Dejemos de comparar, ninguna es mejor que otra, cada madre vive de manera única y diferente

Opinar puede resultar sencillo cuando no se conocen todo lo que las madres hacen por el bienestar de sus hijos. Así que en vez de comparar, celebra a todas las mamás.
Dejemos de comparar, ninguna es mejor que otra, cada madre vive de manera única y diferente

Última actualización: 21 junio, 2022

La maternidad no es una competencia para ver qué mujer es mejor que otra. Cada historia es diferente y esconde unos sacrificios que no todas las personas pueden apreciar. Así que antes de juzgar o comparar, recuerda que cada madre vive de manera única su camino. Y no tiene más valor una mamá que decide trabajar que aquella que tiene la posibilidad de estar en el hogar.

No obstante, a pesar de que sabemos de que cada mujer es diferente, aún existen muchas personas que hablan de más sin conocer la realidad. Haciendo sentir mal a aquellas madres que por falta de recursos no pueden darse el lujo de permanecer en casa o, por el contrario, diciendo que las amas de casa llevan una vida más fácil que las trabajadoras.



Cada madre vive lo mejor que puede y merecen más sororidad

Es muy fácil opinar de la vida de los demás cuando no se tiene ni idea de todo lo que se esconde detrás de ellas. Porque tanto las mamás que trabajan afuera para sostener a su familia como aquellas que lo hacen desde el hogar en la crianza continua de los hijos, deben atravesar desafíos que son dignos de admirar por igual.

La alianza y apoyo entre mujeres es necesario para denunciar situaciones de machismo, acoso laboral o abuso sexual.

La sororidad, como también se le conoce a la solidaridad entre las mujeres, debería estar más presente a la hora de hablar de una mamá. Ya que nunca se conocen del todo aquellos sacrificios que se hacen en silencio para procurar el bienestar de los hijos.

Y es que cada madre desempeña responsabilidades y obligaciones específicas en sus papeles como trabajadoras o amas de casa. Por lo que no tiene punto comparar y mucho menos decir que la labor de una es más sencilla que la otra. Puesto que cada una debe hacerse cargo de llenar con amor, apoyo y respeto a sus hijos diariamente.

Cada madre vive la maternidad a su manera y sus sacrificios son diferentes

A pesar de que cada realidad es diferente y conlleva a sus beneficios o desventajas, la mayoría de las madres están haciendo todo lo que está a su alcance para ser sus mejores versiones. Y en vez de palabras necias, merecen gratitud, apoyo y sororidad.

Ser madre es un trabajo que nunca termina y no tiene sentido comparar maternidades o enfrentar a las mujeres a discusiones sin sentido.

Mucho se ha denigrado a través de los años las labores del hogar. Menospreciando el trabajo que día a día requiere la manutención y limpieza de una casa. Y pasando por alto aquellas cosas a las que se renuncia para cuidar a los hijos y dedicarse a su crianza.

A su vez, también se ha juzgado de más a aquellas madres que deben salir de su hogar para buscar el sostenimiento de sus hijos. Pues algunos consideran que debería tener un equilibrio trabajo-familia y estar más presentes en la vida de sus pequeños.



Sea cual sea el caso, comparar las maternidades es algo absurdo, pues cada mujer se sacrifica de manera diferente por su familia.

Sacrificios de las mamás trabajadoras

  • Dividir su tiempo entre el ambiente laboral y el ambiente familiar.
  • Renunciar a momentos de calidad durante la niñez de sus hijos.
  • Sacrificar fechas especiales por cumplir con obligaciones laborales.
  • Sacar tiempo a pesar del cansancio para jugar y compartir con los hijos.
  • Ejercer una crianza positiva y respetuosa a pesar de estar ocupados.

Sacrificios de las mamás amas de casa

  • Renunciar a su tiempo libre y personal para dedicarlo por completo a los hijos.
  • Sacrificar parte de su carrera para estar los primeros años con sus bebés.
  • Aceptar el reto que es mantener un hogar y cuidar a la par a sus pequeños.
  • Estar presentes la mayoría del tiempo para ayudar y criar a sus hijos.
  • Reducir su contacto social con otras personas fuera de su círculo íntimo.

En lugar de comparar, admiremos la labor materna

La maternidad es un viaje lleno de infinidad de caminos que puede llegar a ser agotador y muy desafiante. Sin embargo, a pesar de la ruta que se decida seguir, lo más importante es brindarles a los hijos un amor incondicional y una crianza positiva que los aliente a ser mejores personas. Por lo que no tiene punto enfrentar a dos mujeres y comparar sus realidades.

En lugar de eso, demos un gran aplauso y felicitemos a las madres por todos sus sacrificios realizados. Desde aquella que se queda en casa y debe renunciar muchas veces a ella misma para cuidar a sus bebés. Hasta la madre que debe salir a ganarse el pan del día a día, renunciando a momentos irrepetibles en la vida de sus hijos.

Te podría interesar...
Las mamás que cuidan de sus hijos también son mujeres trabajadoras
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Las mamás que cuidan de sus hijos también son mujeres trabajadoras

Las mamás que cuidan de sus hijos también son mujeres trabajadoras. También ellas contribuyen, a pesar de no cobrar un salario