Conoce todo sobre el test WISC

Zuleyvic Adriana Cuicas · 17 mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 17 mayo, 2020
Actualmente existen diversidad de instrumentos que permiten medir la inteligencia en niños y adolescentes. Pero, sin duda, el test WISC-IV es una de las mejores alternativas.

El test de WISC-IV es una excelente prueba para la exploración de las capacidades cognoscitivas. Actualmente existen diversas instrumentos diseñados con este mismo fin, ya que la medida de inteligencia ha suscitado un amplio interés el inicio. No obstante, según los especialistas, esta es sin duda la prueba más recomendable en su segmento. Por lo mismo, continúa siendo empleada en diversas áreas profesionales.

El WISC IV, significa por sus siglas en inglés Wechsler Intelligence Scale for Children, Fourth Edition. Es decir, Escala de Inteligencia de Wechsler para niños, cuarta edición. Este instrumento evalúa las capacidades intelectuales de niños y adolescentes con edades entre los seis y los 16 años. De este modo abarca los niveles educativos de primaria, secundaria y el primer curso de bachillerato.

Estructura del test

En su versión más reciente el test consta de 15 pruebas que se organizan en cuatro índices. Y, además, ofrece un valor que representa el CI total del menor. Los distintos índices de los que consta son los siguientes:

  • Comprensión Verbal
  • Razonamiento Perceptivo
  • Memoria de Trabajo
  • Velocidad de Procesamiento
5481155621_760fe451d0_z

Ventajas del test WISC

Entre los puntos fuertes de la prueba cabe citar su mayor sustento conceptual. El mismo se encuentra en línea con los actuales estudios jerárquicos de la inteligencia (modelo de Cattell-Horn-Carroll). Por lo mismo introduce el análisis de la inteligencia cristalizada, el de la inteligencia fluida, el procesamiento visual, y el procesamiento de información, especialmente de las habilidades de Memoria de Trabajo y de Velocidad de Procesamiento.

Otro de los avances del test es que no solo permite el análisis de las habilidades en relación a los grupos normativos, en función de la edad. También ofrece pautas muy claras para analizar las habilidades en términos intraindividuales. En este sentido, permite contrastar los distintos tipos de índices entre sí, bien sea en relación al referente muestral de edad, o bien al nivel de aptitud alcanzado.

Así, nos ofrece la posibilidad de identificar tanto las debilidades como las fortalezas específicas de cada sujeto. Podremos llevar a cabo una comparativa en función de la media global del individuo. Pero también en relación a sus medidas específicas de Comprensión Verbal y Razonamiento perceptivo, y a distintos niveles de confianza.

5659535221_265c83c2f9_z

Puntos débiles del test WISC

Según el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, el test en esta versión es menos sensible a las dificultades de aprendizaje. Por ejemplo las pruebas de Información y Aritmética, han quedado relegadas a pruebas optativas. Es decir, completan la interpretación de los índices de Comprensión verbal y Memoria de Trabajo respectivamente, pero que no los configuran.

Por otro lado los clínicos echan en falta las pruebas de Historietas y Rompecabezas. Las mismas permitían analizar la inteligencia viso-espacial y favorecían la observación de respuestas de perseveración y reacciones frente a la frustración.

Se ha criticado que la Memoria de Trabajo solo incluya tareas auditivas (números, letras y problemas aritméticos) y que no incluya tareas de tipo no verbal, tales como span de golpes (como la prueba del xilófono del McCarthy), o memoria espacial (como en el K-ABC). También se ha alegado que la prueba de Conceptos no satura adecuadamente en ninguno de los índices, aunque la versión española ofrece, en general, datos muy consistentes al respecto.

Posibilidades de aplicación

El test es aplicable preferentemente a grupos de sujetos de los que convenga determinar su nivel de habilidades cognoscitivas o su funcionamiento neuropsicológico:

  • Diagnóstico de altas capacidades
  • Diagnóstico de retraso mental leve o moderado
  • Disfunciones neuropsicológicas.
  • Diagnóstico de Trastornos de aprendizaje

También aplica a poblaciones con alteraciones atencionales, como el TDAH. Y puede ser usado para el diagnóstico de minorías étnicas. En este caso los índices de razonamiento perceptivo y de velocidad de procesamiento son especialmente adecuados para ello.

Sin embargo, las particularidades del test hacen que los resultados puedan infravalorar las capacidades del niño en diferentes casos:

  • Discapacidades motoras o de lenguaje
  • Hipoacusia
  • Limitaciones visuales
  • Niños procedentes de otros contextos culturales o con conocimiento limitado del español.

¿Es una prueba recomendable?

En suma, el WISC-IV no está exento de limitaciones y áreas susceptibles de mejora. No obstante constituye una de las pruebas más completas y válidas para la evaluación de capacidades cognoscitivas en población infantil y juvenil. Un instrumento imprescindible para psicólogos, pedagogos y otros profesionales del sector.

  • López, G. J. J. (2007). Prueba: Escala Wechsler de inteligencia para el nivel escolar (WISC-IV). Av. En Medición5, 169-171.
  • Flanagan, D. P., & Kaufman, A. S. (2009). Claves para la evaluación con WISC-IV. Editorial El Manual Moderno.