos. La buena noticia es que no estás sola en esto. Por eso, compartimos contigo una serie de recomendaciones que pueden serte de gran utilidad para afrontar este momento especial.

1. Evita juzgar tus sentimientos

Debes saber que las emociones más frecuentes de este período son: el miedo, la ansiedad, la tristeza, el estrés, la alegría y la ilusión. Sobre todo en madres primerizas el proceso de gestación puede ser de lo más abrumador y desconcertante.

En este sentido, es importante que des rienda suelta a tus sentimientos y te permitas experimentarlos sin juzgarlos. No eres culpable ni insuficiente por sentir temor o incertidumbre. ¡Tienes un bebé creciendo en tu útero! Es normal sentir una mezcla de emociones intensas.

2. Recuerda que cada embarazo es único

Evita compararte con las demás. Ten presente que cada persona es única y que los embarazos se pueden vivir de formas muy diversas. No eres mejor ni peor que nadie por experimentar este período de una manera determinada.

Cada mujer tiene sus propias circunstancias, desafíos y preocupaciones. Enfócate en tu propio camino. Además, siempre habrá opiniones o expectativas externas, pero lo principal es que te sientas en paz con tus decisiones. Vive la experiencia con autenticidad, no tienes que parecerte a nadie más.



3. Practica técnicas de respiración

Una investigación publicada en la revista Clinical Psychologist señala que la ansiedad perinatal materna es muy común. En este sentido, aprender técnicas de relajación es una excelente herramienta para reducir esta incómoda sensación.

Para cuidar de ti misma y del bebé que viene en camino es importante que busques, dentro de lo posible, un estado de calma y armonía general. Una técnica de respiración sencilla y efectiva es la respiración 4-7-8 que consiste en los siguientes pasos:

  • Siéntate o recuéstate en una posición cómoda, manteniendo la espalda recta.
  • Cierra los ojos y lleva la punta de la lengua al paladar.
  • Inhala por la nariz durante 4 segundos de forma profunda y lenta.
  • Sostén la respiración durante 7 segundos.
  • Exhala con lentitud por la boca durante 8 segundos.
  • Repite el ciclo al menos 4 veces.


4. Comparte tus emociones y preocupaciones que surgen por el embarazo

Hablar sobre cómo te sientes puede darte mucho alivio emocional. Por eso, expresa lo que te preocupa, inquieta o confunde con personas de confianza. De hecho, hablar con mujeres que estén o hayan estado embarazadas puede ser muy reconfortante, ya que entenderán de primera mano lo que estás experimentando.

A su vez, compartir experiencias con otras personas en situaciones similares puede brindarte un sentido de comunidad. Sentirte acompañada durante este momento tan único es fundamental.

5. Evita el exceso de información

Es cierto que la información es poder. En la era digital, tenemos acceso a una enorme cantidad de datos sobre la gestación y la maternidad. Aunque adquirir nuevos saberes puede ser muy útil durante el embarazo, también puede abrumarnos y generar confusión.

Por esto, es crucial evitar el consumo excesivo y desproporcionado de información. En lugar de sumergirnos en un mar de datos de forma indiscriminada, es mejor elegir solo algunas fuentes confiables y verificar los detalles con el médico.

6. Acepta que no puedes hacerlo todo

Es posible que necesites reducir el ritmo de vida que llevabas previo al embarazo. Los cambios físicos y emocionales te obligarán a revisar tus prioridades y prestar más atención a tus necesidades. Eso no significa que debas quedarte en casa las 24 horas o que no puedas hacer ninguna actividad.

Pero, en vez de agotarte tratando de cumplir a «rajatabla» con todas tus responsabilidades habituales, considera hacer ajustes en tu rutina diaria en pro de tu bienestar. Recuerda que no tienes que hacerlo todo sola. Acepta que está bien pedir ayuda y delegar tareas a tu pareja, amistades o familiares.

7. Considera el apoyo profesional

Insistimos: es normal sentir una amplia gama de emociones intensas durante el embarazo. Si sientes que son demasiado agobiantes, constantes o que interfieren de forma negativa en tu calidad de vida, considera buscar apoyo de un profesional de la salud mental.

Un trabajo difundido por la Revista RIHUMSO destaca el enorme valor de la psicología perinatal para ayudar a las mujeres, a los bebés y a las familias a transitar este proceso de manera más saludable y cuidada. Un psicólogo perinatal puede proporcionarte herramientas para manejar el estrés, la ansiedad y otras emociones fuertes que puedan surgir durante el embarazo.



Vive y entiende tus emociones

Es posible que el vaivén emocional tome protagonismo durante el proceso de gestación. Hay una base biológica que lo explica. No obstante, aplicar estos consejos para gestionar tus emociones puede marcar una gran diferencia en cómo te sientes y enfrentas el embarazo. Sé comprensiva contigo misma, la vida es una sucesión de etapas y te encuentras en una muy bonita. ¡Disfrútala!


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.